Salario docente: ¿cómo reducir la brecha entre provincias?

Un informe de Cippec muestra que hay distritos que pagan más del doble que otros y propone ideas para compensar esas inequidades

 

En pleno debate por las paritarias docentes provinciales poco se suele hablar de la brecha salarial entre provincias. Un estudio de Cippec muestra que hay distritos que les pagan a sus docentes más del doble que otros y plantea que eso profundiza la inequidad educativa. Además, propone ideas para compensar esas desigualdades.

 

Números

 

La brecha entre la provincia que paga mayores salarios (Santa Cruz, $ 24.666) y la que paga menores (Santiago del Estero, $ 11.248) es de 2,2 veces. Tras la provincia gobernada por Alicia Kirchner, se ubican Tierra del Fuego ($ 24.599), Córdoba ($ 21.325) y Chubut ($ 21.322). Mientras que apenas por encima de Santiago están Formosa ($ 12.810), Misiones ($ 13.562) y Catamarca ($ 13.597). Las cifras se ajustan al sueldo bruto de un maestro de primaria con 10 años de antigüedad, deflactado por la variación del IPC.

 

 

Axel Rivas, coautor del documento, explicó que “las disparidades guardan estrecha relación con los recursos fiscales por habitante de cada provincia y se deben principalmente a la coparticipación federal”.

 

Propuestas

 

Rivas consideró que “el Fondo de Compensación Salarial (FCS), que busca compensar desigualdades en las provincias es un avance, aunque no tiene criterios transparentes de distribución” y apuntó que el FCS se redujo en proporción al Fondo Nacional de Incentivo Docente (Fonid), que se distribuye por igual a todos los trabajadores, sin reconocer la gran disparidad salarial.

 

 

Como reformar la coparticipación excede a la política educativa, el informe sugiere otorgar más peso al FCS y definir criterios transparentes de asignación de los recursos. Cippec propone aumentar los recursos salariales destinados a las provincias con menos recursos fiscales, incluso usando recursos que hoy son del Fonid, en vez de ir en la dirección opuesta, como se hizo en 2016 y 2017.

 

Por último, plantea que la fórmula para repartir el FCS debería basarse, además de en la cantidad de docentes de cada provincia, en los recursos fiscales por habitante y, en menor medida, en el esfuerzo presupuestario que cada jurisdicción hace por la educación. “A menos recursos por habitante y a mayor esfuerzo, más transferencia del gobierno nacional”, concluyó.

 

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *