En 2017, hubo una fuerte caída de la pobreza y la indigencia

Según datos del Indec, durante el segundo semestre el 25,7% de los argentinos eran pobres (-4,6 puntos contra el 2ºS de 2016) y el 4,8% eran indigentes (-1,3)

 

Tal como se esperaba, el Gobierno anunció una fuerte caída de la pobreza y de la indigencia en 2017. El Indec informó que, durante el segundo semestre, el 25,7% de los habitantes eran pobres y el 4,8% indigentes. “Los argentinos comenzamos hace dos años un camino difícil para salir adelante que comenzó con decirnos la verdad. Hoy tenemos datos positivos, pero también sabemos que hay mucho por resolver”, señaló el presidente Mauricio Macri al encabezar un acto desde la quinta de Olivos para anunciar la noticia.

 

Estos números implican una reducción interanual de 4,6 puntos en la incidencia de la pobreza y de 1,3 en el índice de indigencia, comparado con la segunda mitad de 2016 cuando los indicadores habían marcado 30,3% y 6,1% respectivamente.

 

 

El porcentaje de hogares por debajo de la línea de pobreza fue del 17,9% y los hogares indigentes representaron el 3,5%.

 

El organismo que conduce Jorge Todesca explicó que los resultados provienen de la información de la Encuesta Permanente de Hogares (EPH) y la valorización de la canasta básica alimentaria y de la canasta básica total.

 

 

Voces

 

Tras presentar los datos en compañía de los ministros de Desarrollo Social, Carolina Stanley, y de Trabajo, Jorge Triaca; y el director de la Anses, Emilio Basavilvaso, Macri sostuvo que bajar la pobreza es su “principal preocupación y prioridad”. El mandatario afirmó que “es una noticia que da esperanzas para el futuro”, y aseguró que en la tarea de continuar con la reducción de estos índices “los planes sociales son necesarios, pero no suficientes para proyectar un futuro mejor”.

 

Por su parte, el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, destacó -a través de su cuenta de Twitter- que “2,7 millones de argentinos salieron de la pobreza en los últimos dos años. Falta mucho pero vamos por el buen camino. Lo estamos haciendo juntos”. Para el Ejecutivo, la caída de 6,5 puntos en la incidencia de la pobreza desde el segundo trimestre de 2016, cuando se reanudó la medición, explica ese número de personas que dejaron de ser pobres, pese a que antes de eso (desde el cambio de Gobierno) había aumentado.

 

 

En el Gobierno consideran que las principales causas de la reducción fueron el crecimiento económico y el repunte de la tasa de empleo.

 

El diputado nacional Marco Lavagna consideró: “Bien la baja de Pobreza. Gran parte de la baja obedece a la reversión de los picos de pobreza e indigencia de los últimos años. El desafío es sostenerlo y lograr romper el piso de pobreza estructural. Hay que priorizar al empleo, desinflación y crecimiento con inclusión social”.

 

 

Por su parte, el economista Martín Tetaz dio punto de vista acerca de “por qué bajó tan fuerte la pobreza: 1) Masa salarial formal subió 28,6%, 2) Masa de jubilaciones y pensiones 42%, 3) Masa de asignaciones familiares 32,3%, 4) Masa de AUH 28,3%, 5) Inflación entre esos semestres fue 22,7% (IPC GBA) y 6) El empleo asalariado informal subió 4,5% (4ºT)”.

 

Por regiones

 

Con un promedio de pobreza del 25,7% a nivel del país, los aglomerados con menos de 500.000 habitantes mostraron un índice de 26,3%, mientras que los que tiene mayor población registraron 25,5%.

 

En ese marco, la Ciudad de Buenos Aires fue la que tuvo el menor nivel de pobreza, con el 9%, entre los 31 aglomerados donde se realiza la EPH; mientras que las mediciones más altas correspondieron a Resistencia, con 39,2 %; Santiago del Estero, 38,3%; y Concordia, con 36,1%.

 

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *