El megadecreto tiene dictamen y Plan B

Cambiemos consiguió el dictamen de mayoría en la bicameral pero adelantó que presentará luego de marzo tres proyectos de ley que incluirán los 22 capítulos del decreto

 

Cambiemos cumplió ayer con los plazos reglamentarios y aprobó sin contratiempos el dictamen de mayoría que avala el DNU de “desburocratización” del Estado firmado por el presidente Mauricio Macri el pasado 11 de enero. Por el rechazo generalizado en la oposición, el oficialismo adelantó que presentará luego de marzo tres proyectos de ley que incluirán los 22 capítulos del decreto.

 

El Gobierno ya había anticipado que no descartaba avanzar con un proyecto que incorporase las iniciativas del DNU. No obstante, la oficialización de esta maniobra sorprendió ayer a distintas figuras de la oposición. “Vamos a dar el debate y vamos a firmar dictamen hoy, pero también vamos a presentar tres proyectos de ley reproduciendo de manera textual del capítulo 1 al 22 del decreto”, anticipó en el comienzo del debate el presidente de la comisión Bicameral de Trámite Legislativo, Luis Naidenoff. Minutos después, el jefe del bloque Justicialista en Diputados reconoció que el anuncio “cambio totalmente el eje de la discusión”, y aseguró que es el “camino correcto”.

 

Según pudo averiguar este diario, la negociación se selló el lunes por la noche entre el presidente de la Cámara de Diputados, Emilio Monzó y Miguel Angel Pichetto, jefe del bloque Justicialista en el Senado

 

Según pudo averiguar este diario, la negociación se selló el lunes por la noche entre el presidente de la Cámara de Diputados, Emilio Monzó y Miguel Angel Pichetto, jefe del bloque Justicialista en el Senado. De esta forma, el Gobierno logra apaciguar el ánimo opositor y proteger el decreto por un largo tiempo. El oficialismo no bajará al recinto a ratificar el dictamen aprobado ayer y mantendrá vigente el DNU hasta en tanto se aprueben las tres iniciativas. La Ley que reglamenta los decretos dice que el dictamen debe ser tratado en forma “inmediata”, pero no especifica plazos, lo que permite mantener congelado el texto.

 

Esta jugada inquietó a un sector opositor alejado de la mesa de negociación. Porque saben, a su vez, que en caso de dar la discusión en el recinto, podrían arrinconar al oficialismo. Para derogar un DNU, la oposición debe reunir la mayoría simple de ambas cámaras.

 

Críticas

 

El oficialismo anticipó el Plan B y, desde el inicio mismo de la reunión, se aseguró de contar con las firmas para avanzar con el dictamen de mayoría. Ante un escenario de ocho legisladores en representación propia y ocho por la oposición, el que desempata cada votación es el presidente de la Bicameral que, por este año, será de Cambiemos. Pero no alcanzó para calmar a la oposición que, durante más de tres horas, cuestionó el decreto presidencial.

 

Kosiner, por caso, sostuvo que “no está acreditado un estado de necesidad ni económica, ni social ni institucional para justificar la existencia del DNU”. El senador justicialista Daniel Lovera, por su parte, agregó que el decreto “constituye una extralimitación de las facultades del Ejecutivo y viola flagrantemente la división de poderes”. La senadora del FpV-PJ, Anabel Fernández Sagasti, rechazó también la vía alternativa propuesta por Cambiemos al considerar que “cuando presenten los proyectos de ley que anunciaron, quizás el Fondo de Garantía de Sustentabilidad de la ANSES ya esté en manos de una offshore”.

 

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *