Tras tensa negociación, hubo acuerdo entre Macri y los gobernadores

A excepción de San Luis, los veintitrés distritos firmaron el “Consenso Fiscal” propuesto por el Gobierno

 

Por Mariano Espina

 

El presidente Mauricio Macri pudo cerrar el acuerdo con los gobernadores. Una carpeta de 61 puntos concentrados en seis capítulos bajo el título “consenso fiscal”. Fue en la Casa Rosada, y tras retomar el encuentro del pasado jueves, que había quedado en cuarto intermedio. La intención del Gobierno era finalizar la jornada con la firma de un documento y una conferencia de prensa que cuente con la participación de los gobernadores. Otro desplante no iba a ser permitido. Se logró, pero para ello fue necesario postergar la resolución de algunas discusiones, aunque con fechas para resolverse. Sólo una provincia no aceptó adjuntar la firma: San Luis.

 

Los puntos principales del acuerdo alcanzado entra la Nación y las provincias están enfocados a emprolijar las cuentas a través del proyecto de responsabilidad fiscal; eliminar la litigiosidad entre las jurisdicciones y bajar impuestos distorsivos (como ingresos brutos y sellos). Otros dos puntos importantes consisten en acompañar la reforma al régimen previsional y la modificación del impuesto a las Ganancias, que configura un nuevo mapa alrededor de los recursos coparticipables y el Fondo del Conurbano.

 

La llave

 

Retirar las demandas, a cambio de una compensación, fue el punto conflictivo cuya resolución fue la clave para lograr el acuerdo. Sin contar la de la provincia de Buenos Aires, tema aparte, se trata de 57 juicios iniciados por las provincias ante la Corte Suprema contra la Nación. Con un monto que ronda, en total, los $350.000 millones. Demandas que están vinculadas a recuperar el 15% de la coparticipación que fue quitado en 2006. El Gobierno no solo exigía que los gobernadores desistan de los reclamos iniciados sino también en aquellos casos en los cuales el Máximo Tribunal ya había dictaminado una sentencia. Es lo que sucede con Santa Fe y San Luis, que recibieron fallos favorables en noviembre de 2015.

 

El modo de compensación será el siguiente: para todas las provincias y la CABA –excluyendo a la PBA– se emitirán bonos por $5.000.000 millones el año próximo y $12.000.000 en 2019 que serán distribuidos “entre las jurisdicciones que aprueben el Consenso”. La compensación deberá ser “invertida en infraestructura sanitaria, educativa, productiva, de vivienda o vial”.

 

Para los juicios con sentencias firmes (San Luis y Santa Fe) hay un plazo que rige hasta el 31 de marzo del año siguiente para acordar el monto y la forma de pago. Desde el Gobierno santafesino aseguraron que en Nación se comprometieron a pagar la deuda, solo restará definir los detalles del cómo. “San Luis es un enigma”, reconocen en Casa Rosada, pero aseguran que hay tiempo y confían en que Alberto Rodríguez Saá, o algún emisario, se acercará a colocar la firma.

 

Disputa bonaerense

 

Por desistir de la demanda que la provincia de Buenos Aires había iniciado para recuperar el Fondo del Conurbano, la gobernadora, María Eugenia Vidal, recibirá $21.000 millones el año entrante y $44.000 millones en 2019. El monto se irá luego actualizando según la inflación. El trato hacia la provincia era uno de los puntos que irritaba a los gobernadores, que no invitaban a Vidal a las cumbres entre mandatarios. Se resolvió al destrabarse la conflictiva disputa por el Fondo del Conurbano y al acordarse la cifra final que recibirá la PBA.

 

La “salida política” a esta pelea se da a partir de la derogación del artículo 104 del impuesto a las Ganancias, que deberá ser aprobado por el Congreso. Ese artículo era el que establecía el techo de la PBA y distribuía entre todas las provincias el Fondo del Conurbano. Con la modificación se amplia la masa coparticipable, lo que exige a su vez que se designen otros recursos para financiar a la Anses (sería mediante el impuesto al Cheque).

 

Se cubrirá a su vez el déficit de las provincias cuyas cajas previsionales no fueron transferidas. Son doce, pero los detalles aún no se resolvieron, es otro de los puntos cuya negociación continuará en las próximas semanas.

 

La reforma laboral no formó parte de la negociación entre las provincias y la Nación. Pero si la previsional, se acordó aplicar el nuevo sistema de actualización de haberes: se ajustarán trimestralmente “garantizando aumentos por encima de la inflación”.

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *