El semáforo de la economía

El Gobierno confía en la desinflación, ve un déficit comercial menor (por el empuje de Brasil) y adelanta que lanzará un plan para los SBC

 

Por Juan Manuel Antonietta

 

Dos alertas rojas, cinco amarillas y catorce verdes. Así ve la economía el Gobierno. El optimismo es el factor común y Lucio Castro, el secretario de Transformación Productiva del Ministerio de Producción, dijo ayer, en diálogo con El Economista y otros medios, que el arranque de Brasil ayudará a mejorar los números del sector externo.

 

El funcionario señaló: “Más allá de los problemas coyunturales, como los ajustes tarifarios y los cambios en los precios regulados, este va a ser un año de consolidación del proceso de desinflación que va a permitir reducir el costo del financiamiento y potenciar la inversión”. Además, opinó que la reforma tributaria y el pacto fiscal mejorarán las perspectivas a largo plazo de la inversión.

 

Según las cifras de Castro y su “Monitor de la Economía Real” (que se distribuye entre los principales referentes de Cambiemos), la economía local creció 2,9% en los últimos tres meses y, de esa manera, se consolida la posibilidad de hacer en 3,5% en 2018. “Brasil va a estar creciendo 3% y esa mejora impactará directamente en nuestra industria, especialmente en la mayor venta de autos” explicó.

 

El déficit comercial

 

Ante las consultas por el déficit comercial de enero de US$ 986 millones dado a conocer el miércoles por el Indec, y las perspectivas de muchos economistas de que podría terminar en US$ 10.000 millones, Castro explicó que no coincidía con esas proyecciones y que confiaba en una baja del déficit comercial. “El déficit comercial del sector automotriz, que fue de US$ 6.000 millones en 2017, con el crecimiento de Brasil se reduciría a US$ 4.000 millones por la reactivación brasileña”, argumentó el secretario, pero aclaró que hay que prestar atención a los problemas que está sufriendo el sector agropecuario.

 

El Ejecutivo ve dos luces rojas, cinco amarillas y catorce verdes

 

Castro separó los problemas coyunturales de los estructurales en la cuenta corriente. El funcionario señaló como déficit heredado el energético, que significó un rojo de US$ 4.000 millones que se revertiría de la mano de las inversiones en Vaca Muerta. El crecimiento de 13% de la importación de bienes de capital, según el secretario, colaborará con la reducción del déficit y, ante una pregunta de El Economista, restó importancia al crecimiento de las importaciones de bienes finales.

 

El semáforo

 

Para Producción, los rojos de la economía provinieron de la inflación, que fue de 1,8% en enero y la caída de 6,7% en 2017 de la industria textil. Al respecto, Castro señaló que están trabajando en acuerdos sectoriales para corregir el rumbo.

 

Las luces amarillas del 2017 fueron el escaso dinamismo que tuvieron las cantidades producidas de vehículos (sólo 0,3%) y las bajas de 1% y 1,4% de la producción de químicos y alimentos, respectivamente. Además, en enero, cayó 2% el consumo masivo, según Kantar. La última luz amarilla fue el escaso crecimiento de 1% de las exportaciones, que parecería un rojo intenso si se tiene en cuenta que las importaciones treparon el año pasado 30%.

 

Las buenas noticias llegaron desde la construcción que presentó un incremento interanual de 12,7%, la tasa más alta de crecimiento de la década, producto del aumento de los créditos hipotecarios que treparon hasta los $66.000 millones. Los sectores industriales líderes fueron el acero, que creció 9,2% interanual, la metalmecánica (8,5%) y los minerales no metálicos (6,2%). El informe también señaló que el salario real creció 3% en el 2017.

 

La estrella

 

El rubro que más incrementó sus exportaciones fue los Servicios Basados en Conocimiento (SBC) que mostraron un crecimiento de 18% y se consolidaron como uno de los sectores más dinámicos de las Macrinomics. Castro precisó que las exportaciones del sector llegaron a US$ 5.200 millones y que en las próximas semanas anunciarán una de las iniciativas más relevantes de su cartera en estos dos años que lleva de gestión.

 

“Vamos a lanzar una iniciativa muy importante para todo el sector de los SBC, va a ser una de las iniciativas más importantes y el anuncio va a estar encabezado por el propio Presidente”, informó Castro.

 

Los cuatro ejes del plan, según adelantó Castro, serán el énfasis en la capacitación de talentos para el sector, el posicionamiento global, la infraestructura y el marco regulatorio donde el Gobierno podría llegar a brindar beneficios impositivos.

 

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *