La presión impositiva bajó 1,4 puntos

Luego del pico de 26,3% del PIB en 2015 pasó a 24,9% del PIB en 2017

 

La recaudación tributaria expresada en términos del PIB es uno de los indicadores más comúnmente utilizados para medir la presión tributaria efectiva de un país, ya que representa el monto de los recursos generados por una economía que el Estado retrae para el financiamiento de sus actividades.

 

¿Y por casa cómo andamos? Luego del pico de 26,3% del PIB en 2015, “en los últimos dos años y producto de las rebajas que comenzaron a aplicarse en ciertos tributos luego del cambio de Gobierno, la presión tributaria (neta de ingresos del blanqueo) evidenció ligeras reducciones, pasando a 24,3% y 24,9% del PIB en 2016 y 2017, respectivamente”, agrega IARAF.

 

Cuando se desagrega entre los componentes de esta reducción en la presión tributaria de 1,4 puntos del producto entre 2015 y 2017, se desprende que el Impuesto a las Ganancias y los Derechos de Exportación fueron los factores explicativos. “Particularmente, la recaudación del Impuesto a las Ganancias redujo su importancia en un punto del PIB mientras que los derechos de exportación disminuyeron en 0,65 puntos del PIB”, dice el reporte y anticipa que seguirá bajando en 2018.

 

Y, sobre todo, con el tan criticado Ingresos Brutos. Ayer, Luciano Cohan, subsecretario de Programación Macroeconómica del Ministerio de Hacienda, expresó que “muchas provincias ya anunciaron bajas para adecuarse al cronograma en industria, agricultura y ganadería, construcción, transporte y créditos hipotecarios”.  Y aclaró que “como parte de ese proceso algunas (provincias), más complicadas fiscalmente, compensaron las bajas con algunas subas en comercio y servicios financieros, hoy sin tope”. Sin embargo, dijo, “eso es transitorio” y, desde 2019, “rigen los topes y van a bajar de nuevo”.

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *