BCRA sin margen: el IPC de enero dio 1,8% y el de febrero daría 3%

Los precios subieron 1,8% y dejan poco margen para que el BCRA baje tasas en su próxima reunión

Comenzó un nuevo año, y la tenaz inflación sigue alta. Ayer, el Indec informó que el IPC Nacional aumentó 1,8% en enero y 25% contra enero de 2016. La famosa “desinflación” no se consolida y crece la preocupación en el Gobierno. Más teniendo en cuenta que el crecimiento pierde impulso y, así, la alta inflación se vuelve menos tolerable para el gran público. El BCRA, a su vez, queda con poco margen para seguir bajando sus tasas de política monetaria (si no quiere quedar en offside) y se exhibe su incapacidad para guiar expectativas hacia abajo. Y, sobre todo, para bajar la inflación observada. Con ajustes de precios relativos en el horizonte (dólar y tarifas), 2018 será, una vez más, un año con alta inflación. Así, Argentina consolida su membresía en un exótico club global: el de los países que tienen inflaciones superiores a 5% (y por mucho).

 

La inflación de enero estuvo impulsada por todos los rubros y sólo uno registró “deflación” (indumentaria), pero por un motivo estacional: la liquidación de la temporada primavera-verano. Además de los aumentos ya conocidos y previsibles, sorprendió (para mal) la suba de 2,6% en alimentos y bebidas, el rubro preponderante en las canastas de consumo populares.

 

Asimismo, como se observa en la tabla, hubo cierta dispersión regional: los precios subieron 2,6% en la Patagonia y 1,5% en Cuyo. En GBA, escalaron 1,6%.

 

Febrero y después

 

Febrero no pinta mejor y el riesgo, ciertamente, es hacia el alza, dado el movimiento del dólar, que ya impactó en los mayoristas, que “volaron” 4,6% en enero. Además, según recuerda LCG, impactará la primera suba de transporte (+33% promedio), el primer aumento de electricidad (+30%), el nuevo ajuste de prepagas (4%), telefonía celular y la suba extendida de combustibles (2,5%). Esos son los ajustes anunciados hasta el momento. Todos juntos, dicen, “garantizan un piso de 2,4% mensual”. Sin embargo, por las demás subas, dicen en LCG, “esperamos una aceleración de la inflación a niveles del 3% mensual en febrero”, concluyen.

 

Así las cosas, el primer semestre pinta muy complejo. “A partir de los aumentos previstos para regulados, cierto traslado a precios de la corrección cambiaria y factores estacionales sobre otros precios (por ejemplo, educación en marzo), estimamos que la primera mitad del año cerrará con una inflación acumulada de 11,8%”, dice LCG. Es decir, más de 70% de la meta en solo el 50% del 2018. Vale recordar que en abril aumentará el gas y que el transporte seguirá escalando, así como tampoco se descartan nuevos ajustes en naftas, y sus efectos de “segunda ronda”.

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *