Tarifas le agregarían entre 1,5 y 1,9 puntos al IPC de diciembre

Según un informe de la Fundación Capital, la inflación del 2017 cerrará en 23,5% (más de 6 puntos por encima de la meta del BCRA)

 

Se viene diciembre y con él los incrementos tarifarios de gas y electricidad. Se avecina entonces un capítulo anunciadamente difícil para la lucha antiinflacionaria del Gobierno. Esta semana el BCRA le dio un respiro a la tasa y la dejó quieta, tras la suba de 2,50 puntos. Pero hay coincidencia entre analistas: los tarifazos acelerarán al IPC de diciembre, posiblemente al 2% o más (el año cerraría en 23,5%) y le meterán efectos de segunda ronda a los primeros meses de un 2018 que tiene mucho de incógnita.

 

El escenario que se viene es complejo. Acá un mapa: gracias al retraso en las subas de gas y electricidad, noviembre no tendría grandes aceleraciones. Diciembre rondaría el 2% y dejaría un reguero de combustible sobre los precios de principios de 2018. Febrero y abril tendrán nuevos tarifazos que podrían llevarla a niveles de 2% otra vez. Para colmo, se le puede sumar un aumento de entre 70% y 100% al transporte aun no confirmado por el Gobierno. Y a todo eso se le agregan las paritarias, que ocurrirán con ese contexto de principios de año, y “unas expectativas aun elevadas”, tal como afirmó un informe de Fundación Capital (FC), que lidera Martín Redrado.

 

Con todo, las metas de 2018 parecen tan imposibles de lograr como pareció, a lo largo de todo el año que está terminando, con las de 2017. Para alcanzarlas, la núcleo debería desacelerar como nunca lo hizo hasta ahora bajo la solitaria política monetaria del actual BCRA.

 

Impacto tarifario

 

El informe de FC calculó, para ir previendo cómo terminará la dinámica de precios del 2017, el impacto que tendrán el gas y la electricidad (entre otros incrementos regulados y estacionales que se esperan) sobre el IPC Nacional de diciembre.

 

Acá un mapa: gracias al retraso en las subas de gas y electricidad, noviembre no tendría grandes aceleraciones. Diciembre rondaría el 2% y dejaría un reguero de combustible sobre los precios de principios de 2018. Febrero y abril tendrán nuevos tarifazos que podrían llevarla a niveles de 2% otra vez

 

“El último mes del año es de por sí estacionalmente alto, por los aumentos típicos de las fiestas y el comienzo de las vacaciones de verano. Además, se esperan importantes incrementos en tarifas de servicios públicos: el gas subiría entre 38% y 58% y la electricidad entre 38% y 55%. Asimismo, aumentarán las prepagas y los abonos de telefonía celular, en ambos casos 5%. De esta forma, la inflación podría alcanzar, e incluso superar, el 2% mensual en dicho mes”, explicó.

 

Y agregó: “El impacto directo del alza en las tarifas de gas y electricidad le sumaría entre 0,7 y 0,9 punto a la inflación de diciembre. No obstante, estos aumentos también afectan los costos de producción y comercialización de las empresas, que suelen trasladarse a los precios finales de otros productos. Estos efectos de segunda ronda no sólo impactarán en el mes de diciembre, sino que también afectarán a los registros de inflación de los meses siguientes”.

 

En el ejercicio que realizó y publicó ayer FC, el pass-through imaginado de las subas de gas y electricidad sobre el resto de los precios se situó en 1/3. Es decir que los efectos de segunda ronda podrían traducirse en 0,7 y 1 punto de inflación adicional. “Así, el impacto total del alza en las tarifas de gas y electricidad sería de entre 1,5% y 1,9%”, concluyó. Esto sin tener en cuenta la incidencia de los incrementos que puedan mostrar los demás precios.

 

Complicaciones

 

Y la cosa sigue: “Los impactos indirectos de los aumentos programados para diciembre de 2017 se verán también en los primeros meses de 2018. Además, sólo en cuatro meses, los nuevos aumentos de servicios públicos le sumarían dos puntos a la inflación. Esto contempla, la suba en la energía eléctrica (entre 20% y 30% en febrero) y en el gas (30% en abril). También incorpora un incremento en la tarifa de transporte público de entre 70% y 100%, aunque todavía falta la confirmación oficial. A esto hay que sumarle, los impactos indirectos que, como mencionamos previamente, suelen ser importantes y podrían aportarle entre 0,5% y 1% más a la inflación, según nuestras estimaciones”. Y además en agosto volverían a subir electricidad y gas.

 

Escenarios 2018

 

Hay varios escenarios posibles para lo que pueda pasar en 2018 con los precios. El más optimista, por lejos, es del BCRA, y prácticamente nadie lo sigue de cerca. El techo de 12% que se planteó como meta exigiría una inflación núcleo promedio de 0,9% mensual, tal como destacan desde FC. Un número que no se alcanzó nunca desde 2016 para acá (la más baja fue la última, de octubre, de 1,3%).

 

“Los impactos indirectos de los aumentos programados para diciembre de 2017 se verán también en los primeros meses de 2018. Además, sólo en cuatro meses, los nuevos aumentos de servicios públicos le sumarían dos puntos a la inflación”

 

Si, en cambio, con tanto incremento de tarifas y unas paritarias no amigables la núcleo llegara a mantenerse en el 1,7% que promedió durante 2017, la inflación cerraría en 22,7% y no lograría romper la inercia de la última década.

 

Desde FC consideran que la núcleo desacelerará un poco (pero no tanto). Aun así el panorama sería positivo: según su escenario base, la núcleo iría a un promedio de 1,4% mensual y la inflación cerraría diciembre con un 17,7% interanual.

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *