Así en la vida como en las redes

Facebook perdió la confianza y las acciones de la compañía valen US$ 100.000 millones menos

 

Recomponer la confianza en una relación después de haber traicionado secretos compartidos es una tarea muy difícil. Si no lo sabía, esto debe haber aprendido en estos últimos días Mark Zuckerberg después del escándalo que involucra la privacidad de miles de seguidores de su red social Facebook. Y también está aprendiendo ahora que aparentemente con solo pedir perdón no basta.

 

El uso indebido de datos del que es acusado Facebook ya le hizo perder US$ 100 mil millones en la bolsa de Nueva York. La acción cotiza en estos días muy lejos de los 185 dólares de hace unas semanas. Varios accionistas ya interpusieron además demandas judiciales y acusan a la empresa de tomar “malas decisiones” que se tradujeron en pérdidas financieras.

 

Con herramientas de la vieja economía, Zuckerberg, publicó una solicitada en los principales diarios británicos. “Tenemos la responsabilidad de proteger sus datos”, dijo. “ Si no podemos hacerlo, no nos la merecemos”. Y como cualquier amigo arrepentido prometió: “Esto no va a volver a ocurrir”.

 

El peor castigo para la compañía es, en definitiva, el despecho de sus seguidores. Y una reciente encuesta de Estados Unidos revela que más de la mitan ya no confía en la plataforma a la hora de gestionar sus datos personales. Esto a pesar de que, por ahora, usarán Facebook a diario.

 

La condena institucional y pública ya es también un hecho. La Comisión de Energía y Comercio de la Cámara de Representantes de EE.UU. ya formalizó –igual que la Comisión Europea– el pedido para que el CEO de Facebook, testifique ante una audiencia del parlamento estadounidense.

 

“La audiencia examinará la recolección y venta de información personal de más de 50 millones de usuarios de Facebook, potencialmente sin su aviso o consentimiento y en violación de la política de Facebook”, asegura en un comunicado. La información habría sido utilizada por la consultora Cambridge Analytica para la campaña del actual presidente estadounidense Donald Trump.

 

Y como parte del proceso, ya tuvo que desmentir otras acusaciones: tuvo que negar haber recopilado información sin permiso sobre el historial de mensajes SMS y llamadas telefónicas desde dispositivos Android.

 

En este contexto, el escándalo ya se convirtió en una bola de nieve cada vez más grande. Falta esperar si en el camino, Zuckerberg logra que en algún punto la pelota cambie de rumbo y, quizás, con un poco de ayuda, los usuarios se convenzan que todo fue parte de una noticia falsa.

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *