La Fed puede llegar a subir la tasa cuatro veces en 2018

Los miembros de la Fed ven más crecimiento y, por ende, más razones para seguir subiendo las tasas

Ayer se conocieron las actas de la última reunión de la Reserva Federal realizada los días 30 y 31 de enero de las cuales surge que los miembros de la entidad consideran que la tasa de crecimiento de la economía puede ser mayor a lo que pensaban en su encuentro de diciembre. El principal motivo es que entre ambas reuniones se aprobó la reducción de impuestos que según todos los analistas le dará un impulso adicional a la actividad. Pero también influyeron otros indicadores que muestran la fortaleza de la economía tanto en Estados Unidos como a nivel global.

 

Para la Fed, este escenario es compatible con su decisión de seguir subiendo gradualmente la tasa de interés. En los mercados se descuenta que el primer aumento se producirá en la próxima de la Fed reunión prevista para los días 20 y 21 de marzo. Será la primera que presidirá el flamante presidente de la entidad, Jerome Powell. En principio, está previsto que haya tres suba de tasas este año, pero luego de las actas conocidas ayer, no son pocos los que se preguntan si finalmente no habrá cuatro. El propio comunicado de la Fed es lo suficientemente ambiguo en ese punto como para dar lugar a las dos posibilidades. El nivel de actividad y la tasa de desempleo en el 4,1% presionarían sobre los precios y la inflación, finalmente, se ubicaría ligeramente por encima de la meta del 2%. De todas maneras, la medición de inflación que más toma en cuenta la Fed es el indice de gastos en bienes de consumo personal que se conocerá el 1 de marzo.

 

La reacción de los mercados ante las actas de la Fed fue la previsible. La tasa de de los bonos del Tesoro a 10 años trepó hasta 2,949% mientras que las acciones cayeron porque se supone que el crédito para las empresas será más oneroso.

 

También se registró una suba del dólar contra el resto de las monedas y eso suele llevar a una baja en el precio de las commodities. De todas maneras, los pronósticos sobre la evolución del dólar son variados dado que para algunos analistas tiende a subir de la mano del incremento de las tasas mientras que para otros, el deterioro de la situación fiscal estadounidense lo llevará a una devaluación.

 

Otro argumento que esbozan los que ven al dólar relativamente bajo es que ese sería el deseo de gobierno de Trump que quiere darle más competitividad al sector manufacturero y evitar que el déficit comercial se siga ensanchando. Los inversores no suelen apostar contra los objetivos del Gobierno.

 

Para un país como Argentina estas correcciones de los mercados globales tienen un efecto negativo porque deterioran la cotización de los productos que exporta y encarece el endeudamiento. Pero esos factores se compensan con la recuperación de Brasil que podría crecer 3% este año y por la expansión económica global.

 

La visión oficial

 

El titular del Consejo de Asesores Económicos de Donald Trump, Kevin Hassett, presentó ante el Congreso la visión de la economía de la Casa Blanca. En el informe de 600 páginas se sostiene que la situación de la clase media se vio afectada por la recesión pero también por las políticas posteriores de Barack Obama en particular en materia impositiva. Por otra parte, en el informe se insiste en que la economía de Estados Unidos puede crecer a una tasa de 3% por año durante la próxima década. Sin embargo, son pocos los economistas, tanto del sector público como del privado, que consideran que ese porcentaje pueda alcanzarse dada la productividad de la economía y el envejecimiento poblacional.

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *