2,7%, 19,9% y $22

Se espera un crecimiento de 2,7% en 2018, una suba de precios acumulada de 19,9% y un dólar escalando hasta $22 en Navidad

 

Con el 2018 recién comenzando, con la volatilidad intrínseca de la economía vernácula aúun vivita y coleando y con un entorno global movedizo (y no siempre para bien), los pronósticos del mercado deben ser tomados con el cuidado del caso. Hecha la aclaración, ¿cómo ve el mercado el desempeño de las Macrinomics durante el año en curso? Los datos surgen del Relevamiento de Expectativas de Mercado del BCRA, publicado el viernes pasado.

 

Crecimiento seco. El mercado espera que la economía se expanda 2,7% en 2018, 0,3 punto menos que lo proyectado en enero y casi un punto menos que lo que avizoran en el Ministerio de Hacienda. Evidentemente, la sequía hico mella en los pronósticos. Más allá de eso, es positivo que se registren dos años de crecimiento consecutivo y que, si se mira un poco más allá, podrían ser cuatro: el REM espera un crecimiento de 3% en 2019 y 2020. Y si es menor a 3,5% (y el aumento esperado en los ingresos tributarios, también), el Gobierno deberá apretar más el gasto para cumplir su meta fiscal.

 

Inflación eterna. El deterioro de las expectativas, gatillado por la conferencia del 28 de diciembre y por la tenacidad de la inflación observada, sigue su curso. Hoy, el mercado espera una suba de precios de 19,9% en 2018, 0,5 punto más que en enero y casi 5 puntos más que la nueva meta “recalibrada”. La gran pregunta, descontado un primer cuatrimestre muy complicado, es qué pasará desde mayo. El Gobierno espera una baja muy fuerte, pero el mercado duda: ve un IPC oscilando entre 1,3% y 1,4% entre ese mes y agosto. La meta, nuevamente, está muy complicada.

 

Dólar en alza. El dólar comenzó el año con presión alcista (por motivos varios) y se espera que suba $2 más, aproximadamente, a lo largo del año. Así, el REM avizora que llegue a Navidad en la zona de $22, pero algunos no descartan un deslizamiento mayor.

 

Tasas bajando (poco). A la vez, el mercado avizora tasas algo más altas que en enero, señal de que la relajación insinuada en el primer mes del 2018 tendría un carretel no tan largo: bajarán, pero lentamente. ¿Tensión en puerta con Jefatura de Gabinete? Vale recordar que el motivo detrás del cambio de la meta era poder relajar la política monetaria. En números: la tasa de política monetaria (el centro del corredor de pases a 7 días), hoy en 27,25%, cerrará 2018 en 22%. ¿Podrá bajar tanto?

 

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *