El BID espera que el PIB de América Latina crezca 2,6% entre 2018 y 2020

El organismo dijo que la evolución sería menor a la expansión de la economía mundial, debido a “los reducidos niveles y la mala calidad de las inversiones”

 

El Banco Interamericano de Desarrollo (BID) presentó hoy en Mendoza su Informe Macroeconómico en el que estima que el PIB de América Latina y el Caribe crecerá 2,6% entre 2018 y 2020, aunque esta evolución será menor al crecimiento de la economía mundial.

 

“Se espera que el PIB de la región crezca 2,6% en promedio entre 2018 y 2020, lo que está en línea con los índices de crecimiento históricos (siendo 2,4% el índice de crecimiento promedio entre 1960 y 2017)”, estimó el organismo. Sin embargo, aclaró que “esta tasa se encuentra rezagada con respecto a regiones como Asia y Europa emergentes, que proyectan un crecimiento de 6,5% y 3,7% en ese mismo período”, lo que atribuyó a “los reducidos niveles y la mala calidad de las inversiones”.

 

“La buena noticia es que la mayoría de la región ha vuelto a crecer”, dijo José Juan Ruiz, economista jefe del BID, aunque “el crecimiento no es lo suficientemente veloz para satisfacer los deseos de la creciente clase media de la región”. “El mayor desafío es aumentar los niveles y eficiencia de las inversiones para que la región se vuelva más productiva, crezca de manera más veloz y estable y resguarde a la región de shocks externos”, añadió Ruiz. Además, según el BID, un motivo central del insuficiente desempeño económico de la región es el “bajo crecimiento de su productividad”.

 

La primera parte del Informe Macroeconómico, “La Hora del Crecimiento”, fue lanzada durante la Reunión Anual del BID celebrada hoy en Mendoza. La segunda parte, sobre qué pueden hacer los países para favorecer las inversiones, se presentará el próximo domingo 25 de marzo.

 

El organismo advirtió, incluso, que la tasa de expansión esperada para la región tienen alguna cuota de incertidumbre: “Estas proyecciones de crecimiento de referencia podrían frustrarse”, acotó el estudio. Ese reparo se debe a que “un shock negativo sobre los precios de activos globales, tal vez a causa de una inflación más acelerada de lo esperado, podría reducir el crecimiento regional en un 0,7% anual (2,1% del PIB en los próximos 3 años)”.

 

El Cono Sur (excluyendo a Brasil) crecería 2,9% en ese período

 

El informe del banco prevé que el Cono Sur (excluyendo a Brasil) presente un índice de crecimiento de 2,9% en 2018-2020, aunque “podría perder 0,8% de crecimiento anual”.

 

Por otra parte, el BID prevé que México crezca al 2,7% en 2018-2020 y “podría perder 1% del PIB cada año en ese período”, en tanto que Brasil “crecería sólo 2% por año durante los próximos 3 años y podría perder 0,5% anualmente como consecuencia de dicho shock”.

 

Una situación alternativa, de crecimiento de Estados Unidos mayor a lo esperado, tasas de interés algo más elevadas y más movimiento en las políticas comerciales sería “negativa para América Latina y el Caribe”, proyectó el BID. El impacto combinado podría quitarle 0,3% del escenario base, a 2,3% de crecimiento para 2018-2020, con mayor impacto en México y la región andina.

 

Un análisis del desempeño de crecimiento de la región mostró que “América Latina y el Caribe prácticamente no aumentaron su productividad entre 1990 y 2017”. Asia emergente, en cambio, registró un crecimiento productivo anual promedio de 0,22% para el mismo período, y sólo África subsahariana alcanzó resultados menos favorable a los de Latinoamérica.

 

Durante el período considerado, la tasa de crecimiento promedio per cápita en América Latina y el Caribe se mantuvo casi 1,4 puntos porcentuales por debajo del de los países de Asia emergente, “en gran medida debido a la ausencia de crecimiento de la productividad total de los factores y bajas inversiones”. Es que, de acuerdo con el informe, la región no sólo “invierte menos que sus pares más exitosos”, sino que también lo hace “con menos eficiencia”.

 

“Si América Latina hubiera sido capaz de igualar la eficiencia de las inversiones de Asia emergente en las últimas seis décadas, hoy el PIB regional sería el doble de lo que es”, concluyó.

 

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *