¿Cómo se financia la campaña agrícola?

Según estimaciones de la BCR, la mayor parte del financiamiento de la campaña agrícola 2016/17 provino de terceros

 

Un tema importante es el concerniente al financiamiento agrícola en Argentina. En este sentido, especialistas de la Bolsa de Comercio de Rosario (BCR) publicaron un informe con estimaciones sobre las fuentes de financiamiento para la siembra de los seis principales cultivos, trigo, soja, maíz, girasol, cebada y sorgo en el ciclo 2016/2017. Julio Calzada y Juan Ignacio Calivari, autores del trabajo, estiman que “los productores y empresas agropecuarias podrían haber necesitado para la campaña 2016/2017 cerca de US$ 10.450 millones para afrontar los costos de labores y siembra de los seis cultivos”. Uno de los datos interesantes que se desprende del estudio, es que el 70% de las erogaciones habría sido afrontadas con financiamiento de terceros (US$ 7.320 millones) y sólo el 30% con fondos propios (US$ 3.130 millones). Tan es así, que los bancos habrían aportado cerca de US$ 2.200 millones, en tanto que los corredores, acopios y cooperativas US$ 2.300 millones, los proveedores de insumos y traders aproximadamente US$ 2.600 millones y las mutuales cerca de US$ 250 millones.

 

Encabeza el crédito comercial

 

En relación al marcado financiamiento otorgado por terceros, el crédito comercial podría estar representando el 70% (US$ 5.124 millones) del total y el monto de créditos otorgados por el sistema bancario podría situarse en los US$ 2.200 millones, que sería el 30%. De acuerdo a las fuentes bancarias consultadas por la BCR, el financiamiento bancario total podría estar repartiéndose, en promedio, de la siguiente forma: 17% (US$ 373 millones) proviene de tarjetas para el agro; el 16% (US$ 351 millones) correspondería a financiamiento por forward cedidos; descuento de valores implicarían 15% (US$ 329 millones) del total y otras líneas de crédito otorgadas por bancos, representarían cerca del 52% (US$ 1.142 millones) del total del financiamiento bancario.

 

Por otro lado, de acuerdo a las estimaciones, el crédito comercial podría estar distribuyéndose de esta manera: el 45% (US$ 2.300 millones) correspondería a financiamiento de corredores, acopios y cooperativas; los proveedores de insumos y traders representarían el 50% (2.560 millones) del total, y el financiamiento de mutuales posiblemente podría estar en 5% (US$ 256 millones) del total.

 

Resulta importante aclarar que el estudio se basó en datos y estimaciones de la campaña 2016/17, por lo cual los costos varían ante cada campaña y la fuente de financiamiento para afrontar los mismos también. Calzada y Calivari señalan que “una de las características que distingue a la actividad agropecuaria de las demás es que es posible conocer el nivel de egresos al inicio del ciclo productivo, pero no sucede lo mismo con los ingresos”. Se conoce cuál es la inversión necesaria, pero no cuánto se va a recuperar al efectivizar la cosecha. Para los autores, dicha incertidumbre opera como factor clave a la hora de gestionar una explotación agrícola y su riesgo, y la misma afecta también al acceso al crédito y al costo de dicho financiamiento necesario para los productores.

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *