Sarquís justificó la suba del inmobiliario rural

Tras las críticas de los productores, el ministro de Agroindustria de la provincia de Buenos Aires salió a justificar el incremento

 

Tras las críticas de los productores por el aumento del impuesto inmobiliario rural previsto para el 2018, Leonardo Sarquís, ministro de Agroindustria de la provincia de Buenos Aires, salió a justificar el incremento. En ese sentido, subrayó: “Este es un Gobierno que a los impuestos los devuelve en obras”, y aclaró que “el Presupuesto enviado por la gobernadora María Eugenia Vidal, en el que se prevé un aumento tributario para el campo, se verá reflejado en la multiplicidad de obras para el sector.

 

En el presupuesto que el Gobierno bonaerense envió a la Legislatura provincial, se indicó que el impuesto inmobiliario rural subirá 50% en promedio, y desde el Ministerio de Economía se destacó que es un tributo que había quedado relegado, ya que un campo ganadero paga, en promedio, $150 por hectárea al año. Además, se precisó que los campos declarados en emergencia por las inundaciones de este año no abonarán estos impuestos. En declaraciones a Télam, el ministro bonaerense, resaltó: “Como nunca en la provincia de Buenos Aires, los productores tienen acceso a fondos a través de diversas líneas crediticias instrumentadas por la banca estatal. De acuerdo a lo informado, en el proyecto de Presupuesto 2018, se prevé la continuidad de un plan de obras hidráulicas que van a beneficiar al sector y que han sido afectadas por las inundaciones. En línea con su argumento, el ministro bonaerense remarcó: “Lo que sí puedo decir es que el Gobierno, tanto Nacional como provincial, los impuestos los transforma en obras, como por ejemplo en el Plan Maestro de la Cuenca del Salado“.

 

Las dos caras de la moneda

 

De acuerdo a los datos proporcionados por la Fundación Agropecuaria para el Desarrollo de Argentina (FADA), el impuesto inmobiliario rural previsto para el 2018 sería  equivalente al 5,3% del valor de las producciones de trigo, maíz, soja y girasol. Al respecto, David Miazzo, economista jefe de FADA, señaló que “se trata de un incremento real, dado que el aumento es superior a la evolución del dólar y de la inflación, es el más alto de todas las provincias y a su vez, hay que considerar que el sector está golpeado por las inundaciones”.

 

Por otro lado, con una mirada positiva, explicó: “De la presión tributaria agrícola, el 91% es nacional, el 8% es provincial y el 2% es municipal”. Si bien, sostiene que el incremento es alto, precisó que es sobre una incidencia baja. Sumado a ello, explicó: “El 34,6% del inmobiliario se coparticipa con los municipios, por lo cual no queda en la provincia y eso se convierte, por ejemplo, en más recursos para mejorar el estado de los caminos”. A modo de ejemplo, las obras del Salado implican un valor de aproximadamente US$ 1.000 millones, según los cálculos del especialista, ese monto se traduce en tres años de recaudación del impuesto inmobiliario rural.

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *