El acto de mañana divide a los distintos sectores del PJ

El peronismo bonaerense acompaña la movilización impulsada por Moyano; no así el nacional. El presidente del partido en la Ciudad quitó su apoyo

 

Si en la CGT no hay una postura unificada y sobran las declaraciones cruzadas respecto de la marcha convocada por el dirigente Hugo Moyano para mañana, en el peronismo la situación parece tener su reflejo. El PJ nacional tomó distancia de la marcha, el peronismo bonaerense dará su presente mientras que el porteño se divide entre la quita de apoyo de su presidente, Víctor Santa María, dirigente a su vez de los trabajadores de edificios y firmante del documento de Mar del Plata que le diera impulso, y buena parte de sus dirigentes, que le dieron respaldo abiertamente.

 

En el PJ nacional lo que parece imponerse es la ausencia de pronunciamientos taxativos. Su presidente José Luis Gioja no está lejos de su núcleo organizador, pero no quiere enemistarse con el peronismo territorial del interior. Sobre todo, con el grueso de los gobernadores, que miran de reojo la convocatoria y algunos la critican abiertamente. Consideran que sería forzar un nuevo punto de tensión en un momento en el que prefieren la calma, por más que el partido esté lejos de tener posiciones unificadas y mucha actividad interna. O por eso mismo.

 

En el peronismo bonaerense, contrariamente a lo que se pensaba hace una semana, las cosas parecen más claras. Ayer, su mesa directiva decidió apoyar la marcha y difundir un documento con sus argumentos. “El 21 febrero, los trabajadores quieren hacerse escuchar”, dice el comunicado en su primer párrafo. Y agrega: “El gobierno de (Mauricio) Macri pretende que las organizaciones de trabajadores firmen convenios colectivos de trabajo con menos derechos y paritarias que vayan por debajo del aumento de precios. Una reforma previsional que disminuye el poder adquisitivo de los jubilados y pensionados es la frutilla del postre de un ajuste brutal sobre el bolsillo de la gente”. Y le pide al Gobierno que cambie el rumbo. La nueva conducción partidaria, con el intendente de Merlo, Gustavo Menéndez, a la cabeza, parecía “observado” por no ser tan crítico con el gobierno de Macri y, sobre todo, con el de la gobernadora María Eugenia Vidal.

 

El PJ porteño, en tanto, se mostró zigzaguente. Santa María le dio el guiño original a la movilización, pero luego le quitó el apoyo, caracterizando la medida como “sectorial”. No obstante, son numerosos los dirigentes medios y con visibilidad del peronismo de la Ciudad que ya adelantaron que participarán de la protesta.

 

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *