“Ninguna empresa podrá dejar a un lado la diversidad y la igualdad de género”

El Economista dialogó con Tamara Vinitzky (Socia de KPMG Argentina y co-chair del WCD)

 

Entrevista a Tamara Vinitzky Socia de KPMG Argentina y co-chair del WCD Por Florencia Barreiro

 

Tamara Vinitzky es socia de KPMG Argentina y co-chair de Women Corporate Directors (WCD) Capítulo Argentina, la organización más importante en el mundo que agrupa a mujeres ejecutivas. En su charla con El Economista explica por qué está convencida de que el cambio hacia la diversidad no tiene retorno y da algunas pistas sobre las ventajas de darle visibilidad al talento de las mujeres en los puestos de decisión.

 

¿Por qué te parece que ahora se plantea de manera más fuerte y generalizada el tema de la desigualdad de género, incluso en las corporaciones?

En el mundo el tema de la igualdad de género, diversidad y participación de la mujer en lugares de decisión se viene trabajando desde hace un tiempo largo. Y creo que ahora es el momento para que sea un tema de agenda en Argentina. Esto tiene que ver con que están dadas las condiciones para que así sea porque se está haciendo un trabajo conjunto entre el sector público, privado y los organismos reguladores. El trabajo alineado que se está haciendo desde diferentes sectores es básico y necesario para que tome cada vez más fuerza. Si trabaja en conjunto el Estado –con sus opiniones, acciones y normativas– el sector privado y los organismos reguladores creo que podemos generar un cambio en nuestro país. Estoy convencida de eso.

 

Mauricio Macri planteó la necesidad de equiparar por ley los sueldos de hombres y mujeres, una problemática que viene desde lejos. ¿Te parece que este es el camino?

Creo que este tipo de medidas –sin tener todavía detalles de cómo se implementarán– pone un marco y crea las necesidad de tratar y plantear esta temática dentro de las organizaciones. Ayuda a que las organizaciones tengan que sentarse a hablar sobre un tema que, en realidad, saben que sucede y existe. Esto es muy positivo.

 

¿Creés en la importancia de políticas públicas para impulsar la igualdad de oportunidades?

Las políticas públicas te dan el marco para impulsar los cambios en las corporaciones. Son importantes y complementan. Generalmente, en las multinacionales la bajada de línea o las instrucciones de las casas matrices son bien claras ya que en Europa y Estados Unidos ya han avanzado respecto a la necesidad de la diversidad. Creo necesario aclarar que en KPMG no hay diferencia de remuneración o de ascenso por género. Cerca del 33% de las socias son mujeres y la mitad de los cargos gerenciales tienen presencia femenina. Más del 50% del personal son mujeres.

 

¿En las filiales locales de las multinacionales está más avanzado el tema de la igualdad de género que en otras compañías?

Según mi experiencia podemos dividir el comportamiento en distintos grupos. Como te mencioné, las filiales de las multinacionales generalmente reciben de las casas matrices el impulso para que haya más mujeres en los puestos de decisión. Está comprobado que cuanto más diverso es el directorio de una empresa mejores son las altas decisiones de las compañías. En los mercados globales de capitales, los fondos grandes de inversión también tienen en cuenta esto y buscan invertir en aquellas empresas que tengan por lo menos más del 30% de mujeres.

 

¿Y qué pasa en las empresas nacionales?

Las empresas nacionales también se pueden dividir en dos grupos. Las que dependen de los mercados de capitales ya tienen detrás el compromiso de la Comisión Nacional de Valores (CNV)  que sigue de cerca el tema y participó  del “Toque de Campana por la Igualdad de Género” que se hace en distintas Bolsas del mundo. Y el otro grupo de las empresas nacionales, creo que se sumará de a poco, por el simple efecto de contagio en cascada. Ninguna empresa podrá dejar de lado el tema género en sus organizaciones y es necesario transmitir que es algo positivo tener una cúpula diversa.

 

¿Qué hay detrás del concepto de diversidad que se contrapone quizás al de igualdad?

Cuando hablo de diversidad, me refiero a diversidad de pensamiento. Las mujeres y los hombres tenemos características diferentes que no son mejores ni peores, pero sí complementarias.

 

Más allá del talento particular, ¿qué pueden aportar específicamente las mujeres a esta diversidad de pensamiento?

Muchas veces depende de cada persona, pero en general las mujeres son fuertes en todo lo relacionado a la inteligencia emocional y están mucho más atentas al comportamiento del otro y a escuchar lo que le pasa a las personas que tiene en su equipo de trabajo. Además somos muy buenas negociadoras, en todos los aspectos.

 

¿Creés que las organizaciones deberían repensar procesos y programas para que cualquier medida de inclusión sea efectiva?

Sin ninguna duda. Yo pertenezco a la organización WCB, la organización mundial más importante de mujeres en directorio. Hay por ejemplo una época de la mujer en el que hay que apoyarla especialmente y ese es el momento de la maternidad. Es posible diagramar y planificar la carrera de la mujer anticipándose a este momento fundamental. Cuando una organización detecta una mujer que tiene potencial en esos primeros años de carrera, es necesario capacitarla, prepararla y promocionarla para que pueda avanzar en la etapa previa a la maternidad y para que después vuelva a reincorporarse con éxito.

 

¿Qué otra recomendación detectaron para mejorar la participación de las mujeres?

Si la organización detecta una mujer que tiene liderazgo y potencial se le puede asignar un coach  –generalmente será un hombre porque todavía son mayoría en la toma de decisiones– para que la acompañe en la carrera. También me parece que debería ser un requisito de las empresas que sí o sí haya una candidata mujer en las búsquedas laborales, a pesar de que en un principio la empresa haya pensado en un perfil masculino. Hay muchas mujeres acá en la Argentina en puestos claves en compañías y hay que ayudarlas a tener mayor visibilidad.

 

¿La participación de los hombres en esta tarea es importante?

Para el empoderamiento actual de la mujer es muy importante la participación de los hombres. Son en definitiva los que muchas veces tienen que generar ese empoderamiento. Tienen que apostar por incluirlas porque ellas pueden aportar algo valioso para la organización, tanto por sus opiniones como por sus decisiones. Creo que es muy importante que de todas estas actividades participen los hombres, porque de eso se trata en definitiva la diversidad.

 

¿El cambio cultural necesario para superar las desigualdades debe hacer foco también en las mismas mujeres?

Sí. También nosotras tenemos que hacer un cambio. Muchos estudios y dichos de primera mano revelan que cuando hay que aplicar a un cargo de liderazgo ejecutivo, las mujeres en general tendemos a no presentarnos si no cumplimos con el 100% de los requisitos. El hombre quizás con el 30% se anima a participar. Necesitamos un cambio de actitud que nos lleve a lograr lo que queremos.

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *