Media sanción al proyecto de reforma de la Ley de Defensa de la Competencia

La iniciativa prevé la creación de la Autoridad Nacional de la Competencia, un aumento de las multas y la introducción de un Programa de Clemencia, entre otros puntos

 

La Cámara de Diputados aprobó hoy en general, por 140 votos a favor y 72 en contra, el proyecto de reforma a la ley de Defensa de la Competencia, que incorpora la figura del arrepentido y crea un Programa de Clemencia, entre otros puntos. Según destacaron desde el Gobierno, la iniciativa de los diputados Elisa Carrió y Mario Negri busca aportar nuevas herramientas para sancionar conductas de cartelización y abuso de posiciones dominantes.

 

El oficialismo consiguió el aval del bloque Justicialista -que responde a los gobernadores de origen peronista y lidera Diego Bossio- y logró sumar en la votación en general al Frente Renovador, a pesar de que el espacio encabezado por Sergio Massa pedía incorporar la ley de góndolas al texto, cuestión que no fue contemplada finalmente.

 

La nueva ley prevé la creación de la Autoridad Nacional de la Competencia como organismo independiente. También propone elevar las multas, con criterios más claros para su determinación. Asimismo, introduce un programa de clemencia, una herramienta clave para prevenir y detectar carteles e incorpora la figura del arrepentido como forma de combatir las prácticas monopólicas de parte de las empresas. Además, contempla un régimen de control previo de las operaciones de fusiones y adquisiciones y un procedimiento expeditivo para los casos no problemáticos.

 

El oficialismo consiguió el aval del bloque Justicialista y del Frente Renovador

 

“Para tener una economía dinámica, que crece y logra reducir la pobreza de manera sostenida, es necesario tener mercados competitivos y transparentes. Este proyecto de ley busca un cambio institucional muy importante. Defensa de la Competencia es una política de Estado que debe trascender a las administraciones”, dijo el ministro de Producción, Francisco Cabrera. “Para que las PyMEs no sean víctimas de prácticas anticompetitivas de grandes empresas y para que los consumidores tengan más alternativas para elegir es fundamental que el Estado defienda la competencia”, agregó.

 

La normativa impulsada por el oficialismo prohíbe “todos los actos o conductas que distorsionen o influyan negativamente en las condiciones de mercado, y contempla aplicar sanciones a quiénes realicen dichos actos o incurran en dichas conductas, sin perjuicio de otras responsabilidades que pudieren corresponder como consecuencia de los mismos”.

 

La media sanción a este proyecto forma parte de una sesión maratónica, en la que también se tratarán el nuevo régimen de subrogancias para jueces y designación de conjueces, la ley de Compre Nacional y de mercados de capitales.

 

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *