“El crowdfunding inmobiliario está poco desarrollado”

La directora global de operaciones de Bricksave, Sofía Gancedo, habló con El Economista

 

Entrevista a Sofía Gancedo Bricksave Por Ariel Bazán

 

En un mercado aún con pocos jugadores, la directora global de operaciones de la plataforma de crowdfunding inmobiliario Bricksave, Sofía Gancedo, habló con El Economista sobre el funcionamiento de la compañía y el panorama del sector.

 

¿A qué se dedica Bricksave?

El crowdfunding es financiamiento colectivo, consiste en juntar fondos para un proyecto en común, en este caso para proyectos inmobiliarios terminados. Bricksave es una plataforma online cuya dueña es KinLed, un grupo inversor que tiene 60 compañías y ya hizo 10 IPO. Lo que hace es financiar proyectos inmobiliarios en el mundo comprando departamentos terminados a descuento, alquilándolos y luego de un plazo vendiéndolos, con lo cual los inversores reciben rentas de estas dos últimas fuentes.

 

¿Desde cuando funcionan?

Estamos hace dos años. Nuestra plataforma es completamente transaccional: con siete clics ya se puede invertir en varias ciudades del mundo. Hoy tenemos abiertas plazas en Miami y Barcelona, y pronto vendrán otras en Londres, Mónaco, Berlín y Singapur.

 

¿Cómo es la operatoria?

El inversor compra una parte de una sociedad que es dueña de una unidad terminada. Esta sociedad está armada con acciones clase A y B, las primeras en manos de Bricksave –que tiene derechos de administración pero no económicos– y la segunda de los inversores. Para comprar una propiedad el inversor puede destinar desde US$ 2.500 en adelante, luego la unidad se pone en alquiler y se recibe la renta proporcional a esa inversión, que es más o menos 3% anual en dólares. A su vez, estas propiedades se va apreciando con el tiempo porque compramos a un descuento grande y porque están en ciudades donde van aumentando su valor. Cuando las unidades suben 20% se venden, cómo máximo las podemos tener cuatro años pero el promedio son dos años y medio.

 

“Está muy disperso el tamaño de inversión en el mundo, desde US$ 2.500 a US$ 600.000, con un promedio de US$ 20.000”, dice Gancedo

 

¿Tienen algún convenio con los desarrolladores?

Negociamos con ellos 20% de descuento, que nos dan porque somos parte de un grupo muy grande, tenemos economía a escala, compramos en cash, y les evitamos pagar una inmobiliaria. De ese 20% el 7% se queda Bricksave y el resto se pasa a los inversores, que entran así al 13% de descuento.

 

¿Qué pasa si el inversor quiere salir antes de que se venda la propiedad?

En el contrato especificamos que no estamos obligados a comprarle su parte porque tendríamos que mantener en enca
je muchísimo dinero, millones de dólares, pero sí se la ofrecemos a los demás inversores. Probablemente si se la compran se le aplique una tasa de descuento, nosotros no ganamos en esta operación. El mercado secundario aún no tiene el suficiente volumen como para poder crearlo.

 

¿De dónde son los inversores?

Tenemos 120 inversores argentinos. Está muy disperso el tamaño de inversión en el mundo, desde US$ 2.500 a US$ 600.000, con un promedio de US$ 20.000. La mayoría de los inversores son argentinos porque pusimos mas hincapié en el mercado local, ya que la idea era generar tracción desde el país que conocemos. El número viene creciendo, todos los días tenemos cuatro o cinco nuevos inversores y en los últimos días llegamos a tener 1.000 visitas a la pagina en un día.

 

¿Tiene poco desarrollo aún el crowdfunding inmobiliario en Argentina?

Sí, ojalá hubiera más competencia porque hay un mercado muy grande y es muy virgen, y cuanto más se sepa de este tema más fácil será que la gente invierta. Nosotros trabajamos mucho con la Comisión Nacional de Valores (CNV) y el Ministerio de Hacienda para que esto se regule, algo que nos conviene porque somos una compañía seria. Lo peor que podría pasar es que entre al mercado gente que no hace bien las cosas.

 

¿Cuántos jugadores hay a nivel local?

Somos tres o cuatro, pero hay diferencias grandes. Por ejemplo, en el mundo no podés ser una plataforma de crowdfunding y ofrecer tus propios desarrollos porque estarías siendo juez y parte, y eso es algo que hace acá la competencia. Nosotros en cambio comparamos diferentes inversiones y le damos la mejor opción al inversor. Así, por ejemplo, si elegimos una ciudad y un desarrollador no quiere hacernos el 20% de descuento buscamos a otro, con lo cual buscamos siempre la mejor opción para el inversor.

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *