Hombro cabeza hombro: por la tasa, la plata se va del riesgo

Las altas tasas de las Lebac y el tenor de la reforma impositiva desalentó a los inversores, que siguen saliendo de las posiciones riesgosas y se van a otras más conservadoras

 

Con la expectativa de que el Indec anuncie mañana que la inflación de octubre fue del 1,5%, y con varios economistas advirtiendo que noviembre y diciembre vendrá con índices inflacionarios altos, la aspiradora de las altas tasas de las Lebac y el proyecto de reforma impositiva enviado por el presidente Macri al Congreso terminaron por secar el mercado financiero, que operó con un bajo volumen de negocios en activos de riesgo, y con los inversores apoltronándose en posiciones más conservadoras.

 

Mientras el ómnibus tributario viajaba al Palacio Legislativo, todo el mercado estaba concentrado en adivinar qué ocurrirá con la licitación de Lebac. El test que enfrenta Federico Sturzenegger no parece ser muy complejo: el Central encarará el menor vencimiento de títulos en siete mesas, ya que deberá renovar Letras por $ 379.000 millones, el monto más chico desde marzo. Y, según los negocios que se hicieron en las últimas tres ruedas, las tasas que se pueden mover en este llamado estarán entre el 28,75% anual (último valor fijado como tasa de política monetaria) y el 30,2% anual en las operaciones con Lebac en el mercado secundario.

 

Probablemente anticipándose a lo que pueda ocurrir con las Lebac en Reconquista 266, los bancos movieron las tasas con las que premian a los plazos fijos, y lo hicieron de manera particular: bajaron los tipos para las colocaciones de dinero grande (hasta el 22,75% anual para depósitos de más de $ 20 millones y hasta el 22,2% para depósitos de más de un millón), al tiempo que subieron de 20,4% a 20,7% las tasas para los plazos fijos minoristas.

 

Con semejantes tasas de interés y con el contenido del paquete tributario que empezará a negociarse en el Congreso, el mercado de títulos argentinos confirmó un clásico hombro cabeza hombro, con el precio de los bonos bastante más castigados, pero con las acciones (que están exentas de las variaciones tributarias) también opacadas tras un año ciertamente espectacular.

 

Con semejantes tasas y con el contenido del paquete tributario que empezará a negociarse en el Congreso, el mercado de títulos argentinos confirmó un clásico hombro cabeza hombro, con el precio de los bonos bastante más castigados, pero con las acciones también opacadas tras un año ciertamente espectacular

 

Con un muy alto volumen negociado, los títulos públicos argentinos sufrieron hoy su novena rueda de bajas consecutivas. El 73% de lo operado en bonos se transó en tres papeles: AY24 50%, DICY 18% y DICA 5% y, con esa estructura, los bonos achicaron en promedio otro 0,3%. En los extremos, se registraron subas del 1% al 4,4% para los bonos TVPY, TVPA, PARAD, TVPYD, TC20, BDC20, L2F8D, BDC19, BD2C9 y TVPP. Y bajas del 1% al 4,3% para los bonos CUAP, TVPAD, DIY0, DICP, AMX9, BPLD, L2DG8, TJ20, TVPE, DIP0, AM20, PARP, BPLDD, DIA0D, LTDJ8 y AA25D.

 

Donde el dinero prácticamente cayó a la mitad fue en el negocio bursátil. La plata se fue con las Lebac y la Bolsa de Buenos Aires operó hoy apenas $ 397 millones, la mitad de lo que se venían negociando en las últimas ruedas.

 

El 70% de lo operado en acciones se transó en 16 papeles: Pampa Energía reunió el 10% del total operado, YPF el 8%, G.F. Galicia el 7%, Petrobras Brasil el 6% y Loma Negra, Macro, Phoenix y Cresud el 4% cada una. Con ese marco, el índice Merval de papeles líderes tuvo su cuarta baja al hilo, con una pérdida del 1,35%.

 

La plata se fue con las Lebac y la Bolsa de Buenos Aires operó hoy apenas $ 397 millones, la mitad de lo que se venían negociando en las últimas ruedas

 

En los extremos se vio un salto del 53% para Edesal, del 11% para Domec, del 7% para Indupa y del 1% al 5,6% para Celulosa, Metrogas, Comercial del Plata, Mirgor, Camuzzi y Repsol. En el lado oscuro, hubo un desplome del 8,7% para Polledo y caídas del 3% al 6,5% para Caputo, Longvie, Hipotecario, Petrobras Argentina, Quickfood, Juramento, Dycasa, Patagonia, Phoenix, Boldt, Francés y Macro.

 

Y lo particular del caso es que los ADR argentinos que cotizan en Nueva York estuvieron todas para abajo, sin ninguna excepción, con retrocesos del 1% al 2,3% para IRSA I, Francés, Macro, Pampa E, Telecom, Cresud, Petrobras Argentina, Nortel, Galicia, Edenor y Bunge.

 

Esta baja en la Bolsa de Buenos Aires se concretó con una suba del 0,1% en los índices de la Bolsa de Nueva York, alza del 0,4% en la de San Pablo y merma del 0,1% para la de México, con un duro resbalón en la Bolsa de Tokio y debilidad general en las bolsas europeas.

 

El mercado de cambios no arrojó demasiadas novedades (mañana habrá una reunión importante entre jefes de bancos centrales y puede haber noticias). El dólar oficial subió 1 centavo hasta $ 17,82 y el blue saltó 10 centavos hasta $ 18,08, con el mayorista un centavo arriba, hasta $ 17,53. Medidos en pesos, el euro subió 2 centavos hasta $ 20,42, el real cedió 4 centavos hasta $ 5,34 y la libra bajó 12 centavos hasta $ 22,95. Y en el exterior la divisa tuvo una leve suba contra casi todas las monedas: estuvo más firme contra la libra, el real y sobre todo el mexicano.

 

Por último, en las commodities el petróleo se mantuvo sin cambios en US$ 56,70 por barril. Se observó una leve mejora del 0,2% para el oro y del 0,6% para la onza de plata. También hubo buen clima en metales básicos: el níquel subió 3,3%, el cobre 1,5% y el aluminio 0,4%. Chicago estuvo en rojo, con caída del 1,7% para el trigo, del 1,4% para la soja y del 0,4% para el maíz. Y la parte más rebuscada del día se volvió a repetir con las criptomonedas, donde siguen los problemas informáticas y el bitcoin, muy inestable, volvió a registrar una nueva baja del 12%.

 

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *