La industria recupera lento: creció 1,8% durante 2017

Salió el EMI de diciembre, que redondeó una recuperación parcial tras la fuerte caída de 2016. Los que empujan son la construcción, los autos y el campo

 

Por Mariano Cúparo Ortiz

 

La actividad industrial recuperó algo de lo que había perdido durante el duro 2016: el Indec publicó el EMI de diciembre, que mostró una mejora de 1,8% interanual durante 2017. Como la caída en el año previo había sido de 4,6%, recuperación mediante, la actividad del sector permanece 2,9% por debajo de los niveles de 2015. Diciembre dio una suba de 0,3% contra el mismo mes de 2016 y fue el octavo resultado positivo al hilo. Pero las mejoras se fueron desacelerando hacia el final del año.

 

Apenas parcial

 

Un informe publicado ayer por Ecolatina contextualizó: “La industria acumuló un incremento que rozó el 2% en 2017. Sin embargo, considerando el retroceso de 2016 (4,6%), este sector se encuentra casi 3% por debajo de los niveles de 2015. Peor aún, si consideramos el crecimiento poblacional, la contracción industrial per cápita asciende a 5% en dos años”.
Coincidieron desde Radar: “Luego de caer 4,6% en 2016, la industria creció 1,8% en 2017 (desacelerando hacia fin de año), por lo que en el promedio se ubicó 2,9% por debajo de los niveles de 2015. La mayoría de los sectores siguen sin recuperar los niveles previos”.

 

ACM también destacó el contraste del crecimiento de 1,8% tras el 4,6%.  “La industria tuvo un buen desempeño en 2017, aunque recuperando el terreno perdido en el año 2016”. Y para lo que viene dijeron: “Proyectamos que se consolide el crecimiento para alcanzar los niveles máximos de la serie. Hasta el momento la industria está 5 puntos por deba
jo de los niveles de octubre 2015”. También desde LCG dieron su proyección para la actividad sectorial: “Para 2018 estimamos que la industria tendrá un crecimiento aproximado del 2% interanual. Dado que la construcción volverá a tener un buen año en 2018, los sectores vinculados seguirán en alza. La recuperación de Brasil y el mayor crecimiento estimado para la región podrán traccionar al sector automotriz y las exportaciones de algunos sectores. El resto encontrará mayores dificultades para crecer, aunque el giro reciente de la política monetaria y su compromiso implícito con corregir el atraso cambiario, podrían implicar cierta recuperación” .

 

Sectores

 

El 2017 cerró con algunas dinámicas que se dejaban entrever: los grandes impulsores de la industria fueron los mismos que empujaron a la actividad en general. Así, fueron clave para el sector, por la vía de la demanda, la construcción (gracias al keynesianismo de la obra pública en año electoral pero también con un componente privado creciente, que camina en forma sostenida de la mano del boom del crédito hipotecario), las exportaciones de autos y el agro.

 

Así fue que el informe del EMI publicado ayer destacó el top 5 de sectores que más crecieron: “En el acumulado del 2017, con respecto a 2016, se observan crecimientos en las industrias metálicas básicas (9,2%), la metalmecánica excluida la industria automotriz (8,5%), los productos minerales no metálicos (6,2%), la industria automotriz (5,4%) y los productos de caucho y plástico (1,5%)”.

 

En ese top 5 se ve claro: entre las industrias metálicas básicas, que crecieron muy por encima del promedio, se destacó la siderurgia, con el acero crudo incrementando al 11,3% gracias a la mejora en la demanda de la construcción y el agro (para maquinaria y otros implementos).

 

En la metalmecánica se destacó “la dinámica de los sectores relacionados con la actividad de la construcción, los rubros productores de maquinaria agropecuaria e implementos agrícolas y distintos segmentos de productos de línea blanca”, tal como señaló el Indec. Lo que sucedió en los minerales no metálicos, que se subieron al podio industrial durante 2017, no es la excepción: hacia adentro lideraron el cemento (10,2%) y otros materiales para la construcción (6,4%).

 

La industria automotriz, aunque cayó 12,7% interanual en diciembre por paradas técnicas y de vacaciones en las fábricas, mejoró 5,4% a lo largo del 2017, tras un muy mal 2016, gracias a una mejora de 10,3% en las ventas externas que, aunque diversificó los destinos dentro de Latinoamérica, todavía tiene a Brasil liderando con su demanda. El 65% de las exportaciones automotrices van hacia allá. Del lado de abajo del ranking, tal como destacó el Indec, “se regis
tran disminuciones en la industria textil (6,7%), la industria del tabaco (4,7%), la industria alimenticia (1,4%), la refinación del petróleo (1,4%), la industria química (1%) y el bloque de papel y cartón (0,2%)”.

 

Para la medición de diciembre sorprendió la textil, que tras fortísimas y continuas bajas volvió a dar suba. Lo reseñó ACM: “En diciembre de este año, el EMI fue impulsado a nivel sectorial por 7 de los 12 sectores que lo componen, en particular por la industria de metales básicas (+17,0% a/a), industria textil (13,3%), los productos minerales no metálicos (10,2%)”.

 

No derrama

 

Un debate asoma entre los datos de industria. Lo remarcó el economista jefe de Radar, Martín Alfie: en 2017 la actividad industrial creció casi 2% y el empleo cayó 1,4%. ¿Motivos? Los sectores que traccionan no son empleo intensivos (materiales para la construcción  y siderurgia) o tenían una capacidad ociosa (maquinaria  agrícola). Los sectores que caen (indumentaria, calzado y el resto de la metalmecánica) son mano de obra intensivos”. A noviembre, contra el mismo mes de 2016, según los datos publicados ayer por el Ministerio de Trabajo, la industria perdió 19.300 puestos. Ecolatina concluyó: “De esta forma, al igual que sucedió en los primeros años de la convertibilidad, la recuperación industrial no traccionó el mercado laboral, dinámica que probablemente se repita en el futuro”.

 

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *