El dólar superó a las Lebac en el último año

En febrero, el dólar acumuló una suba de 30% en sus últimos 12 meses superando por primera vez desde 2016 a las Lebac (29%) y a la inflación (25,4%)

BCRA lebac vencimiento

Por Matías Daghero Agente Productor Bursátil

 

Tras el superclásico del fútbol local, podemos decir que el superclásico financiero de la era Macri (Lebac versus vólar) ha tenido un cambio de liderazgo en el último mes.

 

Es que la gran estrella financiera de los últimos años ha sido, sin lugar a duda, el instrumento que el BCRA está utilizando como principal herramienta en su lucha contra la inflación: las Lebac.

 

En el gráfico podremos observar el rendimiento acumulado en los 12 meses previos (para evitar los ruidos de corto plazo y analizar las tendencias) de tres variables: el dólar, la inflación y las tasas de Lebac.

 

 

Allí podremos notar como las Lebac han cumplido su función de darle batalla a la inflación otorgando un promedio de 3% real de interés (con picos en los que llegó a otorgar 5%).

 

Por otra parte, la cotización de la divisa norteamericana ha tenido una fluctuación mucho mayor donde por momentos incluso ha llegado a casi no moverse (recordemos, por ejemplo, el caso de marzo 2017 donde se encontraba en casi los mismos valores que en 2016).

 

Pero si analizamos hacia el final del gráfico, podremos notar que en el mes de febrero de 2018 el dólar acumuló una suba de 30% en sus últimos 12 meses superando por primera vez desde 2016 al rendimiento de las Lebac (que fue del 29%) y al de la inflación (25,4%), convirtiéndose en lo que podría ser un punto de inflexión y cambio de tendencia.

 

Luego de haber estado tranquilo durante gran parte de 2017, en diciembre el dólar aceleró su suba. Sin embargo, la intensidad de la suba ha venido descendiendo (8% de suba en diciembre, 4,7% en enero, 2,3% en febrero y 0,5% en el medio mes de marzo que llevamos).

 

Hasta aquí lo que ha pasado, pero los inversores están en estos momentos recalibrando para ver por cuál de estos dos activos inclinarse: dolarizar la cartera o continuar realizando tasa en pesos.

 

Por el accionar del BCRA la semana anterior, pareciera estar mostrándole al mercado que no dejará que el dólar se mueva muy por encima de estos valores sin que aparezca algún justificativo externo a la Argentina y que también lleve a devaluar a nuestros socios comerciales. Es que mientras en nuestro país el dólar se apreció fuertemente, en el resto de los países con los que tenemos más vínculo el camino ha sido más bien el contrario. Esto es lo que ha llevado a la recuperación del Tipo de Cambio Multilateral.

 

Con el riesgo de que la devaluación se traslade a precios, Sturzenegger y Cía parecieran haber salido a marcarle la cancha al mercado respecto a los límites que están dispuestos a tolerar en el precio del dólar.

 

Más allá de que la sequía reducirá la cosecha, nos encontramos a las puertas de que comience el trimestre de oro para el campo, donde seguramente comenzarán a aparecer los dólares comerciales genuinos que también pondrán techo a la divisa norteamericana (incluso con un esquema de quita de las retenciones en tramos mensuales que podría dilatarlo un poco).

 

Teniendo esto presente un inversor de perfil conservador podría recalibrar nuevamente su portafolio otorgando mayor preponderancia a los activos en pesos por el próximo trimestre, pero siempre resguardando una parte en activos como bonos en dólares o letes, que puedan actuar como cobertura ante eventos inesperados que aceleren la devaluación de la divisa norteamericana.

Te puede interesar

One Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *