El BCRA deberá mantener las tasas por la alta inflación

El mercado cree que, por la inflación y el dólar en alza, no están dadas las condiciones para un relajamiento

La autoridad monetaria decidirá mañana martes acerca de las tasas de interés. En su tradicional reunión del Consejo de Política Monetaria, los seis miembros del board de la entidad seguramente decidan mantener sin cambios la tasa de referencia en 27,25%. Así es la percepción que existe en el mercado financiero teniendo en cuenta que la inflación para el mes en curso es muy elevada, y que no están dadas las condiciones para continuar relajando las tasas.

 

La entidad conducida por Federico Sturzenegger redujo en dos oportunidades las tasas en 2018. Todas en enero, y como consecuencia del cambio en las metas de inflación. Terminó reduciendo en total 150 puntos básicos en las dos reuniones mensuales que se realizaron en enero (75 puntos básicos cada una). Pero ya en febrero y con el dato del Indec de un IPC de 1,8% para enero y expectativas alcistas de los precios por la batería de aumentos dados este mes, Reconquista 266 detuvo su baja de tasas en la anterior reunión.

 

La autoridad monetaria alegó que había señales mixtas con los precios y que, dado el incremento de las expectativas de inflación, había que actuar con cautela. Lo cierto es que febrero se encamina a mostrar un aumento de precios del orden del 2,5% según las consultoras, lo que le restaría margen al BCRA para seguir bajando tasas.

 

De hecho, en el mercado financiero estiman que tampoco podrá relajar su política monetaria durante marzo. Algunos estiman que recién en abril podría empezar a buscar oportunidades para seguir recortando la tasa real, un mandato que Sturzenegger se propuso cuando empezó este sendero de reducción del 10% de tasa real positiva a un estimado de 6% en la actualidad.

 

De todas formas, los especialistas del mercado no están tan convencidos de que el BCRA vaya a esperar tanto. Se vio en los comunicados anteriores que el BCRA ignoraba muchos de los cuestionamientos que le hace el mercado y, con muy pocos argumentos, bajaba la tasa. Eso se vio en enero, cuando la economía venía de una inflación del 3,1% en diciembre y el BCRA empezó a cortar tasas sólo porque le habían cambiado la meta.

 

Ahora, ese objetivo del 15% luce poco alcanzable teniendo en cuenta que el mercado tiene expectativas del 20% para este año y recalculando al alza. La suba del dólar tampoco contribuye a que el BCRA pueda bajar las tasas, ya que de esta manera se perdería casi el único ancla que tiene la economía. Todas las miradas estarán puestas, si no hay sorpresas, en el speech hacia adelante que muestre el BCRA y la ruta de las tasas en Argentina.

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *