La tasa de pases a siete días volvió a quedar en 27,25%

El BCRA hizo lo que anticiparon casi todos y mantuvo quieta la tasa de interés de política monetaria (el centro del corredor de pases a 7 días) que no se mueve desde fines de enero

Mora bancos recesión crisis

 

Por Mariano Cúparo Ortiz 

 

Si hubiese sido la lotería ganaban todos: el BCRA hizo lo que anticipó la mayoría de los analistas del mercado y mantuvo quieta la tasa de interés de política monetaria, es decir, la del centro del corredor de pases a 7 días, en 27,25%. El comunicado aseguró que se podrán venir nuevas subas si la inflación no sea alinea con las metas y efectivamente hubo una suba en el mercado secundario.

 

ACM destacó la nueva estrategia de comunicación del BCRA: “Mientras antes se negaba el impacto del tipo de cambio en precios, ahora se destaca cada vez con mayor notoriedad en los comunicados, donde en esta oportunidad justificó que la falta de intervención en el mercado cambiario podría ralentizar el proceso de desinflación”. Guido Lorenzo, analista de la consultora, le dijo a El Economista: “Ahora, cuando querés corregir el atraso cambiario, te das cuenta de que el tipo de cambio fue el ancla”.

 

Si bien por un lado el comunicado del BCRA anunció que la tasa quedaba quieta, por otro advirtió que si, tras los tarifazos y el pass through por la depreciación del tipo de cambio, la inflación no se alinea con las metas la tasa podrá subir en el futuro: “El actual sesgo de su política es adecuado en su escenario base en el que, una vez concluidos los impactos transitorios, la inflación desciende al sendero buscado. El BCRA está listo para actuar, ajustando su tasa de política monetaria, si ello no ocurre”.

 

“El BCRA considera que la aceleración de la inflación de los últimos meses es transitoria”, dijo en su comunicado

 

Pero como a la vez el comunicado afirma que según “los indicadores de alta frecuencia marcan que la inflación núcleo de marzo se mantendrá en registros elevados”, surgen las preguntas: ¿no era ya momento para subir la tasa? ¿Le cree el mercado que tiene la posibilidad de subir la tasa o piensa que la orden que llegó desde Jefatura de Gabinete es que no lo haga? ¿Alcanza con sólo amenazar?

 

¿Debía subirla?

 

Para el director socio de Consultora Ledesma, Gabriel Caamaño Gómez, “esa es la pulseada”. Consultado por este medio, afirmó: “El mercado cree que el instrumento está acotado y el BCRA está intentando convencerlo de lo contrario sin subir la tasa. El amague del comunicado parecería haber sido reforzado por un alza de tasas en el secundario, ya por encima de los pases pasivos. Esa es una señal mucho más contundente. De sostenerse eso, sí puede convencer. Nada pasa en el secundario de Lebac que el BCRA no quiera que pase”. Efectivamente ayer en el secundario la Lebac más corta cerró 26,80%. Es decir 0,30 punto por encima de los pases pasivos y 0,25 punto por encima de lo que había cerrado ayer.

 

Lorenzo, por su parte, destacó que la advertencia de subas futuras ya es un cambio respecto a lo que ocurría en semanas anteriores, cuando los comunicados del BCRA “sólo justificaban por qué no bajaba”. Para Lorenzo “la tasa sola ya mostró ser poco eficaz para frenar a la inflación. Operó principalmente por el canal de la apreciación cambiaría, conteniendo un poco los precios y eso se ve claro en los mayoristas”. En ese sentido, su punto de vista es que en este contexto “subir la tasa 50 o 75 puntos básicos no sé si va a lograr frenar la demanda de dólares y la aceleración inflacionaria”.

 

“El BCRA está listo para actuar”, dijo Sturzenegger, pero el mercado duda que la entidad tenga margen para subir tasas

 

Así, para Lorenzo una suba de tasas en la actualidad no garantizaría demasiado efecto. Esa sería una explicación probable para que sólo se haya quedado en la amenaza. Para Caamaño Gómez la amenaza se vuelve más certera con la suba en el mercado secundario e irá cobrando seriedad a medida que Reconquista 266 la mantenga.

 

La política

 

Para Caamaño el gran problema fue haberla bajado tras el cambio de metas del 28 de diciembre. “Una relativamente pequeña flexibilización injustificada costó carísimo”, dijo. Según el hombre de Consultora Ledesma el momento no daba para subirla ni para bajarla.

 

Para el director de Eco Go y profesor de la maestría en finanzas, Federico Furiase, la advertencia discursiva de que se puede venir una suba de tasas “es un paso importante”. Y explicó: “Remarca que tiene los grados de libertad como para subirla y opera en el canal de las expectativas, lo que termina influyendo en las negociaciones paritarias, por ejemplo, y en el margen influye para remarcar precios frente a la suba del dólar y las tarifas”.

 

En el comunicado, en línea con la visión de Lorenzo, el BCRA se refirió a las compras de divisas que realizó para mantener a raya al tipo de cambio: “El BCRA continuó interviniendo para sostener el valor de la moneda, en la convicción de que una depreciación mayor no estaría justificada ni por impactos económicos reales ni por el curso planeado de su política monetaria y que, de no evitarse, tendría el potencial de ralentizar el proceso de desinflación. La intervención cambiaria es un complemento y no un sustituto de la política monetaria”. Algunas dudas caben de que la depreciación no esté justificada por impactos económicos reales, con la cuenta corriente duplicando en 2017 el rojo que se había dado en 2016.

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *