Con la necesidad de seguir contractivo, mañana el BCRA no bajaría mucho la tasa

El BCRA tomará mañana otra decisión de política monetaria y, una vez más, tiene poco margen para aflojar tasas

Tercera etapa del desarme de Lebac: las 5 medidas del BCRA

 

Por Mariano Cúparo Ortiz

 

Mañana el BCRA volverá a tomar una decisión respecto a la tasa de política monetaria, que en lo oficial sigue siendo la del centro del corredor de pases a 7 días. Con un primer cuatrimestre que promete un IPC no consistente con la meta de 15% de inflación para el 2018, y con el antecedente reciente de la aceleración inflacionaria de diciembre (en la general y la núcleo), los analistas no esperan una baja sustancial. Según el grueso de los pronósticos, quedaría quieta o daría otra baja testimonial de 25 o 50 puntos básicos.

 

Poco margen

 

Así lo remarcó el analista de la consultora ACM, Guido Lorenzo: “Con la aceleración de la inflación núcleo de diciembre y un primer cuatrimestre agitado en términos de inflación, no creo que el BCRA vaya a bajar la tasa”. En general hay coincidencia en eso, aunque una potencial baja pequeña, en el orden de lo testimonial, también es posible.

 

El director de Eco Go y profesor de la Maestría en Finanzas de la UTDT, Federico Furiase, sostiene que “si el gobierno quiere anclar paritarias al 15%, sin cláusula gatillo, entonces el BCRA no tiene margen desde el lado de la inflación para seguir bajando las tasas e impulsar al dólar mientras se suben tarifas, se negocian los mencionados salarios y se remarcan precios al nuevo dólar”.

 

Con este escenario de primer cuatrimestre con precios acelerando, empujados por los incrementos tarifarios, justo de cara a las paritarias, que acarrearán lo que pretendan recuperar los gremios en materia de salario real (si bien en 2017 recuperaron tras la caída de 2016, contra el 2015 continúan por debajo), con semejante panorama para Furiase el BCRA mantiene la tasa en 28%. “La inflación general promedio del primer cuatrimestre va a estar por arriba del sendero consistente con la meta del 15%. Mi escenario base es que mantiene la tasa. Una alternativa es que la baje en 25-50 puntos básicos”.

 

Para Balanz Capital, el mercado está previendo que esa baja de 25-50 puntos básicos será un hecho: “Los inversores locales de renta fija están afilando sus lápices, con el objetivo de anticipar una posible reducción de la tasa de política monetaria el próximo 23 de enero, por parte del BCRA. En los últimos dos días, está empezando a verse una pequeña inclinación hacia un leve recorte de la tasa de referencia desde 28% a 27,5027,25%”.

 

Los indicios para esa previsión son: en el mercado secundario las Lebac más cortas cayeron 30 puntos entre el miércoles y el viernes (cerraron en 27%, es decir 0,25 punto contra los pases pasivos a 7 días). Algo similar se ve en los call interbancarios y los pases a 1 día del BCRA, que mostraron bajas.

 

Complejidades

 

La inflación acelerando y las expectativas altas dan una pauta de poco margen a la baja. Sin embargo, el volantazo que pegó el Gobierno en su lucha antiinflacionaria, en aquel recordado Día de los Inocentes, cuando se planteó una meta de 15%, más accesible, es tomado por muchos como un indicio de que ese margen bajista crece. Sin embargo otros destacan que, sea como sea, las expectativas están por encima de ese 15% que el Gobierno se planteó para la interanual de diciembre (el último dato del REM prevé una de 17,4% y el de la UTDT una mediana de 20% y un promedio de 29,1%) y que por ende no hay tal margen.

 

Furiase opinó: “Vamos hacia un proceso de baja de tasas muy gradual y en cuotas, que permita sostener la demanda de dinero y alcanzar los objetivos buscados a través de la flexibilización de las metas de inflación, que son una menor tasa real requerida, un mejor tipo de cambio real para las exportaciones y un desarme gradual de Lebac que permita financiar parte del déficit fiscal y el crédito al sector privado en pesos”.

 

Los nuevos juegan

 

Hasta ahí lo de siempre: una baja de la tasa puede redundar en una salida al dólar e inflación, en un contexto de IPC y expectativas altos. Pero otros factores nuevos también juegan. El Gobierno lanzó las Leliq, esas nuevas Letras del Central a 7 días, similares a los pases pero sin pago de ingresos brutos y con la posiblidad de sacarlas a jugar al mercado secundario (sólo bancario). Si la Leliq llegara a reemplazar a los pases, otra alternativa es posible mañana.

 

Dijo Furiase: “Ahí puede que baje la tasa de los pases, que se van desarmando, y se mantenga la tasa de la Leliq, pero aun así seguirá el sesgo contractivo vía tasa de Leliq”. Es decir: que incluso si mañana hay baja, no necesariamente significará un sesgo expansivo.

 

Otro factor juega a la hora de prever qué hará el BCRA en política monetaria y genera discusión: la tasa de las Lebac de más largo plazo van bajando, con la aparente finalidad de que se dé un salto de Lebac a Letes. Las discusiones ahí son en torno a la pregunta de si semejante decisión sería inflacionaria, por la emisión que implica, o no. Promete seguir.

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *