Cooperación global, un aliado en la revolución fintech

Los programas de inclusión financiera son una de las grandes promesas del momento

 

Por Diana Elizabeth Schvarztein (*) e Ignacio E. Carballo (**)

 

La implementación de programas de inclusión financiera en base a tecnologías digitales constituye una de las mayores promesas en materia de política social de los últimos años. Tanto es así, que según una encuesta reciente elaborada por el Consultative Group to Assist the Poor (CGAP, dependiente del Banco Mundial), los compromisos de financiamiento asumidos por las principales entidades de fondeo internacional sostienen la tendencia de asignar prioridad a proyectos cuya base sean los servicios financieros digitales.

 

Estos resultados proyectan un crecimiento exponencial del financiamiento destinado a la promoción de las nuevas tecnologías financieras (fintech), fenómeno que a su vez no resulta aislado a la tendencia global consensuada por los principales organismos y foros internacionales. Por ejemplo, el Banco Mundial afirma que los medios digitales son un motor para el crecimiento económico y propone a los Gobiernos aprovechar sus ventajas. El G20, por su parte, reconoce explícitamente en su informe “G20 High-Level Principles for Digital Financial Inclusion” que es crucial tomar acciones concretas para avanzar en una inclusión financiera digital y responsable. La lista de ejemplos podría seguir.

 

Sucede que la revolución fintech brinda promesas a una gama amplia de actores. En este contexto, una estrategia novedosa adoptada recientemente incrementa aún más las expectativas de impulso al sector: la Cooperación Internacional. Específicamente, un cúmulo de casos recientes expone que la cooperación entre actores, tanto públicos como privados, de distintas economías ha sido clave para fomentar la inclusión financiera con base fintech.

 

Por ejemplo, en Suiza y Abu Dhabi, empresas privadas se han asociado el pasado mes de agosto con el propósito de fomentar el desarrollo de sus ecosistemas fintech. Específicamente, la Asociación Suiza de Finanzas y Tecnología de Zúrich (SFTA, por sus siglas en inglés) y Abu Dhabi Global Markets (ADGM) potenciarán el apoyo a empresas de tecnología financiera. La autoridad monetaria de Singapur también dio a conocer que firmó un acuerdo de cooperación con ADGM para el establecimiento de un marco regulatorio conjunto que promueva una colaboración más cercana en los proyectos e iniciativas fintech.

 

Otro caso lo presentan China y Australia donde, en noviembre, la Comisión Reguladora de Valores de China (CSRC) y la Comisión Australiana de Valores e Inversiones (ASIC) firmaron un acuerdo para promover la innovación en servicios financieros entre sus mercados. Específicamente permite compartir información sobre la actividad fintech en las respectivas jurisdicciones.

 

Durante febrero del año pasado, referentes de México y Reino Unido se reunieron con el propósito de impulsar la cooperación en materia fintech. Este antecedente de colaboración, ha resultado fundamental para el desarrollo de la vanguardista Ley de Tecnología Financiera que fue aprobada en México semanas atrás. Vale mencionar que Reino Unido es uno de los cinco mercados con más actividad relacionada a la industria y tiene una de las legislaciones Fintech más avanzadas.

 

A nivel regional, se creó el año pasado la Alianza Fintech Iberoamérica, integrada por la Asociación Española de FinTech e InsurTech (AEFI), Colombia FinTech, FinTech México, la Cámara Uruguaya de FinTech, FinTech Centro América y Caribe, Fintech Perú y espera contar con las asociaciones del resto de países de la región. El objetivo del acuerdo es establecer un espacio de colaboración para impulsar el emprendimiento, la competitividad y la inclusión financiera.

 

Como puede observarse a nivel internacional, en un contexto cambiante en el que el entorno digital parecería diluir las barreras geográficas, el consenso entre países resulta una ventaja ineludible. En este sentido la Cooperación Internacional adquiere un nuevo rol como vía para importar avances que permitan adoptar las mejores prácticas y replicar casos de éxitos adecuándolos al contexto de cada economía.

 

En nuestro país, el fomento a la inclusión financiera digital trae durante este año el lanzamiento de los dos primeros bancos 100% digitales (Wanap y TSA-Banking). Se palpita también mayor impulso tras la creación de la Cámara Fintech Argentina en noviembre pasado. Un paso plausible a futuro sería estudiar nuevas avenidas de cooperación internacional públicas o privadas y hacer de la inclusión financiera digital un modelo que ofrezca más oportunidades para fomentar un desarrollo sostenible e inclusivo en Argentina.

 

(*) Universidad Autónoma de Madrid, Universidad de Buenos Aires y Universidad Católica Argentina

(**) Universidad Autónoma de Madrid, UCA y Centro de Estudios de la Estructura Económica (CENES) de FCE-UBA / CONICET

Te puede interesar

One Comment

  • Marc dice:

    Nota de Tomas Ludkin en pagina 12….Sobre la evasión y los paraisoss fiscales….”En Argentina no hemos avanzado en materia de transparencia fiscal y experimentamos veasión de impuestos a manos de empresas transnacionales equivalente a toda la deuda externa tomada en 2016. Las maniobras de evasión representan la pérdida de 21.406 millones de dólares y ese mismo año el Gobierno emitió bonos por 24.700 millones de dólares” es necesario fortalecer a los organismos de control como UFI y la CNV. Argentina requiere un registro público nacional de beneficiarios finales que permita conocer a los verdaderos dueños de las empresas, fideicomisos y fundaciones El gobierno argentino, que tiene a muchos funcionarios involucrados en operaciones con guaridas fiscales, debe poner sobre la mesa de debate del G20 estos temas para hacer real y genuina su preocupación por la transparencia”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *