La Fed subirá la tasa de interés y el Banco Central de Brasil la bajará

La Fed subiría su tasa un cuarto de punto y el BCB bajaría la tasa Selic a 6,5%

 

La decisión de la Reserva Federal sobre el nivel de la tasa de interés es la medida de política económica con mayor repercusión en la economía global. El valor de todos los activos financieros se mueven a partir de lo que determina un grupo de funcionarios en Washington. El valor del dólar frente al resto de las monedas, el precio de las materias primas, la disponibilidad de capitales y el peso de las deudas están directamente influidas por la tasa de interés en Estados Unidos. Ayer en víspera de la decisión de la Fed, que se descuenta será un suba de un cuarto de punto de la tasa, el dólar subió contra una canasta de monedas y también lo hizo el rendimiento de los bonos del Tesoro a 10 años.

 

Por eso, cada paso de la Fed es mirado con tanta atención en el resto del mundo. Los mercados esperan que hoy se decida una suba de un cuarto de punto pero quedará abierto el interrogante sobre cuántos aumentos más habrá durante este año. Para algunas serán dos, para otros tres. La conferencia de Powell, posterior a la reunión, y las proyecciones económicas que dará a conocer de la entidad darán una pauta sobre lo que puede ocurrir, aunque no cabe esperar un mensaje concluyente. De todas maneras, va creciendo el número de analistas que estiman que durante el año serán cuatro y no tres las subas de tasas, pero eso no cambiaría en lo esencial la estrategia gradualista de la Fed.

 

El tema que divide a los analistas es la aceleración de la economía. Muchos sostienen que pese al buen nivel la actividad recibió estímulos adicionales vía rebaja de impuestos que pueden terminar recalentando la economía y generando presión sobre los precios. En ese caso, la Fed se vería obligada en algún momento a hacer un ajuste brusco lo que podría llevar a una recesión. Los ejemplos históricos abundan en ese sentido. Para evitar que ese escenario es que muchos economistas entienden que es necesario una suba de tasas mayor este año. Hasta ahora, pese a la mayor actividad y el bajo desempleo, la inflación no ha mostrado signos de fuerte aceleración y por eso los analistas creen que todavía hay para actuar.

 

El mes que viene la actual expansión se convertirá en la segunda más larga en la historia de Estados Unidos, y si bien lo hizo a tasas modestas, es un dato significativo.

 

Pero así como los mercados globales descuentan que la Fed subirá la tasa, en Brasil también hay coincidencia en que el Comité de Política Monetaria del Banco Central decidirá una reducción de la tasa Selic y la llevará al 6,5% en donde permanecerá por bastante tiempo según la opinión de los analistas.

 

La decisión se producirá en un contexto de baja inflación y en el cual los analistas del mercado suponen que el índice de precios seguirá claramente por debajo de la tasa central de la meta de inflación que es de 4,5% y un margen de 1,5 puntos para arriba o para abajo. En 2017 siquiera llegó al 3%. Los buenos resultados en materia de inflación se registran, además, en un momento en el cual la economía se está recuperando y apunta a crecer 3% en 2018.

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *