“Taranis es como el Waze del agro”

El Economoista dialogó con Jorge Winiar y Eduardo Zlotnik (Taranis)

 

Entrevista a Jorge Winiar y Eduardo Zlotnik Taranis Por Eliana Esnaola

 

Un grupo de desarrolladores israelís crearon Taranis. Debido a la falta de diagnósticos adecuados en tiempo y forma en campos sembrados, diseñaron una plataforma inteligente para realizar agricultura de precisión y así, contribuir a disminuir significativamente una pérdida estimada de US$ 300.000 millones al año a nivel mundial en agronegocios. El Economista dialogó con parte del equipo de Taranis, Jorge Winiar, director para Latinoamérica y Eduardo Zlotnik, director internacional de comercialización estratégica, para conocer en qué se diferencia la plataforma con respecto a las que ofrece el mercado y cuáles son las claves para ser una startups exitosa.

 

¿Por qué una aplicación para el agro?

Jorge Winiar (JW): Porque en el agro hay pérdidas muy importantes por no llegar a tiempo con las decisiones correctas y en el momento adecuado. Entendimos como empresa que el desarrollo de una plataforma de inteligencia aplicada al manejo de agronegocios sería y es una herramienta fundamental para proveerle al productor información disponible en el momento adecuado.

 

¿En qué se destaca Taranis?

Eduardo Zlotnik (EZ): El objetivo de Taranis es disminuir los márgenes de pérdida gracias a un sistema inteligente que entrecruza múltiples fuentes de información que facilitan el monitoreo de los cultivos con imágenes y fotografías satelitales con definición submilimétrica (que permite visualizar los tipos de plagas y sus daños), datos climatológicos y compara modelos biológicos que permiten ver con nitidez los primeros brotes y su madurez fisiológica. Es una plataforma inteligente para el agricultor, suma información y niveles de toma de decisión, integra todo en un solo lugar. Permite dos cosas: primero, utilizar la toma de decisión específica para el campo del agricultor y por el otro, manejar el Big Data, la información y la inteligencia artificial en función de todos los datos que van entrando desde el pasado hasta hoy. Por lo cual, las predicciones son mucho más precisas y específicamente vinculadas al campo del agricultor.

 

¿Cómo llegan al productor?

JW: Lo que le decimos al productor, es que aplicar un agroquímico o sembrar un lote en el momento adecuado teniendo una mejor predicción sobre la lluvia,  información sobre las plagas, hacen que el costo de oportunidad de utilizar la plataforma sea mejor que no usarla. Decimos que Taranis es como el Waze del agro, sostenemos esto porque el origen de los fundadores de Taranis viene de las mismas unidades de inteligencia de desarrollo de quienes fundaron Waze. El concepto de plataforma de amigabilidad y de facilidad de uso para el usuario hace que todas estas cosas tan complejas sea muy fácilmente asequible para el productor. Taranis no reemplaza al humano, sino que le provee información y la decisión al final del día la toma cada productor. Con la misma información, cada productor va tomar una decisión diferente. Lo que sí es seguro, que utilizando Taranis, la toma de decisión es mucho más inteligente y el costo de oportunidad de no utilizarla es muy alto.

 

¿Cuál es la estrategia respecto a la competencia?

JW: Taranis es considerada una de las diez startups más importantes de Israel y es un concepto de plataforma integral, dado que integra múltiples niveles de información. Van desde imágenes satelitales con definición submilimétrica, pronósticos meteorológicos, sistema de monitoreo a campo, un gestor de tareas, modelos biológicos y el próximo mes estamos integrando un capa más de información sobre manejo por ambiente. En el mercado hay otras herramientas, pero cuando se analizan, son solo una parte de Taranis. Hoy, es una startups que está siendo contactada por grandes jugadores del mercado y empezando algunos proyectos de colaboración con  empresas de todo tipo de nivel. Entendemos que es una plataforma única en ese sentido. Hay competencia en cuanto a que el productor tiene un presupuesto y lo tiene que destinar a algún tipo de solución que están dentro de su decisión y que pueden ser: construir un silo, comprar más insumos, una camioneta nueva, una plataforma o algún sistema de gestión. Desde el punto de vista de concepto del producto, hoy en día Taranis es único, no encontramos en el mercado otras plataformas con la misma posibilidad de integración y de escalabilidad.

 

¿Qué alcance tiene Taranis?

JW: Es global. En Latinoamérica, tenemos presencia en Argentina y en Brasil con oficinas propias y desde Argentina manejamos Paraguay, Perú, Colombia. Además, está funcionando en otros mercados como Estados Unidos, Rusia, Ucrania y Francia. Nos encontramos en una etapa de crecimiento y expansión. Los satélites recorren la Tierra, toman imágenes de todo el mundo y se puede procesar esa información a nivel global.

 

¿Cómo ve al productor argentino en la adopción de tecnologías?

EZ: Ha crecido, invierte mucho dinero en maquinaria y en tecnología para el agro. También es consciente de que no puede seguir administrando esa inversión millonaria con un cuadernito y un Excel. Se da cuenta, lo que pasa es que el día a día del agricultor es complicado, y le cuesta hacer un clic en su forma de trabajo. Estamos viniendo con algo revolucionario y nuevo, pero a medida que el agricultor se da cuenta que con una herramienta que confía puede tomar mejores decisiones, la resistencia al cambio se va venciendo. Es gente muy capaz, que conoce mucho de lo que hace, que sabe de lo que está hablando y es muy profesional. Somos optimistas y además, entre los productores van recomendando la herramienta.

 

¿Por qué cree que una de cada diez startups es exitosa?

JW: Hay informes que dicen que de diez startups que se lanzan al mercado, nueve quedan en el camino y una es exitosa. Estamos muy contentos de ser parte de Taranis, de ese 10% que avanzamos, que vamos a tener un éxito importante y revolucionario. Vemos que es producto de dos cosas: por un lado, una idea genial y brillante; y por el otro, un grupo de desarrolladores y matemáticos fuera de lo común, fuera de serie, jóvenes sub 30 y que está balanceado con un managment operativo del cual formamos parte Eduardo y yo, que somos de otra generación, con experiencia comercial y empresarial diversa. Otra cosa muy importante es el balance de idiosincrasias, donde es un producto general y desarrollado en uno de los polos más importantes de generación de startups y AgTech. Junto con Silicon Valley, Israel es otro de los puntos importantes en el lanzamiento de este tipo de empresa pero que tiene un managment local en el cual está la interacción entre la juventud y la experiencia, el desarrollo y la bajada a tierra. Eso es lo que hace que esto esté tan bien balanceado, y que podamos estar muy contentos y  esperanzados en el futuro a corto plazo. El crecimiento que estamos teniendo es a pasos agigantados. Es una empresa realmente disruptiva en el mercado del agro

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *