En Brasil, el nivel de actividad bajó en enero

Además, los analistas corrigieron a la baja el pronóstico de inflación

 

El Indice de Actividad Económica que elabora el Banco Central de Brasil mostró un retroceso de 0,56% en enero cortando un ciclo de cuatro meses consecutivos de expansión. La baja fue menor que la esperada por los analistas. El dato se elabora con una metodología distinta a la del PIB pero suelen mostrar la misma tendencia. En los últimos doce meses el índice, que elabora la entidad que preside Ilan Goldfajn subió 1,2% en línea con todo los datos que muestran una recuperación de la actividad económica en Brasil.

 

Las proyecciones

 

Por otra parte, los analistas del mercado que consulta semanalmente el BCB para elaborar el informe Focus corrigieron levemente a la baja su pronóstico de suba del PIB en 2018 que pasó de 2,87% a 2,83% pero para 2019 se mantuvo en 3%. La producción industrial crecería 3,98% mientras que hace cuatro semanas se proyectaba el 3,51% y el año que viene la suba sería de 3,50%. Una mayor demanda de importaciones producto de una mayor actividad es el dato más relevante para Argentina cuya industria es proveedora de muchos insumos de la brasileña.

 

En materia de inflación, la proyección de los analistas para el Indice de Precios al Consumidor Amplio pasó de 3,67% a 3,63%, ligeramente por encima de la banda inferior de la meta de inflación cuya tasa central es de 4,5%. Para 2019 el pronóstico se mantuvo en 4,20 y para los próximos doces meses pasó de 3,98% a 3,97%. En ese marco se espera que el Comité de Política Monetaria del Banco Central lleve la tasa Selic al 6,5% anual.

 

Con relación al tipo de cambio no hubo variaciones y se espera que el dólar cotice a 3,30 reales a fin de año, aunque este pronóstico está muy condicionado a lo que ocurra en el mercado global de divisas. El rumbo del dólar en el mundo, sobre el cual los analistas internacionales no se ponen de acuerdo, será clave para determinar lo que ocurra con la moneda brasileña.

 

El superávit comercial alcanzaría este año a US$ 55.000 millones y el próximo descendería a US$ 45.000 millones como consecuencia de las mayores importaciones que requiere una economía en expansión.

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *