La fuga sigue firme y en enero alcanzó los US$ 3.124 millones

Sin embargo, la megaemisión de Caputo permitió que las reservas crezcan US$ 6.389 millones

BCRA lebac vencimiento

El déficit en la cuenta corriente cambiaria en enero alcanzó los US$ 1.947 millones, según informó ayer por la tarde el BCRA en el Balance Cambiario (BC). El rojo fue compensado por el superávit de la cuenta financiera cambiaria, que trepó hasta los US$ 7.760 millones, generando una variación positiva de US$ 6.389 millones en las reservas del BCRA.

 

El BC refleja la situación del sector externo, al igual que su correlato la Balanza de Pagos del Indec. Sin embargo, el indicador del BCRA posee algunas ventajas. Por ejemplo, se registran sólo las operaciones de compra venta efectivas de billetes. Además, este indicador se da a conocer mucho más rápido que el del organismo de estadísticas oficiales.

 

Los números

 

El déficit de cuenta corriente del balance cambiario de US$ 1.947 millones fue consecuencia básicamente de los egresos netos por las cuentas servicios e ingreso primario por US$ 1.440 millones y US$ 807 millones, respectivamente, ya que se alcanzó un récord de egresos de servicios explicado principalmente por gastos de tarjeta en el exterior. La compensación llegó de la mano de los ingresos netos de los bienes por US$ 281 millones. “Este superávit en bienes fue resultado de cobros de exportaciones por US$ 5.025 millones y pagos de importaciones por US$ 4.744 millones”, aclaró el BCRA. No obstante, el número contradice al conocido también ayer por el ICA (que arrojó un rojo de US$ 986 millones) lo que implica que continúa el financiamiento del exterior en la compra de bienes.

 

El volumen operado en el mercado totalizó US$ 51.994 millones (US$ 2.363 millones en promedio diario), nivel que representó un nuevo máximo en la historia del mercado de cambios, superando en 4% el nivel del mes previo, explicado por sendos récords de las operaciones concertadas entre las entidades autorizadas, y entre éstas y sus clientes.

 

La cuenta que permitió arrojar la variación positiva de reservas fue la financiera cambiaria donde resalta la megacolocación del Ministerio de Finanzas de enero que explicó ingresos por US$ 8.925 millones. La contrapartida que redujo este resultado fue el alarmante monto al que trepó la formación de activos externos del sector privado (más conocida como “la fuga”) que llegó a los US$ 3.124 millones sólo en el mes de enero. “La cifra fue 69% superior al promedio de 2017 y 61% más alta que la del mismo mes del año pasado”, aclaró un informe de la consultora ACM.

 

 

La Inversión Extranjera Directa, tan esperada por el Gobierno, en el balance cambiario apenas alcanzó los US$ 91 millones. Por su parte, el déficit de turismo registrado en la cuenta fue de US$ 1.947 millones.

 

El BCRA realizó compras de manera directa al Tesoro Nacional por un total de US$ 3.000 millones. Por su parte, las entidades, junto con el resto de los organismos del sector público, vendieron US$ 500 millones y US$ 430 millones, respectivamente, que fueron adquiridos por clientes del sector privado a través del mercado de cambios.

 

Opiniones

 

En diálogo con El Economista, Martín Alfie (Radar) opinó que el BC muestra que Argentina tiene una posición de elevada vulnerabilidad en el frente externo. “Los elementos preocupantes (crecimiento del déficit turístico, baja entrada de flujos de Inversión Extranjera Directa y fuerte dependencia de dólares financieros) siguen presentes y no hay señales de que vayan a mejorar en el corto plazo”, advirtió el economista en jefe de Radar.

 

 

Para Guido Lorenzo (ACM), el BC mostró un reacomodamiento de carteras ya que hubo menos ingreso de divisas por carry-trade y la formación de activos externos bruta superó los U$S 5.000 millones. “Por el lado de la cuenta corriente, es una buena noticia que aún las exportaciones netas de bienes no están generando presión, pero la cuenta de servicios no cede, en particular por tarjetas”, señaló el profesor de la UBA y concluyó que “enero fue un reflejo del modelo actual: ingreso de divisas por deuda del Gobierno con cuenta corriente deficitaria que refleja algún grado de atraso cambiario”.

 

 

Tras los datos del BC se puede concluir que el sector público le está transfiriendo dólares al sector privado para pagar sus obligaciones en moneda extranjera. Esta demanda de dólares excedente del sector privado cubierta con endeudamiento público representa un serio riesgo para la economía local en el mediano plazo. El Gobierno intenta cerrar la brecha con un incremento de las exportaciones, algo que, por ahora, no estaría logrando.

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *