Los afectados por la apertura

Mientras la economía crece poco, las importaciones vuelan y la producción local pierde market share

 

El déficit comercial no es sólo un pasivo a pagar, dice un informe de Radar, sino, también, una variable con impactos productivos y laborales. En un informe publicado ayer, la consultora repasa los sectores que se vieron afectados al perder participación frente a los productos importados. El análisis se realizó comparando el 2015 con el 2017 dado el nivel similar de PIB.

 

Las automotrices

 

El informe señala que en el complejo automotor se registró un fuerte crecimiento de vehículos importados (+103%) acompañado por una caída de la producción (-10,3%). Las ventas de autos nacionales cayeron 7,5% en el período, es decir, cerca de 20.000 unidades vendidas menos. El share de importados pasó de 52% a 70%. Aun así, las importaciones de autopartes subieron 5%, algo que implica, dice Radar, “cierta desintegración de la producción nacional, es decir, una menor participación de autopartes en los vehículos fabricados localmente”. Las importaciones de neumáticos se movieron en el mismo sentido, presentando un alza de 35% en livianos y de 44% en pesados.

 

Equipamiento eléctrico

 

En este rubro se produjo, según Radar, una sustitución de producción nacional por importados. Las importaciones de aparatos de iluminación y seccionadores crecieron notablemente y, en paralelo, la actividad del sector cayó 20% entre 2015 y 2017. Además, en licitaciones públicas de energía, fueron beneficiadas empresas multinacionales en detrimento de pymes nacionales.

 

Los mayores aumentos

 

En el sector de línea blanca se presentaron los mayores incrementos de importaciones. Se destacan productos como lavarropas, heladeras y aire acondicionados, en los que hubo caídas en la producción de 12%, 8% y 40%, respectivamen
te, y aumentos de 298%, 341% y 20% en las importaciones. En insumos siderúrgicos se vieron fuertes subas en las compras de productos extranjeros de ferroaleaciones (376% en toneladas), formas primarias (266%) y recipientes (80%).

 

Maquinaria agrícola

Si bien la producción creció, la participación de los tractores importados sobre el total llegó a 30% en 2017 (era 7% en 2015). “El aumento de la participación de importados es una señal de alarma ya que puede reemplazar la producción nacional de manera permanente”, señaló Radar. Rubros que históricamente tenían bajas importaciones, han aumentado fuertemente: sembradoras (593%), pulverizadoras (303%) y silos (167%). Además, las importaciones de agroquímicos crecieron 38% de 2015 a 2017. Radar destaca que los provenientes de China, “que en general no cumplen con normas de calidad mínimas”, avanzaron 63%.

 

Rubros en rojo

 

Uno de los más afectados en términos de empleo, cierre de empresas y caída de la producción fue el sector de calzado y eso se vio reflejado en las importaciones. Las compras de calzados terminados al exterior crecieron 54% entre 2017 y 2015 mientras que las de partes de calzado cayeron 7% (medidos en cantidades). Otro de los rubros de consumo que presentó una fuerte caída de los niveles de producción y en los que se registran aumentos de las compras al exterior es indumentaria. Entre 2015 y 2017, las importaciones crecieron 83% medidas en cantidades, y la producción continúa utilizando sólo el 60% de la capacidad instalada. Las importaciones de marroquinería crecieron 97% (en volumen) entre 2015 y 2017 y se estima que se cerraron cerca de 50 fábricas del rubro en este lapso.

 

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *