Por mayores precios, esperan ventas de stocks de soja y maíz

Según un informe de la Fundación Capital

 

Para la Fundación Capital, los aumentos de los precios internacionales de la soja y el maíz generarán una mayor liquidación de stocks de cereales que permitirá amortiguar las pérdidas de la sequía. El informe publicado ayer aclaró que, sin embargo, la falta de lluvias tendrá un serio costo en las perspectivas de crecimiento.

 

Según datos del Departamento de Agricultura de Estados Unidos, los stocks de Argentina crecieron en 4,6 millones de toneladas (soja) y 4,3 millones de toneladas (trigo) luego de la campaña de 2016/2017. Las expectativas por una reducción de las retenciones, y precios no muy atractivos, habían llevado a muchos productores a no liquidar toda su cosecha.

 

Si se producen esas ventas, Federico Sturzenegger podrá respirar aliviado (por unos meses) y las intervenciones del BCRA en el mercado de cambios disminuirían si la cosecha comienza a llenar la plaza de agrodólares.

 

Los precios

 

El informe de la fundación dirigida por Martín Redrado indicó que los precios internacionales “se encuentran un escalón por encima del año pasado”, aunque bajaron un poco en las últimas semanas por las perspectivas en EE.UU. La cotización promedio de la soja en Chicago pasó de estar en torno a los U$S 359 la tonelada (en diciembre de 2017) a U$S 371 en febrero pasado (un incremento de 3,9%). El precio del trigo cerró el 2017 en U$S 151 la tonelada, creciendo 11% hasta los U$S 167 en febrero. Por su parte, el valor del maíz presentó un alza del 6,2% entre diciembre y febrero (144 U$S por toneladas), ubicándose en niveles similares al promedio de 2017.

 

Para la Fundación Capital, la relación entre las existencias mundiales y el consumo global esperado muestra una caída en la campaña 2017/18 para el maíz y la soja. El informe explicó: “Los precios de los principales granos podrían ubicarse en niveles superiores al año anterior y se evidencian fundamentals alcistas”.

 

De esta manera, el efecto de la caída de la producción no se trasladaría en igual magnitud a las exportaciones. “Bajo condiciones comerciales más atractivas (mayores precios y reducción de derechos de exportación para la soja) y la necesidad de financiamiento para cubrir los costos fijos, se venderá parte de las existencias remanentes, suavizando la caída de las exportaciones agrícolas”, explicó el informe. La caída de las existencias respecto del ciclo anterior sería de 5 millones de toneladas.

 

Para Gonzalo Bardin (Allaria Ledesma) la suba de los precios y el dólar generarán que muchos salgan a vender el remanente de la campaña pasada. “En la zona núcleo el recorte es muy fuerte, pero se ve compensado por el norte del país y Santiago del Estero, donde se está cosechando a razón de 4.000 kilos por hectárea”, explicó. Algunos, sin embargo, podrían esperar algún tiempo más antes de salir a vender.

 

La sequía

 

No obstante, la sequía se sentirá y mucho. Para la fundación presidida por Redrado, costará entre 0,5% y 0,7% de crecimiento del PIB, complicando seriamente el cumplimiento del crecimiento de 3,5% estipulado en el Presupuesto. Hasta el propio Mauricio Macri ya redujo sus pretensiones: en una entrevista brindada recientemente señaló que el crecimiento sería de 3% en 2018.

 

Las pérdidas totales de la cosecha alcanzarían los 19 millones de toneladas, una caída interanual de 17,9%. La producción de soja se ubicaría en torno a las 42 millones de toneladas, una reducción de 12 millones de toneladas con respecto a las estimaciones iniciales y una contracción del 27% con respecto a la campaña anterior. El informe advirtió que “hay que continuar monitoreando las condiciones hídricas hacia delante, ya que no se descarta un nuevo ajuste en las proyecciones”.

 

El recorte en la estimación de la cosecha de maíz, según la Fundación Capital, llegó a 7 millones de toneladas. Así, se espera que se cosechen 34 millones de toneladas, 5 millones de toneladas menos que la campaña anterior. El trigo fue el único cultivo que se salvó de la sequía y mantuvo los mismos niveles que en 2017.

 

El informe de la Fundación Capital concluyó: “Prevemos una reducción de las ventas externas de los principales productos agrícolas (complejo soja, trigo y maíz) medidas en dólares de entre 2% y 7% para 2018, explicada principalmente por una caída de los envíos de porotos de soja y aceite”.

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *