Tras un noviembre “calmo”, el IPC treparía hasta 2,8% en diciembre

Según las mediciones privadas a las que accedió El Economista, la variación de precios en noviembre rondaría entre 1,3 y 1,5%

 

Por Mariano Cúparo Ortiz

 

Noviembre será la última bocanada para la inflación antes de entrar en la fuerte aceleración que se espera para diciembre: las mediciones privadas esperan un IPC en 1,3-1,5% para el mes que va cerrando. Pero los números que van viendo para el último del año son impactantes: registros altísimos de entre 2,6% y 2,8%, redondeando una interanual de alrededor de 24,5%.

 

Pero eso no es todo, sino que enero, por los esperados efectos de segunda ronda que generarían los incrementos de precios regulados, también vendría inflado y no bajaría demasiado de 2%. Incluso desde LCG esperan que el primer mes del 2018 dé 2,6%. Así, el golpe nominal, que se dará por las subas en electricidad, gas, combustibles, prepagas, servicio doméstico y posiblemente transporte, promete un verano caliente en precios. Y ya lo anunció esta semana el presidente del BCRA, Federico Sturzenegger, en una reunión con banqueros: por este en algún punto inesperado salto inflacionario la tasa no va a aflojar en todo el verano.

 

Un mes de calma

 

Noviembre fue efectivamente un mes tranquilo. La calma que antecede al huracán. Gabriel Zelpo, economista jefe de Elypsis, consultora que publica una de las mediciones de alta frecuencia que mira el BCRA, tal como lo reconoció el propio Sturzenegger, dijo que el IPC de noviembre cierra entre 1,3% y 1,5%, empujado por la suba de combustibles de agosto, que estadísticamente pegó más en noviembre.

 

Sostuvo: “Es importante porque tiene 0,3 punto que se lo agrega nafta. Así que es un buen registro. Nos sorprendió positivamente. La verdad es que la tranquilidad del dólar ayuda. Se trata de una inflación bastante baja y eso es un buen dato esperando el mes de diciembre, que va a ser complicado”.

 

Y ya lo anunció esta semana el presidente del BCRA, Federico Sturzenegger, en una reunión con banqueros: por este en algún punto inesperado salto inflacionario la tasa no va a aflojar en todo el verano

 

Y agregó: “En general todos los rubros estuvieron tranquilos. Los vinculados con el dólar en especial. El que tuvo un movimiento destacado fue combustibles, obviamente. Alimentos estuvo tranquilo. Hubo algo de movimiento en bebidas, pero nada muy destacable”.

 

Algo similar vieron desde Eco Go (ex Estudio Bein). Su director y docente de la maestría en finanzas de la UTDT, Federico Furiase, dijo a El Economista: “La estimación preliminar de nuestro RPM, que mide la inflación de noviembre, está cerrando en 1,4%. Fue un mes tranquilo porque sólo tuviste el impacto de naftas. Lo que vemos es que se recalienta diciembre”.

 

Diciembre caliente

 

Para el director de LCG, Javier Okseniuk, noviembre dará un IPC en la zona de 1,5%, por el impacto de los combustibles y el primer golpe de las tarifas de la electricidad, que obviamente pegarán fuerte en diciembre.

 

Y esa es la verdadera cuestión: diciembre. “Estimamos una inflación de 2,6% en diciembre. Esto estaría cerrando el IPC interanual de diciembre en alrededor de 24,5%. Esta previsión incluye una estimación que hicimos para diciembre sobre un nuevo incremento de combustibles. Vemos una inflación core que rondará el 1,3% en noviembre y 1,1% en diciembre. Aunque hay que tener en cuenta que nuestra núcleo tiene un mayor componente estacional que el del Indec”, dijo Okseniuk a El Economista.

 

Zelpo prevé algo incluso por encima de ese elevado 2,6%. Según comentó al ser consultado por este diario, en Elypsis esperan una inflación de 2,8%. Al respecto, detalló: “Tiene que ver con electricidad, gas, naftas, que va a tener otro aumento, prepagas, servicio doméstico… de todo. Sólo en regulados ya tengo 2 puntos”

 

Federico Furiase, dijo a El Economista: “La estimación preliminar de nuestro RPM, que mide la inflación de noviembre, está cerrando en 1,4%”

 

Furiase, en cambio, señaló que ve un número más cercano a 2%. “Lo que vemos es que se recalienta diciembre. Va a estar más cerca del 2% que del 1%. Electricidad, naftas, gas, prepagas y servicio doméstico. Habrá que ver qué incidencia Eso te va a acelerar el registro del mes y por eso nosotros pensamos que la interanual a diciembre va a cerrar en la zona de 24,4%”, dijo.

 

Sigue en enero

 

Pero no termina ahí: sigue en enero con las esperables remarcaciones de segunda vuelta. Ahí se destaca el registro que espera LCG: “Es esperable que por los efectos de segunda ronda la núcleo vuelva a acelerar en enero y febrero. Para enero también esperamos una inflación alta: 2,6%. Estimamos una suba en colectivos y trenes. Dos puntos de ese 2,6% sería por la incidencia de esos aumentos. Enero es un mes que propicia el incremento del transporte, aprovechando el período estival”.

 

Coincide Zelpo: va a haber un efecto de segunda ronda en enero por los aumentos de los precios regulados de diciembre. “Se va a contaminar la núcleo, por el tema expensas, combustibles y demás. No sabría qué número va a dar, pero yo espero que esté por debajo de 2%”, dijo.

 

Furiase y Okseniuk coinciden en que, con este panorama, Sturzenegger, cuando dijo ante banqueros que apunta a una núcleo de 1% en abril, está reconociendo como mínimo serias dificultades para lograr la meta inflacionaria de 2018, que es un IPC Nacional interanual de 10% (con techo de 12%) en diciembre.

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *