Los bonos CER le ganaron a las Lebac y al dólar en noviembre

Más allá del debate entre Lebac y dólar, los mejores rendimientos, en noviembre, fueron generados por los bonos con ajuste CER

 

Por Matías Daghero Autor de “Con los $ que tengo, ¿qué hago?”

 

Noviembre ha sido un mes complicado para los activos argentinos. Luego de varios meses de fuertes subas, el índice Merval encontró un techo en los 28.000 puntos que intentó superar sin éxito durante los primeros diez días del mes, para luego enfrentar una corrección en un par de días que lo llevó hasta casi los 25.200 puntos de la que ha podido recuperarse, pero con pérdidas aún en el acumulado del mes de noviembre.

 

Por su parte, el BCRA se vio obligado una vez más a subir fuertemente la tasa de Lebac y llevarlas al 28,75% para el tramo corto en la licitación. Esto tuvo su impacto en la cotización del dólar que acumula en lo que llevamos del mes una caída del 1,40%. De esta manera el dólar acumula en todo 2017 una suba del 10,74%, varios puntos debajo de la inflación y del rendimiento de las Lebac.

 

 

Pero más allá del debate entre Lebac y dólar que se ha dado todo este año (y en 2016 también), en el mes de noviembre hubo una clase diferente de activos que han venido dando muy buenos rendimientos: los bonos con ajuste CER.

 

Estos bonos que fueron condenados al ostracismo durante los años en que el Indec no informaba de manera correcta los números de inflación han tenido fuertes subas durante el mes de noviembre sacándole un par de cuerpos incluso a las Lebac.

 

Entre los motivos se encuentran el fuerte rendimiento real positivo que tenían (algunos bonos de largo plazo rendían inflación más 6%) respecto de pares de la región y una inflación que no cede, se podrían contar entre los fundamentals de esta suba.

 

Sin embargo, este retraso y condiciones inflacionarias ya se venían manifestando desde hace unos meses sin que se normalizara la situación de los bonos CER. El driver que dirigió la suba de precios vino por un reciente cambio normativo que impedirá nuevas compras y suscripciones de Lebac por parte de as compañías aseguradoras. Entonces, las aseguradoras comenzaron a modificar las composiciones de sus portafolios y en gran medida el cambio está siendo salen Lebacs y entran bonos CER.

 

¿Y pensando en 2018? Más allá de la fuerte suba experimentada en estos días, los fundamentals para esperar una suba de los bonos CER siguen intactos.

 

Por un lado, todavía restan alrededor de 200bps en el tramo corto y 300 bps en el tramo largo de la curva CER para que los rendimientos se encuentren más en línea a lo que rinden en otros países vecinos los bonos con ajuste por inflación. En segundo término, los números de inflación continúan encontrándose varios puntos por encima de las aspiraciones del BCRA, por lo que el rendimiento nominal de los bonos CER al compararlo con el de otros instrumentos continúa siendo elevado.

 

Si realizamos el ejercicio de comparar las curvas soberanas CER y en pesos a tasa fija a los fines de despejar la inflación esperada en el mercado, se observa que los valores continúan siendo elevados e incluso por encima de las expectativas del REM.

 

Como corolario, una ventaja adicional que presentan los bonos con ajuste CER contra las Lebac (sobre todo en los bonos CER cortos), es que los bonos CER otorgan un seguro de cambio parcial frente a devaluaciones (por el traslado a precios de una devaluación del dólar) que las Lebac no otorgan.

 

Por los motivos antes expuestos, los bonos con ajuste CER se espera que tengan un buen desempeño durante 2018 y formen una parte importante en los portafolios de los inversores.

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *