La cuenta corriente tuvo un déficit de US$ 964 M en febrero

Por atesoramiento, comercio y turismo la demada de divisas sigue muy firme

 

El déficit de cuenta corriente que mostró MULC, publicado ayer por el BCRA, fue de US$ 964 millones. Es decir que se redujo a e la mitad contra enero. La fuga también se redujo a menos a la mitad (fue extraordinaria en enero) y totalizó US$ 1.342 M. La salida por turismo disminuyó, pero quedó cerca y fue de US$ 1.030 M. Floja la entrada de dólares para carry trade y IED: apenas US$ 253 M y US$ 102 M, respectivamente.

 

Fuga y tasa

 

El cambio de estrategia en la política monetaria hizo de los informes del MULC de enero y febrero dos informes clave. Tras el ya bastante discutido anuncio del cambio de metas de inflación desde una de 12% como techo a una de 15%, que generó un salto en el tipo de cambio incluso mientras el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne ,las anunciaba, las compras de dólares para fugar se impulsaron y las ventas para jugarle en pesos a las Lebac disminuyeron.

 

Al menos eso evidenció enero. Febrero mostró moderación en las compras, que volvieron a los niveles de la previa. Pero las ventas siguieron bajas. Con todo, la Formación de Activos Externos (FAE) fue de US$ 1.342 M en el segundo mes del año, a pesar de la tasa real de 7 puntos que ofreció el BCRA para las Lebac más cortas. Y su contrapartida, el ingreso de divisas para inversiones de cartera, también motivado por la alta tasa real, apenas trepó a US$ 253 M.

 

El investigador de la UNDAV, Hernán Herrera, reseñó en Twitter: “Desde diciembre de 2015 el saldo de la FAE, según el BCRA, es de US$ 38.590 M. El de la cuenta corriente muestra un rojo de US$ 36.500 M. Juntos suman más de US$ 70.000 M. Eso se sostiene con deuda”.

 

Rojo corriente

 

La cuenta corriente también moderó su rojo contra lo que se había dado en enero. Esta vez fue de US$ 964 M y había sido de US$ 1.947 M. Los ingresos de divisas por intercambio de bienes volvieron a dar positivos por US$ 436 M. Los servicios en cambio siguieron mostrando la dinámica del rojo turístico: Viajes, pasajes y otros pagos con tarjeta dio un negativo neto de US$ 1.030 M, lo que implicó un incremento de 15% contra el mismo mes del año pasado. El total del déficit de los servicios fue de US$ 1.272 M, es decir que creció US$ 364 M contra febrero de 2017.

 

El tema preocupa a muchos analistas. Amílcar Collante, del Cesur, opinó: “Los egresos de divisas por turismo en febrero llegaron a US$ 1.030 M. Y eso que ajustó el billete. No se lo muestren a Carlos Melconian”. En referencia al ex titular del Banco Nación, que recientemente habló de la necesidad de plantear un tipo de cambio especial “para el tipo que se quiere ir a Miami”. Los intereses de la deuda y la remisión de utilidades se siguen mostrando moderados: dieron salidas netas de US$ 131 M y US$ 16 M.

 

Perspectivas

 

El informe publicado ayer por ACM sobre los datos del MULC alertó: “No deja de ser significativo que la cuenta corriente cambiaria acumule un déficit de US$ 2.911 M en lo que va del año cuando era la mitad (US$ 1.586 M) en el primer bimestre del 2017”. Y también respecto a la forma en la que se financia: “La inversión extranjera directa sigue sin mostrar dinamismo y los ingresos netos por inversiones y prestamos financieros se redujeron sustancialmente en el primer bimestre de 2018”. En ese sentido, la cuenta financiera del sector público fue la única que dio superávit, gracias al endeudamiento vía Letes y bonos, de US$ 580 M. Las reservas cerraron US$ 515 M por debajo de su nivel previo.

 

Los que peinan canas dicen “esto ya lo vi” mientras que en el Gobierno expresan que “esta vez será distinto”. Sigue vigente la incógnita

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *