El PJ discute los contornos de una unidad posible

A pesar de las diferencias, apuestan a utilizar las PASO para evitar la fragmentación opositora. El rol de Cristina

 

Quiénes sí, quiénes no, quiénes tal vez. El peronismo discute por estos días los contornos de una unidad posible, anhelada, pero de difícil concreción. Las diferencias respecto de la relación con el Gobierno Nacional y respecto de del diagnóstico sobre la situación actual marcan distancias. Mientras que la figura de Cristina Kirchner, la dirigente que tiene el mayor caudal de votos propios, atraviesa la discusiones, más allá de que se explicite o no de esta forma. El encuentro de hace diez días en la UMET marcó un punto de partida. Con un objetivo claro: lograr que las miradas diferentes se procesen a través de una primaria en 2019 y evitar que se fragmente aún más la oferta opositora a Cambiemos.

 

“Todos los intentos de unidad son importantes: la del movimiento obrero y la del peronismo en todo el país, también”, señaló ayer la intendenta de La Matanza, Verónica Magario. “La gente necesita una oposición organizada para hacerle frente a las políticas de Cambiemos”, dijo en el mismo sentido. Y agregó, como argumento para esa confluencia: “Cambiemos sigue gobernando para un sector muy chico, de ricos, y afectan cada vez más a los trabajadores hasta la situación de no poder vacacionar, cambiar el auto y darse pequeños lujos. Hay sectores que la están pasando muy mal y pasan hambre”.

 

El objetivo es lograr que las miradas diferentes se procesen a través de una primaria en 2019 y evitar que se fragmente aún más la oferta opositora a Cambiemos

 

Por su parte, Jorge Capitanich fue muy inclusivo en el trazado de un acuerdo posible. Más que varios de sus compañeros. Ayer, el intendente de Resistencia incorporó a Sergio Massa, dirigente del Frente Renovador, como parte de las conversaciones. “La oposición tiene que ponerse los pantalones largos, para construir una identidad opositora y luego una alternativa”, sostuvo el exgobernador de Chaco, que días pasados se reunió con el mandatario puntano Alberto Rodríguez Saá y el exgobernador de Entre Ríos, Sergio Urribarri. “Hay que construir un espacio amplio, donde convivan todos los sectores de la oposición. Hay que tener la inteligencia para construir una centroizquierda de base populista porque el espacio de centroderecha ya lo ocupa el oficialismo”, agregó. Y puso la posibilidad de lograr una PASO conjunta como objetivo prioritario: “Cada uno puede interpretar el pasado según su ideología, pero tenemos que construir el futuro en base a consensos”.

 

Como se dijo, Cristina Kirchner forma parte de las controversias y también de las negociaciones. Con dirigentes del peronismo que se habían alejado del kirchnerismo, como Alberto Fernández, y con dirigentes sociales. El líder de la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular, Juan Grabois, reconoció durante el fin del semana que conversó con la senadora de Unidad Ciudadana en “algunas ocasiones” y subrayó que eso “no lo avergüenza en lo más mínimo” sino “todo lo contrario”. “Todos los dirigentes políticos, sociales, mas o menos conocidos hablan entre todos todo el tiempo”, dijo. “La conozco a Cristina. Es una persona a la que respeto, fue presidenta de nuestro país durante dos mandatos en un Gobierno del que no fui parte, del que tengo muchísimas críticas y que hizo también muchísimas cosas buenas”, señaló.

 

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *