A precios de hoy, se compensaría parte de las pérdidas por sequía

Los valores de mercado acompañan el recorte de las estimaciones para la producción de maíz y soja

 

Por Eliana Esnaola

 

A fines de septiembre, más precisamente el 27 de ese mes, la Bolsa de Cereales de Buenos Aires (BCBA), realizó el lanzamiento de la campaña gruesa. En ese momento, anticiparon para el nuevo ciclo 2017/18 una producción de 54 millones de toneladas (mil/tn) de soja y de 41 mill/tn para el maíz.

 

Cabe recordar, que según datos de la entidad la producción de oleaginosa para la campaña anterior terminó con un área de 19,2 millones de hectáreas sembradas y un volumen de producción de 57,5 mill/tn y con un rendimiento récord. En su momento, Esteban Copati, jefe de Estimaciones Agrícolas de la BCBA, explicó que para el nuevo ciclo preveían una caída en hectáreas y producción, debido principalmente a un escenario de inundaciones, expansión del área de maíz, del área de girasol en el norte y más superficie de trigo. En tanto, la producción de maíz alcanzó las 39 millones de toneladas para el ciclo 2016/17.

 

Siempre que llovió, paró

 

Hacia fin de año el panorama agrícola de la mano del clima comenzaba a preocupar dado que se aproximaba un verano con pocas lluvias y altas temperaturas, y el especialista, Carlos Di Bella, director del Instituto de Clima y Agua del INTA, ya lo había anticipado en las Jornadas de Perspectivas Agrícolas organizada por el Ministerio de Agroindustria en noviembre.

 

En su análisis, Di Bella fue claro y contundente: “Lejos quedaron ya las constantes y abundantes precipitaciones que aguaron las últimas campañas. Ahora, los productores deberán adaptarse al déficit hídrico con elevadas temperaturas y producir con altos riesgos y variabilidad climática parece ser la norma para este verano”.

 

De todos modos, el especialista indicó en el portal del INTA que lo único seguro en materia de clima, en los últimos años, es la alta variabilidad climática. Lo consideró un factor que estará presente en todas las campañas y demandará una adaptación mayor por parte del productor.

 

Pérdidas relativas

 

Ahora bien, tanto el sector agropecuario como otros rubros ligados a éste, están muy preocupados por las pérdidas económicas que podría arrojar la campaña gruesa. Para calcular el posible impacto negativo se tomaron las diferentes estimaciones de la BCBA y los precios a futuro del Mercado a Término de Buenos Aires (Matba).

 

En el caso de la soja si se compara la producción estimada en septiembre para la campaña 2017/18 con la última estimación del 7 de febrero, que arroja una pérdida de producción de cuatro mill/tn, y la valuamos al precio futuro a mayo negociado ayer de US$ 300,7 por tonelada, según publica el Matba, las pérdidas en torno a la oleaginosa serían por US$ 1.202 millones.

 

A medida que la sequía se ha ido generalizando en Argentina, los precios han reaccionado gradualmente con una tendencia alcista

 

Considerando la primera estimación en el lanzamiento de la campaña de 54 mill/tn y el precio futuro a mayo negociado ese mes de US$ 262, se suponía que la cosecha alcanzaría un valor de US$ 14.148 millones. Con el último recorte que realizó la BCBA, la estimación de soja serían de 50 mill/tn y al tomar el precio futuro a mayo de US$ 300,7 la cosecha valdría US$ 15.035 millones. Por lo cual, habría una ganancia de US$ 887 millones en el global de la cosecha. Esto es así, porque las pérdidas estimadas en cuatro mill/tn significan un recorte del 7,4% de la estimación original, mientras que el precio futuro a mayo ha subido 14,8% entre el 27 de septiembre y ayer.

 

Cabe resaltar que a medida que la sequía se ha ido generalizando en Argentina, los precios han reaccionado gradualmente con una tendencia alcista.

 

El maíz

 

El mismo panorama se presenta para el cereal, aunque su recorte ha sido menor. Al comparar la producción estimada en septiembre de 41 mill/tn para el ciclo 2017/18 con el último recorte que informó la BCBA el 7 de febrero, que arrojó una pérdida de producción de dos mill/tn, si la valuamos al precio futuro a mayo negociado ayer que es de US$ 166,3 por tonelada, la ecuación da como resultado pérdidas en el orden de US$ 332,6 millones.

 

No obstante, al observar la primera estimación de la entidad que fue de 41 mill/tn y el precio futuro a mayo, negociado en septiembre, de US$ 148, era de suponer que la cosecha valdría US$ 6.068 millones. Pero, en febrero así como cayó la estimación de la producción de la soja también disminuyó la del maíz por déficit hídrico. Con este último recorte que realizó la BCBA, la producción del cereal sería de 39 mill/ tn y al tomar el precio futuro a mayo, de US$ 166,3 la cosecha valdría US$ 6.485,7 millones.

 

Aquí también habría una ganancia de US$ 417,7 millones en el global de la cosecha. Esto es así, porque las pérdidas de dos mill/tn de producción se traducen en un recorte del 4,9% de la estimación original, mientras que el precio futuro a mayo ha subido 12,4% entre el 27 de septiembre y ayer.

 

¿Seguirá la suba?

 

En relación al aumento gradual de los precios de la soja y del maíz, la analista de mercados, Paulina Lescano, analizó: “Más allá de alivio en zonas puntuales, la sequía sigue sin dar tregua, con lo cual no imagino en corto plazo que el mercado caiga fuertemente”. Sin embargo, advirtió: “Por otro lado, no hay que dejar de tener presente que muchas veces los mercados se mueven irracionalmente o aparece un factor inesperado que cambia todo en pocos días”.

 

Al ser consultada, si el productor debería aprovechar estas subas para pre vender, Lescano, sugirió: “No se puede dar una recomendación general, ya que cada empresa es un mundo, y la incertidumbre productiva es muy grande”. Lo que si recomienda la analista es aprovechar esta suba para asegurar pisos especialmente con compra de puts. “Hoy se puede asegurar un piso de 286 US$/tn sin comprometer mercadería. Si fuera productor, no desaprovecharía esta suba, para poner pisos con opciones”, alertó.

 

Por último, más allá de los cálculos expuestos, hay que considerar que más del 65% de la zona núcleo se encuentra comprometida y hay entidades que califican esta sequía como la más importante en setenta años. A su vez, hay que estar atentos si los precios a futuro se mantienen y al nuevo Panorama Agrícola Semanal que publicará hoy la BCBA, en caso de que haya más recortes.

 

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *