Hoy es el vencimiento de Lebac más exigente de los últimos 7 meses

Vencen $526.197 millones en un contexto de dificultad para subir la tasa y cierta presión cambiaria

 

Por Mariano Cúparo Ortiz

 

Esta frase ya se dijo muchas veces pero hoy es especialmente verdad: día clave y nada fácil para el BCRA. Se enfrenta al vencimiento de Lebac más grande de los últimos siete meses (hay que volver hasta agosto de 2017 para ver uno de esta magnitud), en un contexto en el que el mercado parece sospechar que no tiene muchas posibilidades para subir la tasa de interés, con su correspondiente presión sobre el dólar y con la inflación acelerando, incluso la núcleo.

 

El vencimiento de hoy es por $526.197 millones, es decir el 48,8% de la base monetaria. Tras un intento de dar vuelta la curva de las tasas hacia una dirección positiva, nuevamente la demanda se le concentró fuerte en los plazos más cortos y volvió la época de los vencimientos récord. El analista financiero Christian Buteler sostuvo: “Es un riesgo que debería haberse evitado. Concentrar un vencimiento del 50% de la base monetaria en un solo día, en un contexto de presión del tipo de cambio, no sé en qué manual está recomendado”.

 

La coincidencia entre analistas es que la decisión del BCRA respecto a la tasa debería ser consistente con las intervenciones en el mercado cambiario y debería subir la tasa para frenar la presión sobre el dólar.

 

Inconsistencia

 

Lo advirtió el hombre de Econviews Miguel Zielonka: “No sería consistente vender dólares y que decidan (y por tanto dejen) bajar la tasa”. Y eso es lo que viene ocurriendo en el mercado secundario. Ayer la Lebac más corta cerró a 26,35%, es decir 0,40 punto por debajo de lo que cerró la más corta en la licitación de febrero. El director de Eco Go ,Federico Furiase, definió el escenario al que se enfrenta el BCRA: “Nada fácil esta licitación. Vencen $ 520.000 millones, el 48% de la base monetaria, en un mercado con presión cambiaria frente a la baja estacional en la oferta de dólares de la cosecha y la debilidad en la demanda de instrumentos en pesos, frente a laincertidumbre del mercado en torno a la autonomía del BCRA para subir la tasa real. Esto en un contexto de aceleración en el margen de la inflación núcleo y la mayorista”.

 

En ese sentido, para el grueso de los analistas lo ideal sería que hoy el BCRA ofrezca más tasa y dé una señal clara de que tiene la posibilidad de competirle al dólar con ese instrumento. El analista de ACM, Guido Lorenzo, opinó en esa dirección: “La tasas de corto plazo vino bajando en el mercado secundario. Es raro eso. Debería estar subiendo para calmar al dólar. Al mismo tiempo tiene la presión de que no puede subir la tasa al nivel que él quiere, que no sé si es una presión política o una atadura de manos que se puso él. La señal debería ser dar un poco más de tasa como para decir ‘salgamos del dólar y volvamos a las Lebac, que el dólar no se va a mover’. Ayer de vuelta tuvo que salir a intervenir sobre el cierre de la rueda”.

 

El mundo real

 

Pero en los hechos Lorenzo no cree que vaya a haber una señal importante en la tasa. “Mucha información no da la licitación porque esto se opera todos los días, si hay un desarme de Lebac no necesariamente es mañana, sino que puede ser cualquier día”, dijo. Y agregó: “Sturzenegger en general da señales de tasa en el mercado secundario y no en las licitaciones, donde tratan de que pase todo más desapercibido. En el secundario, cuando pasó la espuma, te mete unos veinticinco o cincuenta puntos básicos más”.

 

Y efectivamente algo de eso parece haber: una dificultad política (más allá de la sospechada presión de Jefatura de Gabinete) para mostrar subas de tasas con la tribuna llena y mirando. Por eso Lorenzo insiste en que hoy “la tasa corta va a estar alineada a lo que cerró el mercado secundario ayer”. Y agregó: “Con las señales de un dólar más calmado para los próximos 30 días, le genera un atractivo al carry trade. Porque 26% es más que 2% mensual y el peso no se está depreciando a más del 2% mensual”.

 

En línea, Furiase insistió: “El BCRA tiene que mantener la credibilidad y coordinar expectativas de inflación a la baja y, para ello, no puede perder la capacidad de endurecer la señal de tasa si la inflación no baja. Es clave reforzar la demanda de pesos por el lado de la credibilidad del BCRA para evitar mayor presión en el dólar y en la inflación”.

 

Tasa quieta

 

Aun así, afirmó que “lo que puede ayudar mañana a renovar vencimientos a esta tasa es que los bancos llegan muy líquidos desde el lado de los requerimientos de encajes”, argumento que se suma a “la señal de techo transitorio para el dólar” que pone el BCRA con sus intervenciones, que ya sumaron ventas de la divisa por US$ 1.120 millones en marzo.

 

Y en esa misma línea, coincidiendo también con Lorenzo en qué no habría que esperar movimientos al alza de la tasa, se movió el economista jefe de Management & Fit, Matías Carugati, para quien el uso de reservas está justificado “si los shocks a precios son temporarios”. En ese mismo contexto, opinó Carugati, “puede ser que hayan aprendido a ser prudentes antes de mover la tasa”.

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *