La actividad global se fortalece

Aun con sus diferencias, el nivel de actividad crece en todas las principales regiones del mundo

 

Hoy se conocerá el Indice de Precios al Consumidor en Estados Unidos, un dato muy esperado en la Reserva Federal  (aunque nada alterará la decisión de subir las tasas en diciembre).  Ayer se conocieron los datos sobre los precios al productor que registraron su mayor suba en cinco años. Y en buena medida anticipa un movimiento alcista en los precios minoristas.  De todas maneras, la atención en Washington está concentrada en la negociación en curso en el Capitolio para definir la reducción de impuestos.  En ese marco de incertidumbre, el dólar volvió a bajar contra una canasta de monedas y la de ayer fue la tercera jornada de las últimas cuatro en las que retrocedió.  Así tocó su menor nivel en tres semanas mientras que el movimiento inverso se produjo en el caso del euro que alcanzó su mayor cotización desde fines de octubre.

 

El movimiento del euro también se fundamentó en los buenos datos sobre la economía europea.

 

Alemania, que tiene la economía más grande de Europa y la cuarta en el mundo, creció a una tasa anualizada del 3,3% en el tercer trimestre.  Italia, a su vez, se expandió al 1,8% con relación al mismo trimestre de 2016, y si bien el incremento es menos significativo, desde años que no se registraba un avance de esa magnitud. Los buenos datos de ambas economías ayudaron a sostener el desempeño del PIB de la zona euro.  Por otra parte,  la agencia de estadísticas de la Unión Europea mantuvo su primera estimación de un crecimiento del PIB en el tercer cuarto del año de 0,6% y corrigió levemente la tasa anualizada de 2,4% a 2,5%.

 

Cumbre de banqueros

 

Mientras tanto en territorio europeo hubo un encuentro cumbre. En Frankfurt ocurrió algo poco habitual y fue una presentación conjunta de los presidentes de los bancos centrales más poderosos del mundo. Janet Yellen, Mario Draghi, Haruhiko Kuroda y Mark Carney contaron defendieron las  políticas de estímulo monetario y recordaron muchas de las críticas que recibieron.  Yellen fue cuestionada por Donald Trump durante la campaña electoral, pero luego su trabajo fue reconocido por el propio Presidente.  En el caso de Draghi, las críticas vienen básicamente desde Alemania porque allí entienden que las bajas tasas de interés castigan a los ahorristas. Carney, a su vez, tuvo que lidiar con las consecuencias del Brexit y por eso la tasa de inflación se aceleró y ayer se informó que en octubre se mantuvo en el 3% anual. A su vez, todos destacaron la importancia de la comunicación verbal porque sus discursos también han sido decisivos para alinear las expectativas.  El crecimiento económico de los últimos años es un argumento fuerte a favor de los estímulos aplicados por los titulares de los bancos centrales.  Como todos ellos dejarán sus cargos en los próximos dos años, lo harán dejando atrás un balance positivo.

 

Sin sorpresas en China

 

En China, todos los indicadores de la economía mostraron leves signos de desaceleración en octubre.  La producción industrial creció 6,2% con relación al mismo mes de 2017 mientras que en septiembre se había registrado una expansión interanual de 6,6%. Estos datos dan una idea bastante cercana del comportamiento del PIB.

 

A su vez, la inversión en activos fijos registró una suba de 7,3% en los primeros diez meses del año mientras que la expansión entre enero y septiembre había sido de 7,5%.

 

También se pronostica una moderación de la inversión en construcción. Precisamente, el débil desenvolvimiento del mercado inmobiliario es una de las principales preocupaciones de las autoridades chinas. También se difundieron los datos sobre ventas minoristas que mostraron un crecimiento de 10% con relación a octubre de 2016 mientras que en septiembre la comparación interanual había reflejado una suba de 10,3%.

 

Algunos analistas entienden que el gobierno chino ha reducido la intensidad de los estímulos económicos en la medida en la cual el PIB no tendrá dificultades en lograr un crecimiento del 6,5% anual en línea con los objetivos de las autoridades. Incluso, en los tres primeros trimestres del año, estuvo por encima de ese porcentaje

 

Más ventas en Brasil 

 

Las ventas minoristas en Brasil crecieron 6,4% en septiembre con relación al mismo mes del año anterior y 0,5% en la comparación con agosto, según informó el Instituto Brasileño de Geografía y Estadística. La expansión del consumo  es consecuencia de una inflación más baja, la reducción de las tasas de interés  y la mejora del mercado de trabajo.  El aumento de las ventas fue difundido ya que abarcó a todos los sectores pero, de todas maneras, la actividad minorista todavía está 8% por debajo de noviembre de 2104 cuando alcanzó su nivel más alto. Los datos económicos muestran avances pero las negociaciones en el Congreso para avanzar con la reformas estructurales no es sencillo. Y eso explica que el dólar haya subido ayer hasta los 3,30 reales.

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *