Cumbre de la CGT, sin Moyano, más aislado

Reunión de los “gordos” e independientes para instaurar en una nueva conducción

 

Sin Hugo ni Pablo Moyano. Ni el sindicato de camioneros. Pero con los gremios más numerosos. La CGT tuvo su cumbre informal en la sede del Sindicato del Gas. Para avanzar en la elección una nueva conducción para la central y con el objetivo implícito de aislar al también presidente de Independiente y los suyos. Cierto gesto de mayor autonomía de Juan Carlos Schmid, dirigente del sindicato de Dragado y Balizamiento y el triunviro más moyanista, contribuyó a fortalecer la posición de los moderados, que ya le pusieron fecha de vencimiento al secretariado general compartido y que pretenden volver al unicato.

 

“Estuvimos reunidas varias organizaciones sindicales para consensuar perspectivas de unidad y lograr los consensos necesarios para conformar un nuevo consejo directivo”, sostuvo Héctor Daer, dirigente de Sanidad y otro de los triunviros. Daer fue el impulsor del encuentro y uno de los primeros en rechazar la estrategia de mayor oposición al Gobierno de Moyano. Por caso, se ausentó del encuentro de Mar del Plata, en el que se firmó un duro documento, no estuvo en la reunión de la central en la que se resolvió apoyar la marcha del dirigente camionero y estuvo ausente el 21 de febrero, cuando se concretó. Daer también se manifestó en su momento partidiario a negociar aspectos parciales de la reforma laboral, en otro gesto hacia el oficialismo.

 

En el Sindicato del Gas estuvieron presentes representantes de los llamados “gordos”, referentes de los autodenominados “independientes”, del Movimiento de Acción Sindical (MASA) y de las 62 Organizaciones Peronistas. Por su parte, Pablo Moyano formalizó lo que ya había anunciado: que renunciaba a la conducción de la central: “Estos dirigentes están en las antípodas de la lucha obrera, entregan a los trabajadores ante la reforma flexibilizadora de Macri. Significando precarización, despidos, suspensiones. Quita de derechos para los trabajadores y de mayores beneficios para los empresarios”, señaló Moyano.

 

A su vez, Schmid, aliado histórico de Moyano, mostró algunas diferencias con el líder camionero. “Qué es esto de pegar un portazo e irse”, señaló ayer, en sugestiva crítica. No sin antes ratificar los pasos dados, de confluencia en oposición al Gobierno, y de crítica a la situación de la CGT que encabeza. “Al igual que en diciembre pasado, mi postura es que el triunvirato está agotado; no queda otra que llamar a un congreso y renovar autoridades”, señaló por las redes sociales. “Los que están poblando las calles son los pobres. Desde los espacios que conduzco jamás traicionamos a nadie, siempre estuvimos prendidos en las peleas populares desde hace muchísimo tiempo. Voy a mantener mi plena autonomía frente al contexto en el que se da toda esta discusión”, apuntó. Y agregó: “Estuve el día 21, porque creo que la cuestión políticosindical tiene que ver con la posición que tenemos frente al trazado económico que lleva adelante el presidente Macri. Hay una multitud de problemas a los cuales hay que prestarle atención, entre ellos, la economía popular”.

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *