“La reunión fue un éxito y será histórica para Argentina”

El Economista dialogó con Laura Jaitman (Deputy de Argentina en el Canal de Finanzas del G20)

 

Entrevista a Laura Jaitman Deputy de Argentina en el Canal de Finanzas del G20 Por Alejandro Radonjic

 

El Economista dialogó a fondo con Laura Jaitman, Deputy de Argentina en el Canal de Finanzas del G20, sobre la reunión de la semana pasada, las conclusiones del foro, la amenaza de una guerra comercial y el exigente camino por recorrer.

 

¿Qué balance general hacen de la reunión de ministros de Finanzas y banqueros centrales del G20, por un lado y, por el otro, se ratificó al G20 como el foro más importante de la gobernanza global?

La reunión fue un gran éxito. En primer lugar tuvimos en Argentina a los principales 25 ministros de Finanzas y 20 presidentes de bancos centrales del mundo. Eso será histórico para nuestro país. Argentina lideró el foro más importante de gobernanza económica global como bien lo mencionas. Fuimos un mediador honesto y confiable, que propició el diálogo y como resultado obtuvimos consensos muy importantes. Esto se refleja en el comunicado oficial, el primero de nuestra Presidencia, que logramos que sea conciso, concreto y que pueda resonar con la ciudadanía. Entre los consensos conseguidos, fue histórico el de comercio; logramos un enfoque constructivo y que primara la determinación de mayor cooperación internacional. En las prioridades de la Presidencia del canal de finanzas también tuvimos logros importantes; hubo gran apoyo y se acordó la dirección a seguir en el resto del año. Luego también fue exitoso conseguir consensos hacia una solución de largo plazo en la tributación de la economía digital, y se decidió monitorear los desarrollos de los criptoactivos, que fue un tema nuevo que Argentina decidió introducir en la agenda. Una vez más, se ha demostrado la importancia de este foro para la cooperación internacional. A pesar de los grandes avances logrados, confiamos en que aún queda mucho trabajo por hacer, y esta primera reunión de ministros de Finanzas y presidentes de bancos centrales ha sido un gran inicio para las discusiones que vamos a mantener a lo largo del 2018.

 

¿Qué avances hubo en la prioridades del Canal de Finanzas de la Presidencia de Argentina, como el futuro del trabajo y el financiamiento de la infraestructura?

Recibimos apoyo unánime para avanzar en la prioridad del futuro del trabajo. Se aprobó un diagnóstico de los impactos de la tecnología en áreas como el crecimiento, la productividad y el empleo. Hubo consensos de las grandes oportunidades del cambio tecnológico. Se decidió avanzar en un menú de opciones de políticas para que los países puedan enfrentar los desafíos que se generen en la transición. En las próximas reuniones estaremos discutiendo sobre áreas de política relacionadas a lo impositivo, las transferencias y la protección social, competencia, y datos entre otras. Respecto de la infraestructura para el desarrollo, hubo acuerdo unánime de los miembros en cuanto a la necesidad de atraer capital privado para la financiación de la brecha de infraestructura. En este sentido la propuesta Argentina de desarrollar la Infraestructura como una clase de activos fue muy apoyada. Se aprobó una hoja de ruta para este ambicioso propósito. Hoja de ruta que guiara los esfuerzos del grupo en resultados tangibles que ayuden en la movilización del capital, en áreas como la estandarización de contratos, la estandarización financiera, y la preparación de proyectos entre otras. Un grupo de expertos del sector privado nos asesorara para conseguirlo.

 

Todas las miradas (o muchas) estuvieron concentradas en las tensiones comerciales. Más allá de la declaración final, EE.UU. parece seguir adelante con sus medidas y, si bien afectan una porción pequeña del comercio, como dijo Dujovne, ¿no es así como comienzan las guerras comerciales?

Durante la reunión hubo un amplio consenso sobre los beneficios del comercio internacional. Logramos reafirmar en el comunicado oficial que el comercio internacional y la inversión son motores importantes del crecimiento, la productividad, la innovación, la creación de empleo y el desarrollo. Además, no solo reafirmamos las conclusiones de nuestros líderes sobre el comercio en la Cumbre de Hamburgo, sino que dimos un paso más al reconocer la necesidad de un mayor diálogo y acción para fortalecer la contribución del comercio a nuestras economías. Desde Argentina apoyamos firmemente el sistema multilateral basado en reglas claras y, como Presidencia del G20, buscaremos continuar trabajando para el diálogo y la búsqueda de consenso en este tema tan importante.

 

Hablemos sobre los criptoactivos. ¿Cuál es la hoja de ruta hacia adelante y qué actores van a elaborar las recomendaciones para la próxima reunión y qué tipo de regulación podría aplicársele?

La reciente reunión de ministros de Finanzas y presidentes de bancos centrales reflejó que es necesaria una respuesta multilateral a los desafíos que presentan los criptoactivos. Se discutieron las oportunidades de la tecnología subyacente a los criptoactivos. También hubo consenso respecto de la necesidad de monitorear los potenciales riesgos que estos instrumentos presentan en términos de lavado de dinero y financiamiento del terrorismo, así como también para la protección de inversores y consumidores. Quedó evidenciado que estos activos, aún no constituyen un riesgo sistémico para la estabilidad financiera (tiene un pequeño volumen), pero seguiremos monitoreando su desarrollo. Basado en este diagnóstico, durante la reunión se encomendó al Consejo de Estabilidad Financiera (FSB, por sus siglas en inglés) en conjunto con otras entidades como el Comité de Pagos e Infraestructuras de Mercado (CPMI), la Organización Internacional de Comisiones de Valores (IOSCO), y al Grupo de Acción Financiera Internacional (GAFI), que reporten avances sobre el tema en las próximas reuniones a lo largo del año.

 

Pasemos a la economía digital. Hoy hay muchas lagunas en cuanto a su tributación. ¿Qué actores van a elaborar las recomendaciones para la próxima reunión y cuándo se podrían llegar a aplicar los impuestos para evitar, como se dijo, la erosión de la base imponible?

Las nuevas formas de hacer negocios nos obligan a repensar los principios tributarios que tienen un siglo y se basan en el concepto de presencia física de las firmas. Hoy, en esta nueva economía sin fronteras, hay que avanzar en identificar dónde se crea valor, lo cual no es trivial. En esta primera reunión ministerial bajo nuestra presidencia, logramos consenso sobre la necesidad de la búsqueda de soluciones globales de imposición para el logro de un sistema impositivo más justo, moderno y sostenible. Se prevé un informe final para el año 2020 con un adelanto en 2019, que será realizado por la OCDE (a través de su Marco Inclusivo de BEPS, por su sigla en inglés de Erosión de la Base Imponible y el Traslado de Beneficios). Es un trabajo técnico muy complejo que lleva tiempo. Algunos países analizan la necesidad de potenciales medidas intermedias en el corto plazo, lo cual aún se está discutiendo.

 

Se habla mucho de “crecimiento sustentable e inclusivo”, pero poco de herramientas para lograr eso. ¿Qué instrumentos hay para que el crecimiento, que existe y se está acelerando, sea más compartido por todos?

El trabajo de coordinación internacional del G20 en pos de la estabilidad macroeconómica, la cooperación impositiva internacional, y la regulación financiera, crean condiciones básicas para el crecimiento sostenible e inclusivo. El G20 desarrolla instrumentos para el crecimiento inclusivo explícitamente desde la declaración de líderes de Pittsburgh en 2009. Actualmente se discuten medidas que tiene como objetivo : a) reducir las barreras a la igualdad de género, b) reducir las barreras al empleo de la población en general, y de la juventud, los adultos mayores, y los grupos étnicos minoritarios en particular, c) expandir cobertura y mejorar eficiencia de la educación preescolar, primaria y secundaria, d) proveer transferencias sociales y programas de redistribución del ingreso enfocados adecuadamente y favorables al crecimiento y generación de empleo, e) promover la inclusión financiera y los conocimientos financieros, entre otros. Este año, bajo la presidencia de Argentina estamos trabajando mucho en términos de crecimiento sustentable e inclusivo en nuestras tres prioridades: el futuro del trabajo para aprovechar las oportunidades de la tecnología para todos, el financiamiento de la infraestructura que mejore el acceso a la infraestructura física y digital en todas las regiones de los piases y, además, un futuro alimentario sustentable. El tema de género es una prioridad transversal a todas las áreas temáticas de nuestra presidencia y es fundamental para un crecimiento inclusivo y sostenible. También estamos trabajando en inclusión financiera, específicamente en la relación de digitalización e informalidad. Todo este trabajo que desarrollamos en el G20 está estrechamente ligado con el programa del Gobierno del presidente Mauricio Macri de reducir la pobreza, y crear las condiciones macroeconómicas para un crecimiento sostenido en el tiempo e inclusivo.

 

¿Qué se decidió en materia de seguridad alimentaria, otro de los ejes de la Presidencia de Argentina? Hay grandes dudas sobre la capacidad de abastecer la creciente demanda de alimentos…

La seguridad alimentaria es un eslabón importante para lograr estabilidad y paz, y es una de las prioridades de la presidencia Argentina del G20. Consideramos que el mundo necesita un sistema de provisión de alimentos más inclusivo y eficiente, lo cual implica incrementar la productividad de los suelos sin impactar negativamente en el medio ambiente. Aunque esta temática es una de las prioridades de la presidencia, se aborda y discute exclusivamente en el Canal de Sherpas, cuya segunda reunión tendrá lugar los días 2 a 4 de mayo en Ushuaia.

 

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *