El dólar, a contramano

Más allá de la suba de tasas de la Fed y las medidas proteccionistas, el valor del dólar a nivel global se encuentra en tendencia negativa

 

Por Guido Lorenzo ACM

 

En el país, la demanda por la divisa está caliente y se refleja en el precio y las sucesivas intervenciones del BCRA, que alcanzaron casi los US$ 2.000 millones en el mes de marzo. Pero hay un elemento que parece no estar encajando actualmente en el mundo y que podría favorecer a nuestro país. Más allá de la suba de tasas de la Fed y el creciente proteccionismo, el valor del dólar a nivel internacional se encuentra en tendencia negativa desde fines del 2016 cuando alcanzó su máximo. Luego durante los primeros 10 meses de 2017, el índice DXY, que refleja el valor del dólar frente a una canasta de monedas, perdió 5% y desde ahí hasta ayer emprendió una baja más pronunciada, perdiendo otro 5%.

 

Las razones, si bien discutidas, se deberían en parte a las constantes amenazas por parte de China de dejar de acumular tenencias de bonos largos del Tesoro estadounidense, lo que le quita poder al dólar. Sin embargo, el Gigante asiático no cumple con sus amenazas, pero el mercado no puede dejar de creerle. Al fin y al cabo, es la moneda en la que más confianza deposita China, que ahorra 48 puntos promedio del PIB y que, gracias a sus elevadas tasas de crecimiento, convergió a los niveles de producto de Estados Unidos (en términos agregados) e incluso los supero a valores PPP del 2016 (según el Banco Mundial).

 

En el contexto de esta amenaza, Estados Unidos le contesta con una contraamenaza de guerra comercial que afectaría negativamente el valor del yuan, algo que China sabe y por ello se preocupan las autoridades de países como Japón, Malasia y China de las apreciaciones del dólar. Sin embargo, la pérdida de valor de la divisa de EE.UU. es un hecho y hace pensar en que la moneda que sirvió siempre como referencia a nivel internacional esté sufriendo algún tipo de movimiento que subyace a las decisiones de política de corto plazo como subir más rápido o más lento las tasas de interés.

 

El rally de muchos mercados financieros internacionales medidos en dólares quizás no están reflejando una extraordinaria ganancia en términos de generación de riqueza real pero tampoco sean una burbuja sino que simplemente están medidos con otra vara. La referencia parece estar perdida y los anuncios de bancos centrales como el europeo de
diversificar sus tenencias de activos no hacen más que quitarle poder al billete estadounidense.

 

Por supuesto que el precio de las commodities va a reaccionar al alza, pero en una moneda que vale menos podría objetar alguien. Por lo tanto, la pregunta de si estos movimientos podrían ser beneficiosos para el país quedaría sin saldar. No obstante, hay un elemento que permite asegurar que es beneficioso para nuestro país. Más de 60% de la deuda de Argentina país está en esa moneda, por lo que quizás veamos deflación de buena parte de nuestra deuda en un contexto de suba de tasas de interés internacional, un acontecimiento no visto hasta el momento.

 

Falta camino por recorrer, pero el contexto externo, lejos de ser un viento de frente, parece encaminarse a algo más complejo: una suba de tasas con un dólar depreciándose y precios de materias primas que podrían ir al alza, como ya lo están haciendo algunos en los mercados internacionales y mayor facilidad para, en un futuro, devolver lo prestado para financiar la transición que se está atravesando.

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *