¿Cuáles son las dinámicas internas de la recuperación del empleo?

Un informe de Invecq puso la lupa en la mayor dinámica del trabajo asalariado privado, la estabilización de la industria y la gran demanda de monotributistas

 

Invecq vio una de cal y otra de arena para la dinámica que viene mostrando la generación de empleo que se dejó entrever en los datos que publicó el Ministerio de Trabajo durante la semana pasada. Por un lado, tal como destacó la consultora, la cantidad de puestos de trabajo sigue por debajo de los que existían en el pico de 2015. Por el otro, la dinámica viene mostrando rasgos positivos. Es decir: aunque sigue del lado de adentro del pozo, al menos viene recuperando y está cerca del borde.

 

Ahí la consultora marcó la diferencia entre lo que es un crecimiento, que se da cuando la economía comienza a mostrar variaciones por encima de las capacidades ya alguna vez logradas, y lo que es una recuperación, que es cuando recién se está volviendo a alcanzar aquellos niveles pico de capacidad existente.

 

Recuperación

 

Así, Invecq explicó su visión de la coyuntura en cuanto al nivel de empleo: “Los números del mercado laboral formal, asalariado y privado aún dan cuenta de una etapa de recuperación. Sin embargo, dada esta realidad, la tendencia que dibujan los últimos datos son promisorias. En primer lugar, el empleo asalariado privado viene aumentando a una tasa positiva estable desde hace ya varios meses, e incluso ha superado a la generación de empleo público. En segundo lugar, al hacer un análisis sectorial, se observa que aquellos sectores más golpeados, como el industrial, empiezan a mostrar los primeros signos de estabilidad en la demanda de trabajo”.

 

La cantidad de puestos de trabajo asalariado sigue por debajo de los que existían en el pico de agosto de 2015

 

Y efectivamente el empleo industrial, en el que se destacan los mejores salarios, tras una fuerte destrucción de puestos, ahora parece haber logrado tocar su piso en esa caída. Y en paralelo los puestos en el sector servicio continúan creciendo.

 

Las dinámicas

 

Sobre el empleo asalariado formal privado, Invecq puso los números de la semana pasada en perspectiva y afirmó, mirando la serie desestacionalizada: “En noviembre del 2017 el número total de asalariados formales privados ascendía a las 6.250.000 personas, lo que implica un número 0,2% menor a los 6.260.000 millones que alcanzó en el máximo de agosto 2015”.

 

Sumando a otros sectores (el público y el privado no asalariado), la consultora  observó dos dinámicas contrapuestas. Por un lado, se aprecia que el tipo de trabajo más dinámico fue el trabajo privado no asalariado, “con un crecimiento interanual del 5%, al contabilizar 137.018 trabajadores más que en noviembre de 2016”. Por el otro, una que el informe publicado ayer calificó como positiva: “Mientras que desde el año 2012 el segundo tipo de trabajo más dinámico había sido por lejos (e incluso en muchos meses había sido el primero) el empleo público, desde hace ya varios meses la generación de empleo asalariado privado ocupa este lugar, dejando al empleo público como el elemento menos dinámico”.

 

Y detalló: “A noviembre del año pasado, los asalariados privados crecieron a una tasa mensual del 0,1% e interanual del 1,2% sumando, en un año, 77.160 nuevos asalariados. Por su parte, el sector público se muestra estancado desde el mes de octubre respecto a los meses precedentes y de forma interanual sumó solo 39.000 empleos nuevos al mes de noviembre 2017”.

 

“Sin embargo, es cierto que el tipo de demanda privada es, hasta el momento en su mayoría, de trabajo no asalariado, es decir, con una mayor inestabilidad”, ahondó.

 

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *