“La sequía no es sólo un problema del productor”

El Economista dialogó con Santiago del Solar (Jefe de Gabinete del Ministerio de Agroindustria)

 

Entrevista a Santiago del Solar Jefe de Gabinete del Ministerio de Agroindustria Por Eliana Esnaola

 

Santiago del Solar es ingeniero agrónomo y su perfil muestra un gran conocimiento de las empresas agropecuarias. Ha participado en diferentes entidades ligadas al campo argentino como AACREA y la Sociedad Rural Argentina (SRA), y en noviembre fue nombrado jefe de Gabinete en el Ministerio de Agroindustria. En diálogo con El Economista se refirió a la situación que apremia al campo argentino, a la reestructuración del Gabinete y a los retos que deben enfrentar desde la cartera agroindustrial.

 

¿Cuáles son los desafíos que tiene Agroindustria?

La gran cantidad de oportunidades que hemos desperdiciado no tiene nombre y no vale la pena mirar hacia atrás. Tenemos el gran desafío de exportar la carne vacuna argentina, ya entramos al mercado de China con carne congelada con hueso que ahora es nuestro principal comprador, pero vamos a continuar abriendo otros mercados. Todo lo que implica ser el supermercado del mundo con otros productos es un gran reto. Ahora estamos trabajando el acuerdo Unión Europea- Mercosur. Por otro lado, tenemos lo que es la góndola del medio del supermercado que son los cultivos tradicionales y de ahí vienen los miles de millones de dólares que nos ayudan con la balanza comercial. Lo que se refiere a soja, maíz, trigo, cebada, girasol que tiene una agenda nueva, ya que estamos dejando a un lado la agenda reactiva que teníamos por las retenciones. Es un gran  desafío para la góndola del medio que es la más importante, la que más factura y nos va ayudar a  vender otros productos. Después están los emblemáticos como la carne argentina, el Malbec argentino, la miel argentina, hay muchos que son mascarones de proa que van adelante y que nos ayudan a colocar otros. Es toda una estrategia que hace setenta años que no estaba, tenemos acuerdos comerciales solamente con el 10% del mundo, cuando lleguemos a UE-Mercorsur vamos a tener el 30% y después está Asia, que allí es donde realmente vamos a poder vender mucho más.

 

¿Cómo evalúan la sequía?

Nos está pegando muy duro. Desde noviembre hasta ahora, en la zona central del país ha llovido poco, la mitad de lo habitual y se nota en los cultivos. Los cultivos con buena tecnología y en la zona que hay napa lo resisten un poco mejor. A su vez, hubo un repunte de precios importante a nivel internacional, particularmente de la harina de soja que atenúa pero no compensa. Lo que debatimos en el primer encuentro de la Mesa de Riesgo Agropecuario que tuvimos la semana pasada fue buscar herramientas que existen en el mundo para poder atenuar estos eventos tan severos que tenemos. La sequía no es sólo un problema del productor, también es de los proveedores, del pueblo, del banco y del país porque el impacto es enorme.

 

¿Qué tipo de herramientas?

Hay varias. El seguro agrícola con cobertura de granizo funciona con una alta penetración. También existe el multirriesgo, pero todavía no tiene penetración, y los seguros paramétricos. Hay mucha tecnología nueva que puede ayudar. En el Ministerio de Agroindustria están las mesas de competitividad y en esas mesas estamos diseñando y escuchando las propuestas porque tenemos que lograr una herramienta o varias  que tenga el productor y la cadena. Tiene que asegurarse el productor y la cadena contra estos eventos para que el impacto sea mucho menor.

 

¿Qué cambios se han realizado en el Gabinete?

Quedan las cuatro secretarías que había. Cambiamos el nombre de la Secretaría de Valor Agregado por el de Secretaría de Bioeconomía y Alimentos, estamos convencidos que los alimentos argentinos al día después que se abren los mercados tienen que estar allí, y eso es un proceso que lleva su tiempo. Es muy amplia la bioeconomía, incluye energías renovables, la biotecnología desde un punto vista mucho más amplio, no solo hablando de la transgénesis, sino también desde otras tecnologías nuevas, el trabajo con enzimas y con microorganismos, entre otros. Son cuestiones nuevas y de mucho impacto en la agricultura. También el trabajo de biomasa, tenemos un inventario de biomasa a nivel nacional sumamente prometedor para generar energías renovables en todo el territorio y eso nos entusiasma. Por otro lado, en la secretaría tradicional que es la de Agricultura, Ganadería y Pesca  fusionamos algunas subsecretarías, pero que una subsecretaría haya pasado a un rango de dirección no significa que no esté en nuestro radar, sino todo lo contrario. Por ejemplo, la Subsecretaría de Lechería pasó a ser una dirección, pero a la Mesa Nacional de Lechería asiste el presidente Mauricio Macri. Después, en lo que respecta a la Secretaría de Desarrollo Territorial y Agricultura Familiar, sabemos que tenemos que estar cerca de las personas que trabajan en agricultura familiar, ayudarlos, dándoles herramientas para que sean más productivos y puedan generar ingresos para su familia. Creando instrumentos tecnológicas a través del programa Cambio Rural integrado por grupos de productores que están creciendo muchísimo. Hay aproximadamente 200. El tema es que las tecnologías no son de brocha gorda, no podemos decir apliquen tal tecnología en tal lado, sino que cada región tiene su particularidad y el programa Cambio Rural apunta a eso, analizar la situación particular de cada productor, lo consultan con técnicos sobre que es lo mejor para ellos, en vez de leer un prospecto y decirles qué deben hacer. Las tecnologías son como un sastre a medida de cada productor.

 

¿Con respecto al recorte de los cargos?

Se trata de cargos políticos, son rangos de subsecretarios y de directores. Están todos comunicados y pronto va a salir un decreto. Tuvimos la delicadeza de hablar con cada persona como corresponde para explicarle como son las cosas, como se va a seguir trabajando y la importancia que tienen las áreas que están, en un contexto que tengamos en cuenta que Argentina tiene un tercio de pobreza y la carga impositiva es muy alta. Hay que trabajar para reducir el gasto y estamos en eso.

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *