CFK opta por el perfil bajo y mide sus tiempos

Además, fue elevada a juicio oral por presunto encubrimiento en el atentado a la AMIA y renunció su abogado

 

Desde el 20 de febrero no escribe un texto propio en Twitter. Algo parecido sucede con su cuenta en Facebook, la otra red social que utiliza con asiduidad. Mientras que ya es recuerdo su ausencia a la apertura de sesiones ordinarias en el Congreso, el jueves pasado, con Mauricio Macri como principal protagonista. Cristina Kirchner ha optado por el perfil bajo desde principios de año, en un contexto en el cual el peronismo comienza a debatir una confluencia posible rumbo a las elecciones de 2019, el Gobierno atraviesa sus primeros retrocesos en la opinión pública y la Justicia acecha en varias causas que la tienen como implicada o imputada. El debate por la despenalización del aborto, que habilitó el Gobierno, aunque se mostrase en contra, suma razones para el silencio: la expresidenta se manifestó contraria, en su momento, cuando la mayoría del espacio que encabeza se inclina a votar a favor en un eventual tratamiento legislativo.
Desde su entorno señalan que está activa, preparando su año legislativo y mirando con detenimiento el tablero político. Con reuniones periódicas con sus más allegados y al gún encuentro con exaliados  o viejos adversarios. Sin fecha prevista para su reaparición. Pero con más tiempo del que querría dedicarle al frente judicial. Ayer, por caso, renunció su flamante abogado defensor en la causa en la que se investiga un presunto encubrimiento en la investigación por el atentado a la AMIA. El exjefe de Gobierno porteño Aníbal Ibarra, designado hace una semana, relacionó su renuncia con “una operación mediática y política para golpear a CFK utilizando la tragedia de Cromañón”.

 

Esta causa se originó en la denuncia que presentó el fallecido fiscal Alberto Nisman contra la ex presidenta el 14 de enero de 2015, desestimada por “inexistencia de delito” en dos ocasiones, luego de su muerte. Por esta causa fueron procesados con prisión preventiva la ex presidenta, el ex canciller, el ex secretario de Legal y Técnica Carlos Zannini; el dirigente de la comunidad islámica en Argentina Jorge Khalil y los dirigentes políticos Luis D´Elía y Fernando Esteche. Ayer el juez Claudio Bonadio aceleró los tiempos y la envió a juicio oral.

 

En el plano político, Cristina apuesta al desgaste de la gestión Cambiemos y busca ser el eje de la oposición, luego de que los dirigentes que pretendían convertirse en su reemplazo no quedaron tan bien parados luego de las elecciones de octubre pasado. Su derrota ante Esteban Bullrich, en la provincia de Buenos Aires, también la mostró vulnerable, pero mantiene un caudal de votos que ningún otro dirigente opositor puede capitalizar. A su vez, dio señales en favor de aprobar una unidad en el peronismo. O, por lo menos, de aceptar una confluencia posible. La desconfianza en el aparato del PJ sigue en pie, luego de la experiencia de Unidad Ciudadana. Pero también el diagnóstico de que un peronismo fragmentado le facilita las cosas a Cambiemos y debilita aún más las posibilidades de la oposición.

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *