Optimismo en el Gobierno por pliego de Weinberg

La jurista visitó al Presidente y le dijo sí al ofrecimiento para que sea candidata a procuradora general de la Nación

 

El primer paso fue dado. El presidente Mauricio Macri sorprendió a propios y extraños y propuso a Inés Weinberg de Roca para el cargo de procuradora general de la Nación. Ayer, la integrante del Tribunal Superior de Justicia porteño visitó al Mandatario en su despacho y aceptó la postulación, facultad del Poder Ejecutivo. Ahora, la candidatura debe pasar por la Cámara de Senadores. Allí, el oficialismo necesita 48 votos de los 72 que conforman el recinto. Tiene 25 propios, con las bancas que integran el interbloque de Cambiemos. Y es optimista con la posibilidad de sumar al interbloque peronista de Argentina Federal y espacios provinciales, en acuerdos con algunos gobernadores.

 

Para el ministro de Justicia, Germán Garavano, su ratificación parlamentaria sería “una bocanada de aire fresco para liderar el combate contra la corrupción y el narcotráfico”. En diálogo con periodistas acreditados, Garavano además explicó que después de “haber designado dos jueces hombres en la Corte Suprema de Justicia, habíamos asumido el compromiso de que en la próxima designación se iba analizar la posibilidad de que fuera una mujer”. Y destacó el perfil de la jurista, con funciones en los tribunales de las Naciones Unidas.

 

Weinberg está casada con Eduardo Roca, un diplomático que fue embajador en Estados Unidos y en la Organización de los Estados Americanos (OEA) durante la dictadura de Juan Carlos Onganía y embajador ante la ONU durante la dictadura de Leopoldo Galtieri, lo que generó la rápida reacción de algunos opositores. “El Presidente la conoció en su gimnasio de Barrio Parque y la designó en el Tribunal Superior de Justicia porteño. Ayer anunció que ahora quiere a Weinberg, esposa de un ex embajador durante la dictadura, como procuradora”, señaló el diputado nacional por el Frente para la Victoria, Juan Cabandié. Garavano aseguró “desconocer” esa información, aunque dijo que es “desechable cuestionar a una persona por lo que haya hecho o no su marido, cosa que desconozco y más en este caso cuando estamos hablando de una mujer”.

 

No es la primera vez que Macri elige a Weinberg. En diciembre de 2012, la propuso para ocupar un lugar en el máximo tribunal porteño cuando el Presidente era jefe de Gobierno de la Ciudad. Entonces, su pliego fue aprobado por 40 votos, los dos tercios que exige la Constitución de la CABA. En aquella ocasión, el PRO contó con el apoyo del radicalismo y el rechazo del Frente para la Victoria y otros espacios menores.

 

La candidatura de Weinberg de Roca se produce luego de que Alejandra Gils Carbó, la anterior procuradora, renunciara al cargo a partir de 31 de diciembre pasado. Gils Carbó tomó la decisión en octubre pasado impulsada “por el fallo del fuero contencioso administrativo que determinó que a los procuradores se los puede remover sin un juicio político” y luego de denunciar presiones.

 

Si para el bloque del PJ, que impulsaba para el puesto a Alberto García Lema o a Raúl Plee, fue una sorpresa, también lo fue en el ámbito de la corporación judicial, donde Weinberg es una figura que no pertenece a su riñón.

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *