Reforma laboral: el Gobierno enviará hoy el proyecto al Senado

El Economista accedió al texto reelaborado por Trabajo tras el acuerdo con la CGT

 

Por Juan Strasnoy Peyre

 

Tras el acuerdo alcanzado el miércoles con la cúpula de la CGT, el Ministerio de Trabajo terminó de afinar los detalles del proyecto de reforma laboral y el Gobierno definió enviarlo hoy al Senado, según confirmaron desde Alem al 600. El texto, al que tuvo acceso El Economista, confirma las definiciones anticipadas ayer por este diario respecto de las tercerizaciones, la nueva figura “trabajador independiente”, las indemnizaciones y el fondo de cese laboral, que eran los puntos que trababan el consenso. La modificación de las relaciones laborales, que busca aprobar el Gobierno antes de fin de año, incluye un blanqueo laboral con condonación de deudas para los empleadores, el relanzamiento del sistema de pasantías y una amplia serie de modificaciones a la Ley de Contrato de Trabajo, que comprende una reducción de las indemnizaciones, la institucionalización de la tercerización para ciertas actividades y una ampliación del régimen de licencias, entre otros aspectos.

 

En el Gobierno, confían en que el tránsito por el Congreso del rebautizado “proyecto de Ley de Ordenamiento Laboral” no tendrá mayores complicaciones: el paso más importante ya está dado, aseguran, en alusión al visto bueno de la mesa chica de la central obrera, que el grueso del arco peronista parlamentario – con Miguel Ángel Pichetto a la cabeza– había planteado como requisito para acompañar la reforma. Por eso, apurarán su ingreso a la Cámara de Senadores y buscarán que la nueva ley sea sancionada en Diputados durante las sesiones extraordinarias de diciembre.

 

La modificación de las relaciones laborales, que busca aprobar el Gobierno antes de fin de año, incluye un blanqueo laboral con condonación de deudas para los empleadores, el relanzamiento del sistema de pasantías y una amplia serie de modificaciones a la Ley de Contrato de Trabajo

 

En el ámbito sindical, en tanto, las tensiones ya se hacen sentir. Pese al aval del triunvirato y los sectores identificados como los “gordos” -de los grandes gremios de servicios–y los “independientes” –oficialistas perpetuos–, el acuerdo fue repudiado por la mayoría de las regionales cegetistas. El titular de Camioneros, Pablo Moyano, la Corriente Federal del bancario Sergio Palazzo, las CTA de Hugo Yasky y Pablo Michelli y los gremios conducidos por la izquierda también rechazaron la reforma.

 

Punto por punto

 

  • Blanqueo laboral. Incluye una condonación de deudas y sanciones para los empleadores que regularicen la situación de sus trabajadores informales. A los trabajadores se les reconocerá sólo hasta 5 años de aportes, que serán considerados para los adicionales por antigüedad. La exención de cargas patronales para los salarios más bajos que incluía el borrador inicial fue trasladada al proyecto de reforma tributaria.

 

  • Modalidades flexibles de contratación. Crea una nueva figura para trabajadores autónomos (en general profesionales) que presten servicios especializados para una persona física o jurídica, de la que dependan económicamente hasta el 80% de sus ingresos anuales y/o no se superen las 22 horas semanales de dedicación. Al igual que la polémica figura de “trabajador independiente” (pensada para pequeñas unidades productivas), que finalmente quedó en suspendo como parte del acuerdo con la CGT, será discutida por una comisión tripartita creada por el proyecto, que definirá sus alcances y redactará los anteproyecto regulatorios.

El titular de Camioneros, Pablo Moyano, la Corriente Federal del bancario Sergio Palazzo, las CTA de Hugo Yasky y Pablo Michelli y los gremios conducidos por la izquierda también rechazaron la reforma

 

  • Tercerizaciones. Exime a las empresas de la responsabilidad solidaria sobre los trabajadores de las prestadoras de servicios tercerizados de limpieza, seguridad, montaje de instalaciones, higiene y salud, gastronomía, informática y “transporte de personas desde y hacia el establecimiento” laboral (una formulación que busca contener al moyanismo).

 

  • Ius variandi. Habilita al empleador a “introducir todos aquellos cambios relativos a la forma y modalidades de la prestación del trabajo, en tanto esos cambios no importen un ejercicio irrazonable de esa facultad, ni alteren modalidades esenciales del contrato, ni causen perjuicio material ni moral al trabajador”.

 

  • Certificado de servicios y remuneraciones. Se simplifica el requerimiento burocrático.

 

  • Cálculo de las indemnizaciones. Se computarán el salario básico, las horas extra y, en ciertas actividades, las comisiones. Sin embargo, se excluyen el aguinaldo, los bonos, los premios y cualquier otra retribución percibida por el empleado.

 

  • Sumas no remunerativas. Prohíbe el carácter no remunerativo en los convenios, pero admite que la cartera laboral los autorice “excepcionalmente y siempre que se contemple por las partes la transformación de tales rubros en sumas de carácter remunerativo en un plazo razonable”.

 

La exención de cargas patronales para los salarios más bajos que incluía el borrador inicial fue trasladada al proyecto de reforma tributaria

 

  • Tiempo Parcial.  Crea esta modalidad de contratación y establece como parámetro de referencia a las dos terceras partes del horario semanal fijado por convenio colectivo.

 

  • Fondo de Cese Laboral. Habilita la creación de un fondo voluntario con contribución únicamente a cargo del empleador, que deberá ser aprobado por CGT como forma más favorable para las empresas de afrontar las indemnizaciones por despido. Se crearán Institutos específicos para administrarlos.

 

  • Ampliación del régimen de licencias. Se establecen 15 días corridos por paternidad y adopción, 10 días anuales para trámites de adopción, 5 días anuales para tratamientos de reproducción asistida y 30 días anuales sin goce de haberes por razones particulares planificadas. Además, crea la jornada reducida para cuidado de menores de hasta 4 años a acordar con el empleador.

 

  • Capacitación. Crea el Instituto Nacional de Formación Laboral para la articulación de políticas de capacitación laboral.

 

  • Pasantías. Crea el sistema de Prácticas Formativas para estudiantes secundarios, terciarios y universitarios, que tendrán un plazo máximo de un año y de hasta 30 horas semanales y serán acordadas en los convenios colectivos sectoriales.

 

  • Agencia Nacional de Tecnologías de Salud. Crea, a pedido de la central obrera, un organismo que mediará en los conflictos sobre prestaciones sanitarias con el objetivo de reducir las demandas a las obras sociales y prepagas.

Te puede interesar

One Comment

  • ana maria tovo dice:

    Muy clara la explicación del proyecto de ley que seguramente se aprobará y así nos jodemos todos. Sigo sin entender cómo ganaron hasta las elecciones legislativas…..

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *