En el 1º cuatrimestre se podría superar más de la mitad de la meta

Las expectativas para la interanual de diciembre volaron alto y llegaron a 19,4% ¿Qué debe hacer el Gobierno con la tasa?

 

Las expectativas de inflación volvieron a ser lapidarias con el Gobierno. El mercado, a través del REM del Banco Central, cree que el IPC de este año cerrará en 19,4%, casi cinco puntos más que la meta revisada por la Jefatura de Gabinete y el ministerio de Hacienda a fines de diciembre. El fracaso en contener las expectativas, exacerbado por una baja de tasas en el peor momento del año en término de precios, produjo lo obvio: que el objetivo oficial (que además quiere ser ancla para las paritarias) está completamente desactualizado.

 

Con una inflación en torno al 2% en enero, algo que ratificará el jueves 15 el Indec, el Gobierno se arriesga a quedar en off side a pocos meses de iniciado el año. Según cálculos de Gabriel Caamaño, de Consultora Ledesma, suponiendo el mencionado porcentaje de suba de precios para el primer mes de año, es muy probable que en el primer trimestre la inflación acumulada esté en torno al 5,91% y 7,82% si se calcula el primer cuatrimestre. “Te comerías más de media meta en cuatro meses”,explicó.

 

El mercado vislumbra una baja de tasa de política muy gradual, ubicando la expectativa de febrero en 27%

 

Lo cierto es que la dinámica inflacionaria viene muy complicada y no hay motivos para creer que se está encauzando la situación. Según Elypsis, una de las consultoras más escuchadas en Casa Rosada y el Central, la inflación que excluye a los regulados llegó a 2,1% en enero. Gabriel Zelpo, el economista jefe, señaló que el salto se produjo principalmente por los aumentos en alimentos, carnes y aceites. La “núcleo”, de esta manera, crece desde el 1,6% de diciembre. Esto complicaría ya no solo las metas de este año en torno al 15% sino que pondría en tela de juicio el proceso de “desinflación” tal como viene pregonando el Ejecutivo.

 

Para febrero, Elypsis espera una inflación cercana al 2,3% para el índice nacional. Esto se explicaría, dicen, principalmente por la incidencia restante de combustibles (cuyo aumento fue muy sobre el final del mes pasado), los aumentos espera dos en electricidad (18% con una incidencia de 0,5 puntos), prepagas que subirá 4% y el alza de transporte público en torno al 15% con un peso en el índice del 0,15 puntos contemplando la implementación del sistema multimodal.

 

¿Qué debería pasar con las tasas? En una situación normal, el Central tendría que subirlas. Claramente eso no va a pasar. Ahora, la apuesta de los economistas con respecto a lo que será la reunión del 14 de febrero tiene un final abierto. “Con esa aceleración de las expectativas de inflación que marcó el REM para 2018 y la inflación de alimentos, el BCRA no puede bajar la tasa si se quiere mantener la credibilidad en la meta del 15% usada como marco de referencia para negociar paritarias sin cláusula gatillo”, dice Federico Furiase, director de EcoGo.

 

“La suba de la meta de inflación, la baja en la tasa, la suba del dólar y la incertidumbre en torno a la credibilidad del BCRA en el manejo del ancla nominal frente a la meta del 15% terminaron corriendo las expectativas de inflación”, agregó. Desde la consultora ACM afirman que si bien la expectativa de inflación subió en 2 puntos la tasa de política monetaria disminuyó 150 unidades desde el cambio de metas, la tasa real de interés considerando la inflación núcleo se ubica en torno a 7% (tres meses vista) y 10% (doce  meses vista). “Sostenemos que a pesar de haber sido excesivamente prudente en las últimas dos decisiones de tasas, aún le queda espacio para hacer un recorte significativo en la próxima decisión de tasa de política monetaria del miércoles 14 de Febrero para llevar la misma a un nivel del 3%-5%, similar al que apuntaba Sturzenegger en el IPOM del 18 de abril de 2017”, se juegan.

 

De todas formas, el mercado vislumbra una baja de tasa de política muy gradual, ubicando la expectativa de febrero en 27%, cuando ya se encuentra en 27,25%, tomando como referencia al REM. Asimismo, en marzo se espera un recorte de apenas 50 puntos. “Habrá que ver en este sentido el sesgo que adopte el BCRA en las próximas decisiones de tasa para ver si prioriza achicar el ‘gap de credibilidad’ que se encuentra en 4 puntos o si bien le da prioridad a llevar las tasas reales a niveles más bajos que sean más acordes al resto del plan del gabinete económico”, señalaron.

 

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *