El mensaje de Trump al Congreso

Fue el primer discurso del Presidente sobre el estado de la Unión

Por Atillio Molteni (Embajador)

 

El 30 de enero, el presidente Trump pronunció su primer informe sobre el estado de la Unión a la reunión conjunta de ambas Cámaras del Congreso, sin anunciar nuevas políticas pero dejando a un lado su habitual actitud confrontativa. Exhortó a los demócratas a la unidad para hacer a América nuevamente grande, colaborando con la modificación de las políticas inmigratorias y la reconstrucción de la infraestructura del país, pero evitó aludir a la investigación sobre la interferencia rusa en las elecciones de 2016, quizás, por su intención de buscar un entendimiento con el presidente Putin. Fundamentalmente, su mensaje fue dirigido a sus partidarios, afirmando que en un mundo violento y amenazante como el actual, su Administración les brinda seguridad.

 

Trump enumeró a los que considera sus grandes éxitos: el crecimiento de la economía,la desregulación administrativa, el aumento de los salarios, la disminución del desempleo,la mayor inversión empresarial, el incremento de valor de las acciones en el mercados de valores, el nuevo plan fiscal y la derrota del pretendido califato de Estado Islámico. Todos estos temas merecerían ser analizados en forma individual y detallada pues tienen grandes condicionamientos, pero desde una perspectiva argentina deberíamos centrarnos en dos aspectos de su discurso. Son los que se refieren a las políticas globales de comercio y seguridad de los Estados Unidos, ya que tienden a modificar las relaciones internacionales vigentes hoy en día.

 

Trump afirmó que concluyó el período de capitulación económica de Estados Unidos frente a otros actores. De allí supropósito de renegociar los acuerdos comerciales existentes y buscar otros nuevos, a fin de proteger a los trabajadores norteamericanos y a la propiedad intelectual de su país.Esto se debe a su enfoque nacionalista y populista de la acción política y a su convicción de que los gobiernos norteamericanos precedentes abdicaron de su preeminencia, permitiendo que otros países se beneficiaran del orden internacional normativo existente, tanto en lo militar como en lo económico. Esta forma de pensar origina acciones diplomáticas que buscan cambios significativos que ya gravitan en el sistema internacional. Algunos ejemplos son los cuestionamientos al Nafta,al Acuerdo Transpacífico(TPP) y a la falta de presupuestos militares adecuadospor parte de sus aliados en la OTAN.

 

Fundamentalmente, su mensaje fue dirigido a sus partidarios, afirmando que en un mundo violento y amenazante como el actual, su Administración les brinda seguridad

 

En lo referente al sistema de seguridad en el mundo, Trump destacó muy esquemáticamente y sin mayor elaboración, que Estados Unidos enfrentaba a regímenes “canalla” (como Corea del Norte), a grupos terroristas y a rivales como China y Rusia, que desafían sus intereses, su economía y sus valores, afirmando la necesidad de aumentar los gastos nacionales de defensa, incluyendo el arsenal nuclear (serían US$ 716.000 millones en 2019). Esta breve referencia,contrasta marcadamente con la reciente Estrategia de Defensa Nacional de su país, donde se expresa enfáticamente que Estados Unidos está entrando una etapa de gran rivalidad internacional conestas grandes potencias, donde China es el competidor y la amenaza central, mientras la interferencia rusa constituye un peligro para determinados países. Al no asumir el Presidente un liderazgo en este problema esencial, reduce la influencia de los Estados Unidos, que no se basa únicamente en su capacidad militar y económica, sino en la atracción que genera en otros pueblos la defensa de un orden internacional libre y democrático, mientras sus competidores tienen procederes distintos pues buscan consolidar sus esferas de influencia.

 

En la medida de que el presidente Trump no motoriza una acción basada en valores, o cuando sus mensajes son inconsistentes o contradictorios, o cuando actúa contra las instituciones que caracterizan el sistema democrático de su país, las consecuencias pueden ser muy negativas, sobre todo, si se tiene en cuenta que los cambios geopolíticos y la proliferación de nuevas tecnologías están afectando el papel predominante de Estados Unidos en el mundo, lo cual podría dar lugar a un nuevo sistema internacional con grandes limitaciones, o alternativamente, a una situación de mayor confrontación internacional.

 

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *