En la industria el uso de la capacidad instalada se recupera lentamente

El Indec publicó el UCII de diciembre, que mostró una leve recuperación de 0,4 punto contra 2016

Capacidades estatales, la clave de una buena política industrial

 

Por Mariano Cúparo Ortiz

 

En diciembre la utilización de la capacidad instalada en la industria cayó más de 5 puntos porcentuales respecto a noviembre. Pero esa comparación puede dejar de a un lado potenciales ruidos generados por paradas de planta por las vacaciones (en ambos sentidos: por las que se realizaron en diciembre de 2016 en las textiles, que bajan la base de comparación y por las de 2017 en la automotriz). En la comparación contra diciembre de 2016 hay una mejora y es de 0,4 punto. De esta forma, la industria sigue mostrando alguna recuperación, tras un pésimo 2016, pero ésta continúa siendo muy lenta.

 

La que sigue traccionando a la recuperación industrial es la construcción, especialmente a partir de su componente de obra pública, dando un tirón de demanda (fue año eleccionario). Aunque también tironea la privada, de la mano de la política crediticia, que a través de las UVA tuvo un boom hacia fines del 2017. El agro fue otro sector importante, vía demanda, para el sector.

 

 

Es recuperación

 

El dato que publica todos los meses el Indec en su Informe de Utilización de la Capacidad Instalada en la Industria (UCII) es interesante para ir observando el nivel de recuperación que va mostrando un sector clave en materia de empleo. Viene muy golpeado, aunque evidenció haber tocado piso y ahora todos los indicadores volvieron a subir, aunque lejos de los niveles previos a la caída.

 

El amplio margen para seguir mejorando en la utilización de una capacidad ya instalada, como destaca el economista Diego Giacomini, da cuenta de que todavía hay margen para recuperar. Y se podrá hablar de crecimiento del sector cuando las capacidades instaladas crezcan.

 

Entre los sectores de la industria que en diciembre lograron mostrar un uso de la capacidad existente mayor a la del mismo mes del 2016 se encontraron “los productos textiles, la refinación de petróleo, la industria química, los productos minerales no metálicos, las industrias metálicas básicas y la industria metalmecánica excluidos los automotores”.

 

La que sigue traccionando a la recuperación industrial es la construcción, especialmente a partir de su componente de obra pública

 

La textil

 

Entre ellos, los textiles encuentran una explicación que no permite festejar demasiado, ya que es una cuestión más estadística. La dio el propio Indec: “Según fuentes consultadas, el crecimiento interanual observado en diciembre de 2017 en la producción de hilados de algodón está influido por el bajo nivel de comparación del mes de diciembre de 2016 a partir de las paradas de planta y vacaciones del personal que afectaron los niveles de producción del último mes del año pasado”. Aun así, también jugaría una mejora en la demanda. En las textiles la utilización de lo instalado está en 55% (en noviembre, sin vacaciones, era 60%). Es decir, por debajo del promedio.

 

Empuje vía demanda

 

El buen desempeño de la construcción (logró superar los niveles pico de 2015) y el agro tironearon vía demanda a los otros rubros que lograron mejorar su uso de la capacidad instalada desde fines de 2016: la industria química, los productos minerales no metálicos, las industrias metálicas básicas y la industria metalmecánica excluidos los automotores.

 

“El incremento en los pedidos por parte de la actividad de la construcción y del sector agrícola impulsan el aumento en el uso de la capacidad instalada tanto en las industrias metálicas básicas como en la industria metalmecánica excluida la automotriz, en diciembre de 2017 respecto del mismo mes del año anterior”, señaló el Indec. A la vez, las metálicas básicas, en particular la siderurgia, es una buena demandante para la industria química, otra de las que mostró recuperación interanual. Y ahí también colaboró el buen desempeño de los agroquímicos. Diciembre fue un buen mes para los fertilizantes, aunque el mismo mes de 2016 había dejado una baja base de comparación por las paradas de vacaciones.

 

Además la construcción fue gran protagonista del buen momento relativo de los minerales no metálicos: “Crece en la comparación interanual de diciembre de 2017, respecto del mismo mes del año anterior, impulsada por la actividad de la construcción, con buenos desempeños en las producciones de cemento y de otros materiales para la construcción”. Incluso en el rubro de la refinación del petróleo la construcción, que en diciembre alcanzó uno de sus valores más altos del año (86,3%), la demanda para la producción de asfaltos jugó su papel.

 

Hay camino

 

En la semana la Jefatura de Gabinete celebró la mejora de la producción industrial durante 2017. Afirmó: “Registró en 2017 su mayor suba desde 2011, con muy buenos datos en bloques como la industria automotriz, la metalmecánica y las metálicas básicas”. Lo cierto es que al cerrar 2017 todavía seguía 2,9% debajo de los niveles de 2015.

 

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *