El Gobierno sugiere simplificar el calendario

El ministro Frigerio consideró necesario contar con un cronograma más ordenado en 2019, pero aseguró que se respetarán las autonomías provinciales

 

El Gobierno pretende simplificar el calendario electoral de 2019. O, por lo menos, que no se extienda en una multiplicidad de domingos de elecciones. Lo sugirió el ministro del Interior Rogelio Frigerio, ayer, en San Juan. Se alegan cuestiones institucionales, de mayor prolijidad republicana, para evitar el cansancio de la ciudadanía y reducir los costos. Pero también existe un cálculo electoral del oficialismo, confiado en que a mayor unificación, mayores posibilidades de obtener mejores resultados. Por cierto, esto tiene particularidades distritales y una multiplicidad de matices, pero en el Gobierno comienzan a trabajar en esta clave.

 

“En el país federal que estamos construyendo, en el país donde tenemos que defender las autonomías, la elección del calendario de las elecciones locales está en manos de la provincia”, sostuvo Frigerio. “El calendario electoral de los distintos distritos es potestad de los gobiernos provinciales. El Gobierno Nacional no se va a entrometer en esto, pero espero que podamos en conjunto diseñar un calendario electoral a favor de la gente”, reafirmó. Días atrás, el gobernador había dejado trascender por primera vez la posibilidad de desdoblar los comicios locales. “Me parece que es una posibilidad. Habrá que ver en el marco de lo que se viene si es conveniente”, señaló el mandatario y abrió el juego.

 

En el Gobierno dan por hecho que buena parte de las provincias gobernadas por el peronismo se sumará a esta idea en la que trabaja Uñac. Entre Ríos tomó la posta, de hecho. Sin fecha confirmada, el gobernador Gustavo Bordet dejó entrever en la apertura de sesiones de su provincia que la decisión estaba tomada. Algo parecido sucede en Córdoba, más aún luego de que la “ola amarilla” de Cambiemos pusiera en jaque el predominio de casi dos décadas de Unión por Córdoba. Tucumán, Salta, Chaco, La Rioja, San Luis, Santa Cruz y La Pampa son otros distritos que estudian desboblar sus turnos. “No es una acto de especulación, sino de independencia”, sostienen cerca del gobernador Carlos Verna, uno de los más duros con el gobierno de Cambiemos. A esas provincias, además, hay que sumarle la de Santa Fe, dado que así lo exige su legislación electoral.

 

En cuanto a los distritos oficialistas, la voluntad es unificar. La Ciudad de Buenos Aires, el gobierno de Horacio Rodríguez Larreta necesita sancionar un Código Electoral propio que habilite esa posibilidad. En la Legislatura porteña que preside el dirigente del PRO Francisco Quintana, el oficialismo tiene mayoría propia con 34 bancas pero necesita de otros seis votos para reunir los dos tercios que requiere la sanción de la norma. La mala relación entre Larreta y el diputado nacional Martín Lousteau, de Evolución Radical, aspirante a gobernar la Ciudad, puede complicar las cosas, aunque son optimistas. En Mendoza, en tanto, el gobernador Alfredo Cornejo también tiene que negociar una modificación a la ley electoral. Mientras que en Jujuy, cerca de Gerardo Morales dan por descontado que habrá elecciones provinciales el mismo día que las nacionales.

 

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *